“El mineral de La Garrucha” y la primera fotografía de una locomotora del ferrocarril Bédar-Garrucha

Como ha publicado nuestro apreciable colega el blog “Los Berruezo” de Garrucha, en el número 32 de la prestigiosa revista DE RE METALLICA, editada por la Sociedad Española para la Defensa del Patrimonio Geológico y Minero (SEDPGYM), se ha publicado recientemente el artículo titulado “EL MINERAL DE LA GARRUCHA, EL INICIO DE LA MINERÍA DEL HIERRO EN EL LEVANTE ALMERIENSE A MEDIADOS DEL SIGLO XIX.”

El artículo presenta los resultados de una cuidadosa investigación, en la que se recupera parte de la historia minera de Garrucha y Mojácar, en el inicio de la minería del hierro, a mediados del siglo XIX. Se da respuesta, entre otras cosas, al misterio de varias minas muy poco conocidas de este distrito minero que comprende los términos municipales de Mojácar y Garrucha.

artgarr2

Para más información de como conseguir el artículo, pulse sobre la imagen.

Para los bedarenses, la publicación tiene un atractivo especial, ya que se publica por primera vez la fotografía de una de las locomotoras de nuestro conocido ferrocarril, el que conectaba la estación de Tres Amigos con la Playa de Garrucha.

En efecto, en una fotografía observamos, por fin, el aspecto de la locomotora número 2, que recibió el nombre de “La Garruchera”, estacionada en la Marina de la Torre, en Garrucha allá por 1896 o 1897.

Si te ha gustado esta fotografía, recordamos a todo el mundo que todavía es posible reservar uno de los libros, ya sea en inglés o en español, del libro sobre el cable aéreo y el ferrocarril Bédar-Garrucha, donde podrán descubrir muchas más fotografías y datos sobre este importante patrimonio:

IMG_Version Espanol (REVISADO)

IMG_Version English

 

Hasta ahora había algunas fotografías de las locomotoras, pero todas una vez que el ferrocarril Bédar-Garrucha había dejado de funcionar, ya sea en el puerto de Garrucha o en Zaragoza, ya muy modificadas y poco parecidas a como eran originalmente… La presente fotografía presenta a la número 2, La Garruchera, aparentemente al poco de ponerse en funcionamiento el ferrocarril. A su lado, una fotografía de Francisco Berruezo, el que fuera presidente de la Sociedad minera La Recuperada, propietaria de las minas de hierro de Serena que explotaba la Compañía de Águilas.

 

artgarr1

 

Anuncios

Minas, fundiciones, cables, ferrocarriles y carga de mineral en Mojácar, Garrucha, Los Gallardos y Bédar. 1840-1970

Después de muchos años de trabajo, de recopilación de datos y fotografías, de recorrer la sierra en busca de restos…  el proyecto que documenta la historia minera ligada a las localidades de Bédar, Los Gallaros, Garrucha y Mojácar está cerca de ver la luz.

Las sierra de Bédar y Sierra Cabrera, el ferrocarril Bédar-Garrucha (con la novedad de contar con fotografías de las locomotoras!) y el cable aéreo y las minas e instalaciones de Los Gallardos, Garrucha y Mojácar. Quien quiera conocer toda su historia minera como nunca antes, aquí tiene su oportunidad.

Una versión en inglés y otra en español permitirá a todo el mundo poder disfrutar de esta obra.

No duden en ponerse en contacto con nosotros para más información.

 

IMG_Version English

 

IMG_Version Espanol (REVISADO)

Neuves-Maisons (Francia): el ejemplo a seguir

Este fin de semana pasado, el presidente de la asociación APAMIBE de Bédar acudió a la fiesta anual que se celebra el el municipio de Nueves-Maisons, cercano a Nancy (Francia). En una reunión organizada por el miembro de la universidad de Nancy, Christian Hibchs, entre otros objetivos, se trataba de realizar un análisis de los trabajos realizados en este antiguo pueblo minero.

Al igual que Bédar, Neuves-Maisons fue en su momento próspera gracias a sus yacimientos de mineral de hierro. Se trata de un mineral famoso entre los conocedores del tema, pues fue el mineral de hierro con el que Gustave Eiffel edificó su mítica torre.

