Trabajos de rehabilitación de la mina Mulata (Bédar)

Llegado al ecuador de los trabajos en la mina Mulata, el equipo formado por Thomas Pesenti y Maxence Regnault, han avanzado bastante en los trabajos de cartografía y análisis geológico, a inicativa del Ayuntamiento de Bédar. Los geólogos reciben la ayuda de la representante de la asociación Bédar Sostenible, Ine Thijs, que nos ha enviado una serie de fotografías del trabajo que realizan en la mina. No queremos dejar de agradecer el apoyo de la Asociación Amigos de El Argar y a su presidente, Julián Pérez Flores, que ha hecho posible finalmente posible la realización de estos trabajos.

Gracias a Ine, podemos hacernos una idea del trabajo que, en estos momentos, se están realizando en el subsuelo de Bédar.

 

IMG-20180614-WA0002

Material utilizado por los geólogos en los trabajos de cartografía de la mina (Fotografía cortesía de Thomas Pesenti)

 

IMG-20180615-WA0025

Thomas Pesenti tomando notas sobre el plano (fotografía cortesía de Ine Thijs)

 

 

IMG-20180615-WA0014

Maxence Regnault y Thomas Pesenti recogiendo datos(fotografía cortesía de Ine Thijs)

 

 

IMG-20180615-WA0019

Pilar de mineral dejado por los mineros. La explotación por “huecos y pilares” prevee el dejar estos pilares, normalmente del mismo mineral explotado, para asegurar la estabilidad de la explotación (fotografía cortesía de Ine Thijs)

 

 

IMG-20180615-WA0017

Otro de estos pilares en la mina Mulata (fotografía cortesía de Ine Thijs)

 

 

IMG-20180615-WA0004

Algunos de los huecos de la mina Mulata son de grandes dimensiones, lo que ofrece múltiples posibilidades como museo, sala de proyecciones o de exposiciones, son las “grandes salas” de la mina (fotografía cortesía de Ine Thijs)

 

 

IMG-20180615-WA0013

Fantástica fotografía realizada en el momento exacto en la que Thomas Pesenti saltaba desde una de las paredes de la galería (fotografía cortesía de Ine Thijs)

 

 

IMG-20180615-WA0012

Maxence Regnault descendiendo por la vertiginosa trancada que da acceso a la zona inferior de la mina (fotografía cortesía de Ine Thijs)

 

 

IMG-20180615-WA0011

Maxence Regnaul descendiendo por una de los varios desniveles que presenta esta mina. Nos da una idea de las dimensiones de los huecos (fotografía cortesía de Ine Thijs)

 

 

IMG-20180615-WA0007

Thomas Pesenti y Maxence Regnault analizando uno de los minerales presentes en esta mina (fotografía cortesía de Ine Thijs)

 

Seguiremos informando…

 

 

Anuncios

En marcha el proyecto para la rehabilitación de la mina Mulata (Bédar)

Desde la semana pasada, los geólogos Thomas Pesenti y Maxence Regnault, se encuentran estudiando la mina Mulata de Bédar. Durante todo un mes, se encargarán de cartografiar esta mina, estudiar su estructura geológica, los diferentes minerales que en ella se encuentra, evaluar la seguridad de la misma y elaborar los proyectos más adecuados para ponerla en valor.

 

noticia Mulata

Noticia publicada en la Voz de Almería el sábado 9 de junio.

 

El ayuntamiento de Bédar, tras la compra de los terrenos en los que se encuentra esta mina, ha dado un paso importante en el desarrollo turístico del municipio, que posee importantes vestigios mineros en casi todo su término municipal.

El proyecto, con la ayuda de las asociaciones Bédar Sostenible y Asociación de Amigos de El Argar, cuenta con la colaboración de la Universidad de Lorraine, acuerda con algunos de los alumnos que cada año vienen a realizar un curso de campo la realización de estas estancias de puesta en valor del patrimonio minero. Gracias a esta colaboración se pueden realizar a precios muy razonables lo que de otra manera sería muy costoso, la principal dificultad para un pueblo pequeño como Bédar.

La elección de esta mina, la Mulata, se explica esencialmente por su cercanía al pueblo. Tras años de funcionamiento de la ruta minera de Bédar, con un éxito más que considerable, el Ayuntamiento pretende invitar a estos visitantes a visitar el pueblo con una oferta irresistible: la visita a auténticas minas de finales del siglo XIX, la mina Higuera y la mina Mulata.

 

MINAMUL

De izquierda a derecha, Rocío Jódar, Ine Thijs, Thomas Pesenti, Maxence Regnaul y José Ramón Muñoz, posando a la entrada de la mina Mulata.

 

La Higuera ya fue cartografiada y estudiada durante 2017, por un equipo también dirigido por Thomas Pesenti, estando situada junto al trayecto de la vía de senderismo. La combinación de ambas minas junto a la ruta de senderismo pueden resultar uno de los complejos turísticos más interesantes de toda la zona.

La mina Mulata se encuentra en uno de los lugares más icónicos, el cerro que preside el pueblo, lo cual supuso no pocas molestias para los bedarenses, es quizás por eso que esta antigua explotación se había casi olvidado. Sin embargo, una exhaustiva investigación nos ha permitido devolverla a la vida, aunque todavía quedan muchas incógnitas alrededor de esta antigua mina.

