Tíjola: los insólitos calcos de Tglyt

En este periodo de confinamiento obligatorio aprovechamos para poner en orden notas y avanzar proyectos diversos. Hoy volvemos a ocuparnos de curiosidades de nuestra tierra como es el caso que nos ocupa, el de las emisiones monetarias de la antigua Tagilit y de su rara unidad.

Puede que a muchos les sea familiar las emisiones monetarias de la ciudad de Baria, los calcos y  medios calcos que emitió esta ciudad púnica hasta la conquista de la ciudad por parte de Publio Cornelio Escipión. Pero pocos saben que un asentamiento fenicio ligado a esta ciudad también emitió su propia moneda, la ciudad de Tagilit, la actual Tíjola.

El núcleo púnico industrial y comercial de los siglos VI-III a.C. fue creado por gentes púnicas que provenían de Baria y que ascendieron por el valle de Almanzora en busca de minerales de cobre, hierro y mercurio, que se encuentran cerca. Era paso obligado desde el Mediterráneo a la zona minera de Cástulo, mineral que se llevaba al puerto de embarque de Baria. El asentamiento, atestiguado en el paraje conocido como la Muela del Ajo, destaca por la abundancia de escorias, lo que indica que explotaban las minas de hierro, plomo y cobre y que transformaban estos metales, en una zona rica desde el punto de vista agrícola. El potencial económico que proporcionaba estas riquezas permitió un autonomía que posibilitó la creación una ceca independiente y la emisión monetaria desde fines del siglo III y durante la primera mitad del siglo II a.C.  No se sabe la suerte de la población púnica tras la toma de Baria por los romanos en el 209 a. C., posiblemente se sometió libremente, como los demás asentamientos púnicos.

 

129117.l2

129116.l

Los dos divisores de la ceca de Tagilit

 

Pocas ciudades pueden presumir de tal antigüedad. Habitada desde el siglo VI a.C., la antigüedad del origen de su nombre se ve confirmada en este caso por esta curiosa emisión donde ya se aprecia que no ha variado mucho desde los siglos II y III antes de Cristo. Fue Carmen Alfaro Asins quien en 1993 publicó su artículo “Una nueva ciudad púnica en Hispaina: TGLYT- Res publica Tagilitana, Tíjola (Almería)”, utilizando diversas piezas guardadas en el MAN procedentes de las antiguas excavaciones de L. Siret en Villaricos, en el que identifica dos divisores (semis o medios calcos) de cobre con alto contenido en plomo con el nombre de esta ciudad.

 

57de865b-680c-4ac5-9838-4e4eed3bbcdb_zps865c5f2a(1)

Ejemplar dado a conocer en un foro en 2014, origen desconocido.

2286

Ejemplar con mucho desgaste subastado por Aureo & Calicó en 2018.

 

Estos semis incluían la fórmula MP’L, habitual en las cecas púnicas hispanas y norteafricanas, que significa “al pueblo”, seguida por la leyenda TGLT, que identificó con Tagylit, la actual Tíjola. Identificó dos tipos, uno representaba una palmera sin frutos con un creciente en el reverso. La otra representaba una cabeza femenina (posiblemete la diosa Tanit) tocada de una especie de tocado o sombrero y en el reverso un delfín. Esta identificación se vio facilitada por el hallazgo de una inscripción romana en una lápida de mármol blanco con el topónimo TaGYLaT o TaGYLiT aparecida en el término municippal de Tíjola en marzo de 1977 en la que se mencionaba la construcción de unas termas para la República Tagilitana por parte de Voconia Avita, hija de Quinto.

Posteriormente, Carmen Alfaro describe la unidad de valor superior. Esta sorprende por su iconografía, sin igual en todo el Mediterráneo. En su anverso presenta una cabeza femenina con una diadema con el emblema hathorico (lo que la identifica como la diosa egipcia Isis-Hathor) y con el nombre TGYLYT, en la que la presencia de vocales puede indicar que se trata de acuñaciones más tardías. El reverso fue interpretado como un yunque, un timón o incluso un lingote de metal con asa para facilitar su transporte, pero con toda evidencia presenta el símbolo hieroglífico egipcio que representa a Isis: su trono real, que con frecuencia se representa como corona de la diosa.

 

herrero

Ejemplar subastado por Herrero en 2017, muy completo, que fue subastado por la astronómica cifra de 2400 euros.

2287

Ejemplar muy completo subastado por Aureo & Calicó en 2018.