A los vecinos de Bédar se les hará seguramente familiar la historia de Neuves-Maisons. En los años 60 las minas de hierro de Neuves-Maisons cerraron y toda la rica historia de mineros y fundidores se deslizó peligrosamente en el olvido. Sin embargo, el pueblo, desarrollado al calor de la minería, reaccionó a tiempo creando una asociación con la intención de recuperar su pasado minero y rehabilitar las minas para fomentar el turismo minero.

La “fiesta del Hierro” (la Fête du Fer) es un acontecimiento anual que va ya por su quinta edición, con diversos espectáculos y demostraciones del trabajo con el hierro, incluida la reproducción hornos antiguos medievales con ejemplos de la producción de hierro a partir del mineral y de carbón vegetal.

 

event28625_max

 

Esta asociación, con el apoyo de la alcaldía, ha conseguido no solo recuperar muchas de las minas y diferentes elementos arqueológicos que en ellas se encontraban. Pero es la apertura a los visitantes, con visitas guiadas, lo que ha permitido atraer cada vez más visitantes tras realizar los trabajos de securización exigidos por la Prefectura francesa para cumplir con la legislación. Esta recuperación ha sido posible gracias sobre todo al trabajo desinteresado de los voluntarios, cuyo trabajo incesante en la preparación de la fiesta pudo ser contemplado por el presindente de la APAMIBE.

 

IMG-20190629-WA0009

Cartel de bienvenida para los asistentes a la fiesta.

IMG-20190629-WA0011

Concentrador de mineral junto a las minas. Tras la adjudicación de una subvención con fondos europeos de 4 millones de euros, se han comenzado las obras de rehabilitación del imponente edificio, que pudo conservarse.

IMG-20190629-WA0057

Diferentes vagonetas recuperadas de las labores mineras y en diferentes estados de recuperación. Es posible desplazarlas sobre los raíles.

 

Las diferencias con lo que pasa, no solo en Bédar sino en otros municipios del levante almeriense que disponen de un importante patrimonio minero. Aunque la finalización de la actividad minera y el olvido posterior siguieron caminos paralelos, la reacción y trabajo asociativo de nuestros vecinos europeos de Neuves-Maisons ha permitido la recuperación y el crecimiento económico gracias a esta nueva actividad turística. Uno de sus grandes éxitos es también el de hacer entender a sus vecinos la importancia de su patrimonio y conseguir una actividad colaborativa y de voluntariado que nosotros en Bédar (y en prácticamente todo el levante almeriense) solo podemos soñar.

Nosotros, desgraciadamente, estamos muy lejos de todo estos y objetivos, y nuestra actitud pasiva e indolente con nuestro propio patrimonio, nos lleva a su deterioro y a su pérdida, en muchos casos definitiva. Las pocas asociaciones que intentan revertir esta situación, pequeñas y con escaso apoyo tanto de los ayuntamientos como de los propios vecinos, se encuentran en una situación de una lucha contra molinos de viento.

 

IMG-20190629-WA0036

IMG-20190629-WA0033

IMG-20190629-WA0038

Diferentes fotografías de una visita guiada por las galerías securizadas que, sin embargo, no pierden su encanto de mina antigua.

IMG-20190629-WA0053

La mina incluye una exposición de carteles mineros y se muestra numeroso material recuperado que se mostrará en un museo en la mina. En la fotografía, un botiquín minero que llamó la atención del presidente de la APAMIBE, aunque contaban con numerosos martillos perforadores de aire comprimido, herramientas, barrenadoras, purgadores de techos, carbureros… en diferentes estados de recuperación.

IMG-20190629-WA0051

Aspecto de una de las galerías “en bruto” todavía sin los trabajos de securización y, por tanto, no abierta al público. Nos recuerda poderosamente a algunas de las minas de Bédar.