 

C624

C622

Dos fotografías del interior de la mina Mulata, concretamente en la “sala” más grande de la mina, donde existen pasos elevados y estrechas trancadas que conducen a otros niveles de la misma.

 

Fue demarcada en 1873 por Gerónimo Abad, un comerciante y agente de minas de Almería. Junto a la mina El Negrito, creó una sociedad minera, que sería la que gestionaría esta mina hasta su caducidad, se trataba de la Sociedad Minera La Mulata y el Negrito”. Su propietario encargó un informe ingeniero Manuel Lacasa, cuya memoria resultó ser un auténtico folleto publicitario, en el que se destacaban las bondades de la mina y se exponían las condiciones de arrendamiento, es quizás la primera vez que se realizaba algo parecido. Manuel Lacasa estimó en más de un millón de toneladas de mineral de hierro, una cantidad nada despreciable.

Aunque no fue hasta 1896 que la mina fue preparada para su explotación a la vez que la construcción del ferrocarril que la sociedad minera de Chávarri había construido para llevar el mineral a Garrucha, se llevó a cabo cierta actividad minera, a la altura del barranco de la Cueva Oscura, de carbonatos de hierro, que se utilizaban como fundentes para reducir los plomos argentíferos de sierra Almagrera.

La verdadera historia de esta mina comenzó en 1896. La Mulata, arrendada a la sociedad propietaria por el marqués de Chávarri por mediación del vicecónsul inglés en Garrucha, George Pecket, que disponía de diversas minas en arrendamiento en Bédar. La Mulata era una de las dos principales minas, una de las más prometedoras y punto de partida de uno de los ramales del ferrocarril.

 

C618

C65

Pilares dejados por los mineros para estabilizar el techo de la explotación.

 

Sin embargo, las cosas no serían para Chávarri. Las poderosas empresas mineras como la Chávarri Lecoq y Compañía estaban acostumbradas a manejar a su antojo los poderes políticos de la época. Sin embargo podemos decir que al marqués de Chávarri se le atragantó este negocio.

A pesar del trabajo que la industria minera podía aportar al pueblo, no todo discurrió como previsto. El director jefe de la sociedad, Manuel Figuera, se encontró con un problema análogo al de la mina Santa Catalina, en Serena, pues la parte habitaba limitaba mucho tanto las labores como la vía para transportar el mineral. Atrapado entre Bédar y la sierra (las Rellanas), Manuel Figuera optó por una solución análoga a la adoptada en Santa Catalina, con la construcción de un túnel inferior de transporte que daría fácil salida a los minerales contenidos en el cerro. A la vez, se inició el trabajo a cielo abierto en la cima del cerro, donde se ubicaban importantes masas de mineral. El túnel desembocaba en el barranco de la Cueva Oscura, pero hasta la cabecera del ramal de ferrocarril había un importante desnivel. Un plano inclinado permitiría bajar las vagonetas para cargarlas en el ferrocarril.

 

PLANO MULATA 2.jpg

Plano incluido en la memoria de Manuel Lacasa de 1873. Se aprecia la masa de mineral en el cerro además de los diversos yacimientos en el barranco de la Cueva Oscura.

 

MULATANEGRITO

Acción de la Sociedad minera La Mulata y El Negrito.

 

No nos consta que se construyera ningún tipo de tolva para la carga en los vagones del tren (a diferencia de su mina melliza, Santa Catalina), por lo que seguramente se cargaba directamente en los vagones desde una plataforma de madera elevada. El plano inclinado, o plano de la Mulata, estuvo en funcionamiento hasta 1916, fecha en el que se desmanteló para construir una tolva cónica y un túnel (el túnel de la Palmera) que permitiría al ferrocarril acceder justo debajo de la salida de la Cueva Oscura.

Para llevar a cabo una explotación no bastaba con disponer de la concesión minera, debía realizarse la expropiación de los terrenos que se necesitaban. Esta expropiación era forzosa siempre que no se demostrara que la explotación del subsuelo sería beneficiosa, cosa harto difícil de demostrar.

Solo la explotación de la mina Mulata supuso la expropiación de 40 terrenos, la mayor parte buenos terrenos de regadío con árboles frutales, naranjos y parras, comprendiendo también 5 casas. El problema con las expropiaciones es que siempre surgían divergencias entre el precio por los terrenos que se iban a ocupar, lo que hacía que muchas veces estos expedientes se retrasaran mucho.

 

mina2

Maxence Regnault durante los trabajos de cartografía de la mina.

 

Chávarri tuvo problemas no solo con los propietarios de los terrenos, también con los propietarios de las concesiones mineras. En especial alcanzó cierta fama el pleito con la sociedad propietaria de la mina Santa Catalina, pero también hubo problemas con los de la Mulata. Chávarri no estaba de nada contento con la calidad y distribución del hierro de estas minas, que a su parecer eran demasiado pobres y en poca cantidad, aunque eso no impidió que las explotara extensamente. Además, parte de la culpa era del mismo Chávarri, pues el deficiente el estrío del mineral (operaciones que se llevan a cabo para eliminar la ganga o impurezas del mineral) rebajaba mucho el valor del hierro exportado.