129115.l

Ejemplar de la colección Cores depositada en el MAN

cores

Otro de los ejemplares, muy completo, de la colección Cores

 

Este trono de la diosa está rodeado de una larga leyenda neopúnica de difícil lectura según los expertos y con variantes. Un estudio preliminar aventura un traducción presentada por José Ángel Zamora en un apéndice  publicado en 2018 en Typoi  (María Paz García-Bellio y José Ángel Zamora, Codes iconographiques de la monnaie punique en Hispania, avec un appendice épigraphique). Este estudio parte de los 10 ejemplares que C. Alfaro pudo estudiar, más un nuevo grupo de monedas (6 concretamente) localizadas en Tíjola y facilitadas por el arqueólogo de Tíjola Rafael Pozo Marín. Se propone así la siguiente traducción hipotética a la espera de un estudio definitivo más detallado: KS’ (trono) ‘M (madre, utilizado para ciertas divinidades femeninas), es decir, es la mención al trono de una diosa y  ‘BD (siervo) ŠMN (Eshmun, un dios del panteón fenicio), lo que resultaría “siervo o siervos del dios Eshmun”, el equivalente al Asclepio griego o Esculapio romano, asociado a la salud o a los poderes de la sanación.

 

alfaro

Ejemplar muy completo utilizado por Carmen Alfaro para su estudio.

 

cat

Ejemplar muy completo de colección anónima.

 

image00046

Ejemplar ofrecido en subasta por Tauler & Fau en 2017, es de los más completos en su reverso.

 

Queda la cuestión de por qué de esta representación egipcia en las monedas de un asentamiento púnico del III o II siglo a.C. Para sus amonetaciones, las autoridades de una ciudad solían escoger un símbolo de la autonomía política de la ciudad e ilustrar o hacer propaganda de alguno de los elementos identitarios que les fueran más queridos. Fueron los colonizadores fenicios los que trajeron los ritos hathóricos hasta el extremo mediterráneo occidental, siendo adoptados por el mundo tartesio, así como ocurrió también con el dios Bes. Hathor era diosa de la península del Sinaí, relacionada con el mineral de la turquesa y con distintos metales (cobre, galena…). Como indica Carmen Alfaro, en Dyebel el-Seit se elaboraron figuritas para el culto a la diosa que relacionan también a Hathor con el mundo de las minas, así como diversos lugares minero-metalúrgicos egipcios poseían santuarios de Hathor. El culto a la diosa Isis se hizo muy popular en las épocas griega y romana, alcanzando también a la península Ibérica.

A pesar de esto, la diosa Isis está ausente de la numismática hispánica salvo en las acuñaciones de Baria y Tagilit. Por el contrario, es muy frecuente en numerosas ciudades griegas y romanas hasta el final del Imperio. La iconografía de las emisiones de Baria es muy significativa, pues presenta una cabeza femenina velada mirando hacia la derecha y una palmera datilera en el reverso, como representación del árbol de la vida. Esta cabeza presenta a la diosa Astarté con un estilo egiptizante (identificada con la Isis egipcia).  El divisor conocido de Baria representa también un símbolo también claramente de influencia egipcia, un ureus (un sol con cobras reales) en el anverso, símbolo también de la diosa Isis.

 

img-2012

Ejemplar bastante completo aparecido en Gergal en 2018.

Tauler Fau

Otro ejemplar, al parecer de los subastados por Tauler & Fau

trad

Reversos de dos ejemplares de colección anónima (izquierda) y de Collantes (derecha)

 

El paralelismo de las monedas de Isis-Hathor de Baria con las de Tagilit es más que evidente, pero la moneda de Tagilit presenta esta curiosa representación del trono de Isis, que no tiene paralelo en ninguna moneda conocida.

 

0001172852  Sans titre

El pueblo de Tíjola ha querido reconocer la importancia de esta milenaria pieza con un monumento, algo que, por ejemplo, todavía no hemos visto en Cuevas del Almanzora, incluye un homenaje a Carmen Alfaro Asins. La noticia fue publicada en El Diario de Almería en 2012 (https://www.diariodealmeria.es/almeria/Monumento-moneda-siglo-III-Cristo_0_615539134.html) A pesar de todo, sigue siendo una gran desconocida en Almería.

 

El número de estas monedas es realmente escaso. En el MAN están depositados 4 ejemplares, 3 de los cuales proceden de las excavaciones de Siret en Villaricos, donados en 1935 y otro donado por Gonzalo Cores en 2003. Se conoce otra de la colección Cores que fue subastada en 2017 en Herrero, además de otra subastada en 2016, dos por Tauler & Frau y dos más por Aureo & Calicó en 2018 . Otro ejemplar parece que fue encontrado en Gergal, además de los ejemplares encontrados en la misma Tíjola. Otros ejemplares han aparecido en diferentes subastas, a veces a precios muy elevados.