 

¿Y qué es lo que nos estamos perdiendo? pues la puesta en valor de un patrimonio para nuestro propio desarrollo económico. El ejemplo de Neuves-Maisons es verdaderamente sangrante si lo comparamos a nuestra situación actual que debería causarnos vergüenza. No solo sus minas son visitables, con una afluencia creciente de vistas año tras año, sino que además han conseguido la financiación de fondos europeos para la rehabilitación de una de sus “joyas” de patrimonio arqueológico, el “concentrador de mineral”. Este concentrado es un antiguo edificio que permitía el tratamiento rápido del mineral para su fundición. En concreto, con una ayuda que ronda los 4 millones de euros, se preveen una serie de mejoras que incrementarán sustancialmente el número de visitas y el beneficio económico para el pueblo.

Nosotros, con un patrimonio arqueológico-industrial que no tiene nada que envidiar al de Neuves-Maisons, nos mantenemos inactivos e indolentes, con actuaciones sobre el patrimonio que se pueden contar con los dedos de una mano (y sobran dedos) y de escaso impacto en lo global (la restauración de la máquina de vapor del Chaparral o la más reciente de la geoda gigante de Pulpí son dos de los ejemplos). Proyectos prometedores como la recuperación de la mina romana de Cuevas, que inicialmente contó con un presupuesto de algo más de 40.000 euros fue parado en seco por no se sabe muy bien qué intereses políticos (un muy mal signo que delata el estado precario de salud de nuestra sociedad), sin apenas reacción de los vecinos (prácticamente nula). En Bédar parece los proyectos empiezan a ponerse en marcha, pero demasiado lentamente como para esperar resultados a corto plazo.

En fin, pueden disfrutar de las fotografías que el presidente de APAMIBE realizó a las minas de Neuves-Maisons, en una pequeña visita guiada especialmente organizada en ocasión de su visita y de la de varios miembros de la universidad de Nancy, junto a algunos familiares de los guías. Esas podrían ser nuestras minas antiguas, ese podría ser el dinero que entra en nuestros pueblos y en nuestros bolsillos, pero desgraciadamente estamos tan ciegos que no somos capaces de ver más allá de nuestras propias narices.

Quede como ejemplo para todos aquellos que la idea de abrir minas a los turistas no son más que sueños irrealizables. Ya ven que están muy equivocados.

 

IMG-20190629-WA0061

Se puede observar una de las primeras vagonetas eléctricas utilizadas en la mina, en proceso de restauración.

IMG-20190629-WA0018

Vagoneta basculante completamente restaurada muy parecida a las que se utilizaron en Bédar durante la primera fase minera. Se encuentra expuesta en el exterior de una de las entradas.

 

event28625_max

Mojácar: la mina “La Equivocada” de Sopalmo

Hoy trataremos sobre una mina de Mojácar, y no, no nos hemos equivocado. Aunque la idea general es que la minería en el término municipal de este municipio es muy escasa, poco más que la mina que llaman “las Menas”, la verdad es que la sierra guarda muchas sopresas en este municipio, algunas de las cuales desvelaremos prontamente.

Por lo pronto vamos a hablar de una mina en el paraje Fuente de Serón de Mojácar, cerca de Sopalmo, que nuestro amigo Mario López visitó no hace mucho para recoger y analizar sus minerales. Nosotros vamos a dar una pincelada histórica, al tratarse de la muy desconocida minería de esta turística localidad. en la que parece que solo hay playas y hoteles. Nada más lejos de la realidad.

equivocada titulo

El registrador de estas minas de cobre, pues este es el mineral que interesa en esta mina, era un vecino de Almería, Don Luis de Soria Diaz, domiciliado en la calle Pescadores número 18. No se trata de una única mina, en total registró cinco en la zona, todas de cobre, aunque la primera y al parecer principal fue la conocida como La Equivocada, número 9.128, que se demarcó en 1877, registrada muy probablemente el año anterior. Antes, al parecer, intentó su primer registro en Turre en 1874, con la mina “El estreno de Soria”, en el paraje de Gachas micas.

El motivo del registro parece ser el interés de una importante empresa minera extranjera, que llegó a analizar los minerales en 1876 y con la que estuvo negociando para cederla a partido. Desconocemos si llegó a firmarse el contrato o de qué empresa extranjera se trataba, pero en esa época se exportaba mineral de hierro de diversas minas de la zona, especialmente hacia Inglaterra, por lo que pudiera tratarse de una empresa inglesa.