Además, el yacimiento de mineral de hierro no era tan regular como lo hacía presuponer las masas de mineral en superficie. Con numerosas zonas estériles, el trabajo subterráneo no fue nada fácil, con el desarrollo de galerías irregulares y explotaciones en huecos y pilares que buscaban las zonas más ricas.

 

C30

Panorámica del cerro de la Señora de Bédar, con las dos principales rozas (explotaciones a cielo abierto) y las numerosas bocaminas. Nótese la cercanía de Bédar a la mina.

 

Pero que los propietarios de la mina, que vivían en Almería, cobraran o no, a los bedarenses les traía sin cuidado. A parte del espinoso asunto de las expropiaciones, los trabajos en las canteras en el cerro, a escasos metros del pueblo, ocasionaban importantes molestias. Por lo general un minero hacía sonar una caracola para avisar a la gente del pueblo que empezaba la tira de barrenos, ante tal señal más valía ponerse a cubierto ante la eventualidad de que cayeran piedras, como sucedió en diversas ocasiones. Además, las vibraciones continuas debieron producir no pocas grietas en las casas.

También debió ocasionar gran disgusto el que se derribara la ermita de la cima del cerro, dedicada a la Virgen de la Cabeza. La progresión de la cantera obligó a derribarla. Como compensación, la sociedad minera hizo construir otra ermita no muy lejos.

Por otro lado, el supuesto beneficio al crear más trabajo para las explotaciones de Chávarri, tampoco fue lo que se esperaba. Las continuas paralizaciones de la actividad minera hicieron que el trabajo fuera muy irregular y precario.

Suponemos que todas estas dificultades son las que obligaron a la compañía a paralizar los trabajos de desmonte del cerro (es decir, el trabajo de las canteras) en octubre de 1897, despidiendo a un gran número de operarios que se ocupaban de esta explotación. Suponemos que su paralización se debió a todos los problemas que la cercanía de Bédar conllevaba, pues este tipo de explotación siempre es el más rentable para el explotador, lo cual seguramente no ayudó a mejorar el concepto que de ella tenía el marqués de Chávarri.

A partir de entonces las labores fueron siempre subterráneas, trabajándose en dos grandes socavones (bocaminas), el superior, a media altura del cerro, y otro más inferior. Todo el mineral era canalizado por medio de la galería de transporte inferior. Seguramente, de no haberse paralizado la evolución de esta mina, Bédar no tendría la misma fisonomía que hoy presenta, situada al lado de un enorme hoyo o, lo más seguro, viéndose obligada a buscar un emplazamiento menos peligroso.

 

mulata2print

Ante la falta de documentos gráficos, podemos ver aquí una reconstrucción de como debió ser el plano inclinado de la mina Mulata. Ubicado en el barranco de la Cueva Oscura, el plano servía para salvar el desnivel existente entre la parte más alta, conocida como el Peraico y la parte más baja, llamada La Palmera. El plano solo contaba con un freno, un tambor montado en una estructura de mampostería que era frenado a voluntad por medio de un cable tensado que se controlaba desde un pequeño volante. Este freno permitía controlar la bajada de la vagoneta cargada (evitando que bajara muy deprisa y se estrellara), impulsando a su vez a una vagoneta vacía que subía. En funcionamiento era sencillo, el volante, dispuesto sobre una estructura parecida a una pera, hacía subir y bajar un tornillo central que, conectado a un cable, tensaba o destensaba el cable del tambor, al igual que los frenos de algunas bicicletas estáticas actuales. El volante del freno podía estar junto al tambor (como en el caso del plano de Santa Catalina) o en la parte baja del mismo (como ocurría con el plano de la mina Higuera). En este caso el volante del freno parece que estaba en la parte inferior, a tenor de las pocas noticias de época en las que se menciona este plano inclinado. Un operario se encargaría de estar atento al freno y regular el descenso de las vagonetas cargadas, mientras que otros dos operarios descargaban las vagonetas. No hay noticia de la existencia de tolvas de carga, por lo que seguramente los operarios descargaban las vagonetas en los vagones del ferrocarril por medio de una plataforma de madera elevada al pie del plano inclinado. No es probable que el plano fuera de doble vía, un pequeño desdoblamiento a mitad del plano permitiría el cruce entre la vagoneta que subía y la que bajaba.

Hoy en día, y como vestigio de este tumultuoso pasado, resta un cerro que más parece un queso de Gruyere, prácticamente hueco y manteniéndose gracias a varios pilares de mampostería que dejaron los explotadores.

Y hasta aquí este pequeño repaso histórico a la mina que hoy en día el Ayuntamiento quiere poner en valor. Seguiremos informando.

 

Bédar: la mina de Los Corrales, un ejemplo de minería local. La mine de Los Corrales, un exemple d’exploitation minière locale de fer.

CORRALES0

 

Hoy vamos a mostrar cómo avanza la investigación de las minas de Bédar con un ejemplo, en concreto la localización e identificación de una mina de hierro de principios de siglo a partir de documentos. Esto en sí ya es bastante excepcional, pues la escasez documental de este importante periodo es lo habitual, por lo que habitualmente se trabaja sobre minas conocidas localizadas durante exploraciones de campo, de las que luego se busca la documentación.

Las dos últimas minas localizadas a partir de documentación escrita ha sido la mina de Los Corrales y la mina La Fe. Hoy hablaremos de la primera.

