Lero, lero, sal del agujero

Hacia 1920, antes de tirarse a la balsa, los chavales de Bédar recitaban la siguiente fórmula protectora:

Capuzón de la Virgen pura
que no me dé frío ni calentura.

¿Saben a qué se referían los niños de Bédar cuando cantaban “lero, lero, sal del agujero”?

¿Alguien conoce el origen del topónimo “Centinares”?

¿Saben lo que era un “garabaujo”, una “zaranda”, un “quiebraollas”?

¿Han probado alguna vez las “talvinas” o algo que fuera un “zorollo”?

amb_barbara_de_haro

Joan Coromines y su mujer, la bedarense Bárbara de Haro

Hace ya tiempo, publiqué un post sobre la bedarense Bárbara de Haro, la que fuera mujer de Joan Corominas, el famoso filólogo y etimólogo catalán. En su momento apunté como gracias a Bárbara, Joan Corominas recogió en su obra (que es de referencia indiscutible) muchas palabras singulares de Bédar. Gracias a eso, se han conservado algunas joyas de nuestra cultura popular, así como algunos topónimos y palabras muy singulares.

Hace poco tuve el inmenso placer de comprobar que el tema, por fin, ha sido tratado con seriedad y profundidad por un filólogo de la Universidad de Barcelona, José Enrique Gargallo Gil, donde se recogen palabras y expresiones típicas de Bédar. Adjunto el documento para que puedan responder a las preguntas que he formulado, el artículo no tiene desperdicio:

Dialnet-LaDonaDeRecordImmarcescibleEcosAlmeriensesEnLaObra-4550197[1]

LA DONA DE RECORD IMMARCESCIBLE. ECOS ALMERIENSES EN LA OBRA ETIMOLÓGICA
DE JOAN COROMINES.

Recuerdo como de adolescente, mientras regaba junto a mi padre un bancal de naranjos, el agua inundó un agujero del suelo de donde salió este simpático animalito:

laurel

Como no me creía que este “peazo” araña hubiera salido de un agujero tan pequeño, le hice ésta foto sobre las hojas secas de naranjo, mientras mantenía fijos sobre mí al menos dos de sus ocho ojos. Puedo jurar que me seguía con los ojos cuando me movía.

Al preguntarle a mi padre cómo se llamaba esa araña, se limitó a decirme “es una araña laurel”. ¿Por qué “laurel”? Esta araña, una tarántula en realidad (una araña lobo -Lycosa tarantula-), hace unas madrigueras desde las que acecha a los insectos. Como muy pronto me explicó mi padre, no es difícil hacerlas salir haciendo pasar un palito por delante de la boca de la madriguera, para hacerle creer que se trata de un sabroso insecto despistado.

Leyendo el artículo de José Enrique Gargallo, he imaginado como unos niños en la Bédar de entonces daban golpecitos con un palo ante la entrada de una madriguera de una de estas arañas, mientras cantaban…. “lero, lero, sal del agujero”. De “lero” a “laurel” tampoco hay tanto.

A esta mujer, Barbara de Haro, deberían dedicarle al menos una calle en el pueblo. Sin duda se lo merece, y si no me creen, lean el artículo.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s