 

60418358_356166291913670_6792719472747610112_n

60663863_683021458801350_1189053960661499904_n

Fotografías de la cantera principal con su enorme escombrera.

60483511_303396297278028_8578460616933507072_n

Panorámica del barranco de la Fuente de Serón.

 

El caso es que sabemos que don Luis de Soria creó una sociedad minera, de nombre “La Equivocada” que disponía de 100 acciones. A la mina La Equivocada se añadieron rápidamente otros registros, demarcados en 1878, también de cobre y colindantes a La Equivocada. Estos registros nos indican que posiblemente se llegó a firmar el mencionado contrato de partido con la empresa extranjera, aunque hay otros indicios que afirman que pudiera haber sido iniciativa del propio registrador, pues se hace mención  a la “…constancia en los trabajos y la acertada dirección del minero D. Luis de Soria Diaz…” en 1878, aunque no era lo habitual, sobre todo tratandose de un registrador de Almería capital.

Las otras minas que se demarcaron fueron las de Providencia y San Bartolomé y las de Santa Ana y Perseverancia, ambas sobre pequeñas excavaciones, seguramente de exploración cercanas a la mina principal. El mineral de cobre se indica que “emana de un filón ferruginoso a la superfície, que indicaba la potencia de su riqueza en la interioridad del seno de la montaña”.

Los restos mineros en la zona muestran trabajos a cielo abierto, con escasos trabajos subterráneos, lo que es de esperar dadas las características del terreno, muy friable.

 

60699583_802676743465909_5940125042372247552_n

60814051_831783883844118_2591958079612387328_n

Aspecto de las pocas galerías, el terreno es friable y muy inestable.

Aunque las escombreras tienen una cierta entidad, lo que indica la realización de trabajos de forma más o menos continuada, el proyecto no parece que fue muy exitoso. Se pierde la pista de D. Luis de Soria hacia 1878, en el que se muestra ausente de su domicilio en Almería, y todas las minas caducaron y fueron subastadas hacia 1889. Como dato de interés, las minas Santa Ana y Perseverancia dejaron una deuda de 4.000 pesetas, por impago del canon del 3% sobre los productos de la mina, lo que indica que fue explotada de forma efectiva.

Para esta pequeña pincelada de la historia de Mojácar hemos contado con la inestimable ayuda de Jacinto Alias Pérez,  gracias a su gran conocimiento de Sierra Cabrera y también con Ine Thijs, nuestra experta en minerales. Pronto publicaremos noticias más interesantes todavía, y de más calado, sobre la minería en Mojácar.

 

58933448_2256313244483363_434769089718648832_n

 

Bédar: nueva ruta de senderismo urbana

La propuesta turística de Bédar empieza a concretarse y reglamentarse. Desde siempre uno de las actividades más agradables de todos los que la visitaban era darse una vuelta por el casco urbano, lo que en cierta manera es un viaje en el tiempo a uno de esos pueblos moriscos encaramados en las montañas de calles retorcidas donde se aprovechaba para el cultivo hasta el más minimo espacio disponible por medio de terrazas.

 

ruta urbana

Sin embargo, se echaba en falta algún tipo de guía que nos permitiera no olvidar ninguno de los rincones que merecen ser visitados. Por fin, dicho proyecto a visto la luz y una ruta, de 1,9 kilómtetros, permitirá visitar como es debido este precioso pueblo.

Los puntos estrella son sin duda su iglesia-fortaleza, construida por los moriscos y que se salvó de la quema durante la rebelión de las Alpujarras, y la bucólica fuente Temprana o Begira, fuente que hunde sus raíces en los más remotos orígenes hispano-musulmanes del municipio y donde, además, ofrece una de las mejores aguas que pueden beberse.

Sin duda el municipio avanza hacia su objetivo de convertirse en referencia geoturística, con una oferta que complemente a la ya importante de mar y sol que ya ofrece la zona y que, en ciertos casos, pueda ser una alternativa para todos aquellos que, cansados del bullicio playero y discotequero, quieran vivir otras experiencias con más contenido histórico, cultural y natural.