Aujourd’hui nous allons présenter le travail d’enquête historique sur les mines de Bédar avec un exemple concret, la localisation et l’identification d’une mine du début du siècle XX à partir de documents.

L’identification d’une mine à partir de documents est déjà très exceptionnelle, puisque il y a très peu de documentations historiques. D’habitude, nous travaillons sur place avec des restes miniers et on essaye ensuite de trouver quelques informations dans les faibles bases de données disponibles. Les des dernières mines localisés à partir de documentation préalable sont La Fe et Los Corrales. Aujourd’hui nous allons parler de cette dernière exploitation.

 

los collados

Ubicación de la mina de Los Corrales en un plano de 1925.  Emplacement de la mine de Los Corrales dans un plan de 1925. 

 

los collados

Curioso graffiti en el túnel que atraviesa la autovía que nos recuerda dónde estamos. Sur la photo, un graffiti dans le tunnel qui traverse l’autoroute Almeria-Vera qui nous rappelle où est-ce que nous sommes…

 

Todo comienza cuando nuestro buen amigo Rafael Guerrero nos facilita un documento procedente del Archivo Municipal de Vera, el importante archivo municipal gestionado por Manuel Caparrós. Se trata de una denuncia de 1904 por parte de un minero vecino de Vera, Diego González Cano, contra sus vecinos José Soler y Juan Martínez Flores, presidente y tesorero respectivamente de una sociedad minera de nombre Santa Isabel, sociedad constituida para la explotación de una mina de hierro ubicada en Los Corrales, de la diputación de Los Giles.

Tout a commencé quand notre bon ami Rafael Guerrero nous a envoyé un document provenant des Archives locales de la ville de Vera géré par Manuel Caparrós, un important centre de documentation de référence du Levant de la province d’Almería. Il s’agit d’une plainte judiciaire de 1904 de la part d’un minier de Vera, Diego González Cano, contre ses voisins José Soler et Juan Martínez Flores, le président et le trésorier respectivement de la société minière Santa Isabel. Cette société s’était constituée pour l’exploitation d’une mine de fer placée sur le lieu qu’on appelle Los Corrales, dans la circonscription de Los Giles (Bédar).

 

CORRALES9

El marco natural en el que se encuentra esta mina es incomparable. En la fotografía tenemos un bonito ejemplar de tortuga mora hembra (Testudo graeca). Los Corrales, 2018. Le milieu naturel où se trouve cette mine est incomparable, sur la photo une tortue maure (Testudo graeca), Los Corrales, 2018.

 

amapola loca2

Glaucium corniculatum (amapola loca- pavot cornu). Los Corrales, 2018.

 

CORRALES10

Barlia robertiana (orquídea gigante- orchis géant). Los Corrales, 2018.

 

Tan solo uno de los nombres nos era conocido, se trata de Juan Martínez Flores, registrador de una concesión minera de nombre San Antonio Segundo, junto a la concesión minera de La Perdiz, que tomó en arriendo la Sociedad Vizcaína de Bédar.

En 1908, el ingeniero José Prats realiza un informe sobre las minas de hierro que poseía la Sociedad Vizcaína de Bédar, en la que describe en la mina de La Perdiz la presencia de una serie de trabajos mineros junto al kilómetro 14 del trazado del ferrocarril de Chávarri, en concreto un tajo y labores por galerías en trancada. Estas labores, aunque José Prats las localiza en La Perdiz, se encuentran en realidad en el límite entre ésta y la colindante de San Antonio Segundo, indicando que “fue explotada por una compañía domiciliada en Vera, en esos momentos paralizada, que había dejado una buena cantidad de mineral amontonado en el exterior del frente beta del filón II, junto al kilómetro 14 de la vía férrea.” Desgraciadamente, no da más datos sobre esta empresa, pero la coincidencia de domicilio de la misma (Vera) junto al hecho de que la concesión San Antonio Segundo haya sido registrada por el mencionado Juan Martínez Flores, nos hace plantearnos la hipótesis de que esta mina ubicada en el filón II descrito por José Prats, haya sido explotado bien por esta sociedad minera Santa Isabel o bien por medio de otra sociedad minera relacionada con Juan Martínez, también domiciliada en Vera.

Seulement un de ces noms nous était connu, celui de Juan Martínez Flores, l’exploitant d’une concession minière nommée San Antonio Segundo, placée à Bédar aussi, près d’une autre concession nommée La Perdiz. Ces concessions avaient été prises en location pour une société minière avec du capital basque, la société minière Vizcaína de Bédar.

En 1908, l’ingénieur José Prats élabore un rapport sur les mines à la disposition de la société Vizcaína de Bédar, dont les concessions de La Perdiz et San Antonio Segundo. José Prats décrit dans La Perdiz la présence d’une série de travaux miniers à proximité du kilomètre 14 du tracé du chemin de fer de Victor Chávarri, pour le transport jusqu’au port de la ville de Garrucha des minerais d’une importante société minière de Bédar, propriété du Marquis de Chávarri. Les travaux consistaient en une carrière et des galeries descendantes. Ces travaux, bien que José Prats les place dans la concession de La Perdiz, se trouvent en réalité dans la limite entre celle-ci et celui de San Antonio Segundo. José Prats indique que « la mine avait été exploité par une compagnie domiciliée à Vera, paralysée à ce jour, avec une bonne quantité de minerai entassé à l’extérieur à côté du kilomètre 14 du chemin de fer. » Malheureusement, il ne donne plus de données sur cette société, mais la coïncidence de domicile (Vera) en plus du fait que la concession Sant Antonio Segundo avait été inscrite par Juan Martínez Flores, nous fait nous poser l’hypothèse dont ces travaux placées sur le filon II décrit par José Prats ont été exploités soit par cette société minière Santa Isabel soit au moyen d’une autre société minière liée à Juan Martínez.