No podemos dejar de mencionar el proyecto de la mina Mulata, que será en un futuro (esperemos que no muy lejano) un componente de prestigio a añadir a esta ya de por sí interesante ruta urbana. La mina, en la que ya se trabaja para habilitar una primera fase, consistente en un espectáculo de luz y sonido en la principal de sus cavidades, promete ser una de las alternativas más interesantes a las quemaduras solares y bocadillos envueltos con papel de plata y con lata de cerveza que ofrece la costa.

Y como nos gusta dar ejemplos más visuales, y dado que los espectáculos de luz y sonido en grutas o cuevas es algo que realmente atraen a gente, comentaremos en caso de las grutas de la Cocalière, en el parque nacional de Cévennes, en el municipio francés de Courry.

IMG-20190426-WA0001

 

Estas grutas disponen de un tren turístico para los visitantes, siendo su principal atractivo las imponentes estalactitas y estalagmitas, convenientement iluminadas, creando un espectáculo difícil de olvidar.

 

IMG-20190426-WA0030

IMG-20190426-WA0029

IMG-20190426-WA0027

Como todo complejo turístico que se precie, y para alegría de los habitantes de la comunidad, el centro dispone de su centro comercial en el que, además de los productos habituales, se pueden encontrar todo tipo de productos típicos de comerciantes y productores de la zona.

IMG-20190426-WA0002

 

Algunos de los productos que se venden no estaría fuera de lugar en un centro similar que pudiera construirse en las minas visitables de Bédar, aunque, aunque para nosotros más que “chauve-souris” sería “morciguillo”:

 

IMG-20190426-WA0031

 

Como curiosidad, estas cuevas ofrecen la posibilidad de alquilar una de las habitaciones con más encanto que pueda haber, ideal sin duda alguna para viajes de bodas:

 

IMG-20190426-WA0010

IMG-20190426-WA0012

 

Pero sin duda, sigue siendo la mina una de las atracciones más buscadas, sea en forma de museo o rutas en minas visitables o reconstrucciones de la misma. En ella el visitante puede experimentar el ambiente al que se exponían los sufridos mineros que en ella tuvieron que trabajar:

 

IMG-20190426-WA0003

 

En fin, como se puede ver, no en todos lados se puede disponer de este tipo de atracciones, que sin duda redundan en beneficio para todos sus habitantes. En Bédar, con las maravillas de las que disponemos, ya vamos tarde… pero por algo se comienza, enhorabuena por la iniciativa.

 

ruta urbana

 

Minas de Bédar: la cabecera del plano de Santa Catalina

Tres Amigos

 

La estación de Tres Amigos, punto de partida del ferrocarril minero a Garrucha, comprende las tolvas reguladoras de los ramales de la mina Mulata y Santa Catalina. Ambas tolvas, muy diferentes en concepción y funcionamiento, aprovechaban el hecho de que ambos ramales se encontraban por encima del nivel de la estación.

Sin embargo, para hacer descender los vagones cargados desde las cabeceras de los ramales hasta las respectivas tolvas, se precisaban de planos inclinados. Se trataba de unos sistemas que estaban pensados para frenar en su descenso la vagoneta cargada y, de paso, aprovechar el empuje para hacer subir una vagoneta vacía. El cable de arrastre estaba enrollado en torno a un tambor, que solía estar instalado en la parte superior del plano. El sistema de freno era por fricción, por medio de un cable o cinta que, sujeta al tambor, podía tensarse o destensarse a voluntad, mediante un pesado volante ubicado sobre un pivote, que hacía ascender o descender un enorme tornillo.

 

DSC_0167

DSC_0168

26092011236

26092011242

Edificios de la cabecera del plano del ramal de Santa Catalina.

 

Lo que se descendía y ascendía eran los mismos vagones del ferrocarril, con capacidad para 3 toneladas y media. Era importante disponer de un freno seguro, ya que en el caso de que una vagoneta cargada descendiera sin control, el accidente podría tener graves consecuencias, algo que ya ocurrió en uno de los planos de la Mulata.