abeja

Mina Abeja, barranco de la Fuensanta, 2006.  Sur la photo supérieure, la mine Abeja, ravin de la Fuensanta, 2006

 

barrilla

barrilla3

Puente de la Barrilla en el barranco de la Fuensanta, trazado del ferrocarril de Chávarri, 2006.  Sur les deux photos supérieures, le pont de la Barrilla, ravin de la Fuensanta, sur le tracé du chemin de fer de Chávarri, 2006.

 

Cabe destacar que en el filón I de la concesión La Perdiz descrito por José Prats, existen también trabajos mineros en trinchera, que podrían haber estado en relación con la explotación de la anteriormente mencionada sobre el filón II, siendo explotada por los misma sociedad. La falta de más información impide avanzar más, ya que la única información de la que disponemos es que recibía el nombre de mina Abeja, según se recoge en una memoria del Plan Nacional de la Minería de 1975-1976.

Il convient de noter que dans le filon I de la concession de La Perdiz il y a aussi des travaux miniers qui pouvaient être aussi en rapport avec l’exploitation susmentionnée. Le manque d’information empêche de progresser. Nous n’avons que peu de donnés sur les travaux du filon I, concrètement qu’ils étaient nommés mine Abeja (abeille), selon une mémoire du Plan National Minière de 1975-1976.

 

 

curato

Plano de la concesión de La Perdiz y otras colindantes a la vía férrea de Chávarri. Estan indicadas las minas de Ureña y los dos compadres, San Antonio Segundo y Abeja. Plan de la concession de La Perdiz et d’autres limitrophes au chemin de fer de Chávarri. On marque les mines de Ureña y los dos compadres, San Antonio Segundo et Abeja

 

cuesta blanca

La Cuesta Blanca, junto al paraje de Los Collados, 2018. Sur la photo supérieur, le lieu dit la Cuesta Blanca (la pente blanche), près du site de Los Collados, 2018.

 

En todo caso, la explotación de la mina de Los Corrales debía ser comprobada en el terreno. Aunque la información no era demasiado precisa, la mención del paraje y su situación en la diputación de Los Giles, nos lleva a un paraje con ese nombre mencionado en un plano de 1925, junto a otro de nombre “Cuesta Blanca”, que nos ayudó a ubicar dicho paraje de Los Corrales, en un paraje muy cercano a la pedanía de Los Collados, hoy en Los Gallardos, pero que en 1904 formaba parte de la Diputación de Los Giles (Bédar).

En tout cas, l’enquête sur place de cette exploitation de Los Corrales était obligée. Bien que le document ne fût pas très précis, la mention du placement dans la circonscription de Los Giles et avec l’aide d’un plan daté en 1925, on trouve le site dit Los Corrales au côté d’un autre nommé La Cuesta blanca (la pente blanche), description précise qui a été très utile pour sa localisation

CORRALES3

CORRALES2

CORRALES1

Depósito de mineral en la mina de Los Corrales, 2018.  Sur les photos supérieures, le depôt de minerai dans la mine Los Corrales, 2018.

 

La posible presencia de minas de hierro en la zona de Los Collados no nos era desconocida, aunque solo disponíamos de un anuncio publicado en el Diario de Almería de 21 de agosto de 1919, en el que se ofrecían varias minas de hierro en este lugar, de las que muy posiblemente forma parte la mina de la que hoy hablamos.

En dicho lugar de Los Corrales, efectivamente, encontramos los trabajos mineros que buscábamos. Concretamente un depósito con cierta cantidad de mineral de hierro no lejos de dos bocaminas hundidas. No muy lejos, se encuentra otra bocamina de lo que parece una pequeña explotación de hierro oligisto.

En fait, il s’avère que Los Corrales se trouve très proche de la commune de Los Collados, petite localité qui appartient à la ville de Los Gallardos, mais qu’en 1914 appartenait à Bédar. Nous disposions déjà des indices sur la présence de mines dans cet endroit, car nous avons trouvé une annonce publiée dans le journal Diario de Almería du 21 août 1919, dans lequel s’offrent quelques mines de fer dans Los Collados, dont très possiblement il faisait partie notre mine.

Dans Los Corrales nous trouvons, effectivement, les travaux miniers que nous cherchions. Il s’agit concrètement d’un dépôt avec quelques tonnes de bon minerai et des entrées de mines enfoncées pas très loin. On peut trouver aussi très proche une petite exploitation de fer oligiste.

CORRALES6

los collados11

Bocamina en Los Corrales con hundimiento de terreno que correspondería a otra entrada, 2018.  Sur les photos supérieures, l’entrée de la mine de Los Corrales et un affaissement du terrain, ce qui se correspondrait avec une autre entrée, 2018.

 

Aunque de poca entidad, esta mina nos lleva de nuevo a una parte de la historia minera muy poco conocida. Como se indica en el documento, el minero denunciante había trabajo en esta mina junto a algunos de sus hijos. Aunque pueda parecer que la minería de finales del siglo XIX- principios del XX era una minería en la cual los mineros trabajaban casi en exclusiva para las grandes compañías mineras (La Compañía de Águilas o la sociedad minera de Chávarri), casi siempre en malas condiciones, lo cierto es que había muchos mineros que trabajaban por su cuenta, en sus propias concesiones o bien arrendando o subarrendando concesiones mineras.

Bien que mineure, cette mine nous rappelle une partie de l’histoire de Bédar très peu connue : Diego González y travaillait avec certains de ses fils. Bien qu’on peut penser que le travail dans la mine pendant la fin du XIXème siècle et le début du XXème siècle était essentiellement une histoire de journaliers liés en exclusivité à des grandes compagnies minières (La Compagnie d’Aguilas ou la société minière de Chávarri), d’habitude dans de mauvaises conditions, la vérité c’est qu’il y avait beaucoup de mineurs qui travaillent par leur compte, soit dans leurs propres concessions minières soit en location ou sous-location.  

CORRALES5

CORRALES4

Cristales de barita sobre los óxidos de hierro que forman el yacimiento. Sur les photos supérieures, des cristaux de baryte sur les oxydes de fer qui forment le gisement.

 

Esta participación de mineros locales, cuya importancia por el momento no podemos estimar, fue consecuencia de la presencia de medios de transporte eficaces de mineral hasta el puerto de Garrucha. En especial el ferrocarril de Chávarri era especialmente importante, más que el cable aéreo de la Compañía de Águilas, pues su capacidad de transporte era mucho mayor.

Cette participation de mineurs locaux, dont nous ne pouvons pas encore estimer l’importance, a été la conséquence de la présence d’un réseau de transport effectif de minerai jusqu’au port de Garrucha. Le chemin de fer de Chávarri était particulièrement important, plus que le câble aérien de la Compagnie d’Aguilas, puisque sa capacité de transport était beaucoup plus grande.

 

CORRALES7

CORRALES8

Mina de oligisto cercana a la mina principal, 2018. Sur les photos supérieures, une mine d’oligiste près de la mine principale, 2018.

 

Es por eso que las concesiones que estos mineros locales explotaban, ya fueran propias o arrendadas, se encontraban muy cerca del ferrocarril de Chávarri. Para la sociedad minera de Chávarri el negocio era especialmente provechoso, pues compraba el mineral a estos mineros para transportarla en su ferrocarril, ahorrándose los gastos de explotación.

Les mines exploitées par les mineurs locaux étaient placés toujours le plus près possible du chemin de fer de Chávarri, puisque le bénéfice dépendait de l’économie dans le transport. Pour la société de Chávarri l’affaire était presque parfaite, ce n’était pas nécessaire d’investir en l’exploitation des mines, il suffisait d’acheter les minéraux à ces exploitants et les transporter confortablement à Garrucha pour y avoir un bénéfice facile..

los collados 2

Anuncio en el periódico Diario de Almería del 19 de agosto de 1919. Annonce publicitaire dans el Diario de Almería de 19 août 1919 au sujet d’une offre de location de cinq mines de fer au parage de Los Collados, députation de Los Giles (Bédar).

 

A lo largo de nuestras investigaciones hemos podido recopilar varios ejemplos de estos mineros locales. Tenemos ejemplos en la explotación de la mina Mahoma, Gracia, Ureña y Compadres, La Fe… además de las ya mencionadas mina Abeja (filón I de la concesión La Perdiz) y San Antonio Segundo (descrita como filón II de la concesión La Perdiz por el ingeniero José Prats). Muchas estas sociedades mineras tenían un marcado carácter familiar, así se confirma en las sociedades que explotaron en arrendamiento la mina Mahoma y la propia mina de Los Corrales que nos ocupa, en la que se ocupaban también a los hijos. Disponemos de otro dato interesante sobre una explotación llevada da a cabo en 1914, por parte de otro minero local de nombre Agustín Flores Zamora, que contó con varios empleados, entre ellos sus hijos. Desconocemos en qué mina o concesión trabajaron, solo que estaba cercana al ferrocarril, por lo que podría tratarse de alguna de las ya mencionadas (Gracia, Abeja, etc.)

Nous avons trouvé quelques exemples du travail de ces mineurs locaux, par exemple les travaux effectués dans la mine Mahoma, Gracia, Ureña y dos Compadres, la Fe… en plus des déjà mentionées mine Abeja (le filon I de la concession La Perdiz) ou San Antonio Segundo (le filon II décrit pour la même concession de La Perdiz).

Ces exploitations « locales » avaient un caractère nettement familial, comme dans la documentation consultée, ou l’exploiteur travaillait avec ses fils. Nous disposons aussi d’informations intéressantes sur une exploitation menée pour Agustín Flores Zamora en 1914, un mineur local qui a disposé de quelques employés, dont ses fils. Nous ignorons dans quel mine ou concession ils ont travaillé, seulement qu’elle était près du chemin de fer, dans ce casil pourrait s’agir d’une des mines que nous avons abordé aujourd’hui (La Gracia, La Abeja…)

san antonio1

san antonio 2

san antonio2.JPG

Mina San Antonio Segundo, junto al trazado del ferrocarril. Presenta una cantera y diversas labores subterráneas, 2014.  Trois photos de la mine San Antonio Segundo, près du tracé du chemin de fer. Il présente une carrière et diverses galeries souterraines, 2014.