Por desgracia, la cabecera del plano de la tolva del ramal de la vía Mulata, el de la tolva embudo, ha sido prácticamente arrasado, a excepción del pequeño taller de fraguas. El de Santa Catalina, sin embargo, ha permanecido sin tocar, olvidado gracias a la derivación que se realizó durante Hierros de Garrucha para el paso de camiones. Esta cabecera de Santa Catalina se componía según la documentación disponible de un pequeño taller para la fragua, un edificio para una báscula de 8.000 kilos y del castillete que albergaba el freno y el cabrestante para el servicio del plano inclinado.

 

cab

 

Las imágenes de satélite nos muestran los restos de estos tres edificios donde los documentos indican que estaban, así como el trayecto del antiguo plano inclinado, lo que deja la posibilidad de realizar algún tipo de actuación que ponga en valor estas estructuras, tan ligadas a la icónica tolva-depósito de Tres Amigos. Además, y esto es realmente excepcional, se ha conservado el volante del freno de este castillete, que estaba instalado en este punto, gracias a que se reconvertió en prensa artesanal de vino por su peso, utilizando el tornillo original que accionaba el cable de freno, con cierto parecido al timón de un navío.

 

100-0006_IMG_2

Volante y tornillo del freno del plano inclinado de Santa Catalina.

 

santa catalina1(2)

Las vagonetas de 3,5 toneladas iban numeradas y con la marca CLCº, es decir, Chávarri, Lecoq y Compañía.

 

Investigación de minas y fundiciones antiguas: la utilidad de la Rumex bucephalophorus

Es posible que la hayan viso muchas veces en primavera, una pequeña planta, sin más aparente interés que su tono rojizo. Se trata de la Rumex bucephalohorus, una buena amiga de los que investigamos minas antiguas y que nos facilita sobremanera nuestro rastreo de viejas labores.

Esta pequeña planta estacional de flores rojas, que florece en primavera y que no sobrepasa los 40 centímetros de altura en su mayor fase de desarrollo tiene una relación muy especial con los yacimientos mineros, sobre todo con los de cobre, zinc y  plomo. En efecto, se trata de una planta hiperacumuladora de metales. Es conocida la toxicidad de ciertos metales pesados, lo que impide a muchas plantas un normal desarrollo sobre estos suelos contaminados por diversos procedimientos mineralúrgicos. Hay plantas que desarrollan mecanismos que les permiten vivir en suelos de este tipo, lo que le da una ventaja con respecto a otras posibles competidoras, pero el mecanismo de Rumex bucephalophorus consiste en absorber y acumular estos metales en sus tejidos, lo que no solo le permite vivir en suelos contaminados con metales sino además se provee de un excelente mecanismo de defensa frente a parásitos y herbívoros.

 

IMG_3003 (2)

Rumex bucephalophorus con su característica floración roja en una escombrera antigua en El Pinar de Bédar. En la zona de la escombrera es prácticamente la única planta que consigue desarrollarse.

 

Ya nuestro buen amigo e ingeniero de minas, Gonzalo Leal, nos puso sobre la pista de la utilidad de esta plantita, pues le fue de gran utilidad como guía de prospección en la confección del Plano Metalogénico del Área (Plan Nacional de la Minería 1968-69), por su asociación a la presencia de iones metálicos típicos de los sulfuros complejos de plomo, zinc y cobre. También se ha descrito asociada a los vaciaderos de piritas de cobre en la Faja Pirítica de Huelva (Hunt Ortiz, 1996). En Bédar, empezamos a utilizarla en 2004 en El Pinar de Bédar, como forma de localizar antiguas escombreras de las minas de plomo que ya no eran reconocibles. Un análisis de una muestra de estas plantas procedentes de Bédar arrojaron valores de 2.630 y 2.820 ppm (gramos por tonelada) para el plomo, 280 ppm para el cobre y 3.677/9.912 ppm para el zinc. Entre otros metales analizados, también presentó altos niveles de fósforo.