 

A estos explotadores locales se unía el fenómeno de los “contratistas”, muy utilizados por las grandes compañías. Estos contratistas, por lo general también mineros locales, eran contratados no para realizar una explotación minera de forma autónoma, sino para la realización de una tarea muy concreta. Podía tratarse de la excavación de una galería, un pozo, la instalación de maquinaria o el corte de una cierta cantidad de mineral.

A ces exploiteurs mineurs s’ajoutait le phénomène des « contractants », très utilisés par les grandes compagnies minières. Ces contractants, en général aussi des mineurs locaux, n’étaient pas engagés que pour la réalisation d’une tâche précise. Il pouvait s’agir de l’excavation d’une galerie, d’un puits, de l’installation d’une machine ou l’extraction d’une certaine quantité de minerai.

 

barrilla2

ureña

Bocamina y galería de la mina Ureña y dos Compadres, 2006. Sur les photos supérieures, la entrée et une galerie de la mine Ureña y dos Compadres, 2006.

 

En resumidas cuentas, el trabajo minero no se limitó a los mineros contratados al jornal por las grandes compañías. Hubo muchos otros trabajadores, en una dimensión todavía muy desconocida, que o bien emprendieron sus propias explotaciones aprovechando la presencia del ferrocarril, o bien se dedicaron a realizar trabajos como contratistas para estas compañías.

En fin de compte, le travail minier n’était pas limité aux journaliers payés par les grandes compagnies, i y avait beaucoup d’autres travailleurs liés directement ou indirectement à l’exploitation minière. Il s’agit toujours d’une dimension très inconnue très liée à la présence, surtout, du chemin de fer, ou à la même activité des grandes compagnies, qui avaient besoin des contractants pour diminuer ses propres dépenses.

 

 

La tolva de la trinchera de los Villaltas: la última gran tolva de Bédar

Tras repasar anteriormente el castillete del pozo P y la gran Tolva Embudo de Tres Amigos, vamos a hablar hoy, a dos años del centenario de su construcción, de otro de los principales elementos del patrimonio arqueológico-minero de Bédar.

La tolva de la trinchera de los Villaltas, o más conocida como tolva de la trinchera Villalta, fue una impresionante tolva de mampostería, la última gran obra de los excelentes pedriceros de Bédar.

Aún hoy, a pesar del estado de ruina en el que se encuentra, es una tolva que asombra por sus colosales dimensiones y excelente trabajo en piedra.

 

villalta5

villalta2

Aun estando en ruinas con el muro frontal derrumbado, impresiona todavía el buen trabajo de mampostería y la altura de los muros de esta tolva. En los muros se observan los gruesos cables que anclaban el muro frontal.

 

A diferencia de otros elementos del patrimonio minero de Bédar, en el caso de la trinchera Villalta tenemos la suerte de disponer de los planos originales, concretamente el plano 15-E, un documento excepcional que nos desvela todos los secretos de esta maravilla.

El motivo de su construcción radica en la desmantelación de parte del cable aéreo de la Compañía de Águilas que, desde Serena, llevaba el mineral hasta Garrucha. Tras el parón en la explotación de las minas debido a la Gran Guerra, se reinició de nuevo la actividad, aunque ante el mercado había cambiado y la única posibilidad de ser competitivos residía en fusionar las dos grandes compañías mineras que actuaban en la zona, la Sociedad de Chávarri y la Compañía de Águilas. Es así como en 1916 surge una nueva compañía, la Unión Bedareña.

La nueva compañía disponía ahora de dos sistemas de transportes paralelos, el ferrocarril y el cable aéreo. Dado que el ferrocarril disponía de una capacidad de carga que el cable aéreo, se decidió desinstalar todo el cable desde la estación de El Pinar de Bédar hasta Garrucha, e instalar una pequeña derivación que desde El Pinar conectara con la línea de ferrocarril.

 

villalta3

Solo se conserva completa una de las compuertas de la sección central.

 

El punto elegido fue una de las trincheras más altas de las que atravesaba el ferrocarril, la trinchera de los Villaltas, situada a poca distancia del túnel del Boliche y no muy lejos de El Pinar de Bédar. La enorme trinchera presentaba unas laderas inclinadas que podían aprovecharse para la construcción de una tolva-depósito de gran capacidad. Sería la tolva más tardía y también la más grande de las construidas, superando las dimensiones de las tolvas reguladoras de Tres Amigos.

El proyecto contemplaba una tolva en tres secciones con tres compuertas de carga cada una, el concepto era muy similar a la de la Tolva-depósito de Tres Amigos, la de la mina Esperanza y a las tolvas de Vulcano, que aprovechan una fuerte pendiente para acumular gran cantidad de mineral de hierro, facilitando su carga en los vagones por medio de numerosas compuertas.

 

villalta4

Antiguo trayecto del ferrocarril Bédar-Garrucha por la Trinchera Villalta. Los escombros del derrumbe del muro frontal obligó a desviar ligeramente el trayecto de camino que discurre por esta antigua vía férrea.