Con el tiempo, nuestra amiga también nos ayudó a localizar nuevas minas desconocidas, ya fueran de cobre o plomo, habiéndola encontrado en otros municipios como Antas o Turre, siempre ligadas a antiguas minas. Pero el mayor servicio que esperamos que nos brinde es que nos ayude a localizar el lavadero (podemos decir “perdido”) de plomo que estuvo funcionando cerca de Bédar en el siglo XVII. Llegada a las fechas actuales, no dejamos de recorrer las zonas donde con más probabilidad estuvo esta instalación de lavado, esperando encontrar el delatador color rojo de la Rumex bucephalophorus.

 

IMG_9706

Rumex bucephalophorus en sierra de Cabrera, junto a una vieja mina de cobre, a mediados de marzo. En este caso se trata duna escombrera poco visible.

IMG_9708

Unas de las características más útiles de esta planta es, a parte del color, de que es prácticamente la única planta que crece en estos suelos contaminados. En la fotografía, tomada en sierra Cabrera, se observa claramente delimitada una zona que seguramente se utilizó para el triturado del mineral procedente de una mina de cobre.

 

Sabemos que tras la expulsión de los moriscos, se retrasó mucho la repoblación de Bédar y Serena a causa de la peligrosidad de la zona. La presencia de monfíes (bandoleros moriscos) en la sierra de Filabres se mantuvo hasta 1577 y en 1576 el comisario Tello Gómez atestiguaba su estado de abandono. El miedo perduró mucho tiempo, todavía en 1593 los 41 vecinos de Turre residían todavía en Mojácar, al estar mejor defendida, a donde volvían todas las noches tras cultivar las tierras.

 

burgos17

Otras veces los hallazgos son completamente casuales. Como esta acumulación de Rumex bucephalophorus en Antas, sin morfología de escombrera y sin ninguna mina cercana que la explique. El círculo de acumulación de Rumex bucephalophorus es visible a distancia gracias a su color rojizo.

burgos18.jpg

Salvo por la presencia de Rumex bucephalophorus, nada indicaría la presencia de un antiguo escorial.

Los libros parroquiales de Bédar no se inician hasta 1682, cuando en otros lugares se habían iniciado mucho antes, como en Antas (1612) o Turre (1660). Pero Bédar no estuvo tan despoblada como parece pensarse, pues las minas de plomo que ya se explotaban en el Pinar de Bédar en 1613 precisaban de agua para el lavado y fundido de sus minerales. Es por eso que eligieron el entonces despoblado pueblo de Bédar para ello, ya que disponía de agua suficiente. Las minas estuvieron funcionando al menos hasta 1629, aunque no sabemos cuando dejaron de trabajarse.

Mucho hemos hipotetizado sobre el lugar donde podría encontrarse los restos que pudieran quedar de ese antiguo lavadero. Algunos indicios documentales nos llevan a pensar que lo más probable es que estuviera estado en el barranco de los Chorreadores- Cueva Oscura o en Bedarín. La aparición de algunas monedas reselladas de Felipe III que podrían datarse de mediados del siglo XVII (entre 1641-1652). Sabiendo estos resellos dejaron de realizarse por la pragmática de 29 de octubre de 1660 y que fueron sustituidos por nuevas monedas, las monedas documentadas podrían haber pertenecido bien a pobladores que trabajaban tierras en Bédar pero que no residían allí (como los vecinos de Turre que vivían en Mojácar) o bien las perdieran los trabajadores de la fundición de plomo.

 

felipeiii(1)

Moneda hallada en Bédar (Jamontar/Dehesa Real). Por su buena factura sabemos que fue acuñada en “el Ingenio” de Segovia. Esta bonita pieza tiene la característica de que se puede ver la moneda “base”, a pesar de los resellos, y podemos comprobar que se trata de una moneda de dos maravedís de Felipe III (Philippvs III) de 1601. En cuanto a los resellos, observamos claramente un resello de cuatro maravedís (IIII) y otro de seis (VI). Sabemos que resellos con un IIII se hicieron en los años 1603 (con una corona en la parte superior y la inicial de la ceca debajo) y 1654-5 (llevaba estampado en la parte posterior la fecha).

 

En todo caso, la aparición típica de Rumex bucephalophorus en alguno de estos parajes podría ser definitiva para su identificación.