 

villalta

Visión en Google Maps de los restos de esta tolva. Una de las secciones ha prácticamente desaparecido. El ramal de cable aéreo proveniente de El Pinar, de 918 metros, llegaba a la parte superior de la trinchera, donde se había instalado una pequeña estación de descarga del cable. Unos operarios se encargaban de descargar el mineral en las tolvas.

 

El muro frontal era de una altura de algo más de 10 metros y  de más de 50 metros de largo. Disponía de tres secciones con tres compuertas de 1,5 x 0,5 metros, dotadas de un artístico arco de medio punto y a 3,4 metros de altura. La pendiente de la tolva era de 23,6 metros de longitud y no era plana, como en el caso de las otras tolvas, sino que presentaba una forma en “V” que canalizaba el mineral directamente hacia las compuertas.

Las compuertas estaban dotadas de buzones de carga que se abrían gracias a un contrapeso, lo que permitía poder cargar nueve vagones a la vez. Dado que el muro frontal era el que debía soportar la mayor presión, se habían previsto la instalación de gruesos cables insertados tanto en los muros laterales como en los de separación, que anclados en la roca evitaban que el muro frontal cediera hacia afuera por la presión del mineral de hierro.

 

Plano villalta1

Planimetría ( plano 15-E) de la Unión Bedareña, vista lateral de la tolva con el sistema de apertura de la compuerta y los cables de anclaje.

 

villalta plano 2

Visión frontal de una de las secciones con sus tres compuertas. La superficie en forma de “V” canalizaba directamente el mineral hacia las compuertas y facilitaba la carga.

 

villalta plano 3

Perfil de los muros laterales y los de separación con el sistema de anclaje del muro frontal, que era más grueso en su base para que la estructura fuera más estable.

 

Aunque se trataba de una tolva de dimensiones faraónicas, se tardó menos de un año en tenerla lista. Una escueta noticia procedente de un periódico de septiembre de 1919 menciona precisamente al maestro albañil encargado de su construcción: La Benemérita  de Los Gallardos (Bédar) comunica que en la mañana del 20 se le presentó al maestro albañil de la compañía minera “La Unión Bedareña” Juan Pedro Murcia Oliver, denunciando que en el sitio llamado Trinchera de los Villaltas, donde se edifican unas torvas, y a consecuencia de haber descontado un cuarto de día a dos peones  que no habían concurrido a su hora al trabajo, lo habían dejado plantado a éste 16 peones que llevaba pertenecientes al Centro Obrero, reclamando a la vez aumento de jornal. Temía el maestro que pudieran causar desmanes en las obras que realizaba por su cuenta. La Guardia Civil se personó en el lugar indicado, encontrando a los 16 obreros que protestaban del trato que les da el contratista y del poco jornal. Invitados a disolverse pacíficamente si no querían trabajar, acordaron reanudar el trabajo y así lo efectuaron a la una de la tarde, quedando todo normal.

Desgraciadamente la tolva no ha soportado bien el paso del tiempo. Pese a los pesados cables de anclaje y debido a la falta de mantenimiento, el muro frontal hace tiempo que se derrumbó sobre la antigua vía del ferrocarril, dejando expuestos los grueso cables, que no pudieron ser rapiñados por los chatarristas, estaban demaisado sólidamente fijados a la roca. Todos los demás elementos metálicos hace tiempo que desaparecieron (compuertas, sistema de poleas, etc.) Además, y debido a la excelente piedra utilizada para su construcción, la tolva fue durante mucho tiempo una cantera de piedra para muchas de las construcciones de los alrededores.

Actualmente deberían realizarse tareas de limpieza de los restos y apuntalar las partes más inestables para evitar que continúe el lento pero imparable deterioro. La tolva de la Trinchera Villalta es uno de los principales elementos patrimoniales del antiguo trayecto del ferrocarril Bédar-Garrucha. Hasta aquí nuestra pequeña sección del patrimonio minero de Bédar.

trinchera villalta

Reconstrucción de las tolvas de la trinchera de los Villaltas, cuya construcción fue dirigida por el maestro albañil Juan Pedro Murcia Oliver. Un convoy está procediendo a posicionar los vagones bajo las compuertas para poder comenzar las tareas de carga.

 

 

Bédar: la Sociedad vizcaína de Bédar y la especulación minera

Pasadas las fiestas en honor de la Virgen de la Cabeza, consideramos que no es necesario publicar ninguna fotografía. El evento, uno de los más importantes del calendario de fiestas del pueblo, ha sido ampliamente cubierto (fotográficamente hablando), incluso con un vídeo reportaje, facilitado por Carmen del Castillo: He aquí el acceso al vídeo y a una muy completa galería fotográfica:

 

Bédar es una de las pocas poblaciones del levante almeriense donde todavía podemos observar las típicas construcciones…

Posted by Almería por ti. on Sunday, September 24, 2017

 

Hecho este pequeño paréntesis, vamos con un episodio olvidado de la historia de nuestro pueblo. No es extraño que se trate, de nuevo, de algo relacionado con las minas. Desde mediados del siglo XIX la historia de Bédar ha ido ligada, irremediablemente, a la historia de sus minas. De ser una pequeña aldea que subsistía a duras penas de la agricultura, pasó a ser un importante centro minero cuya población llegó a alcanzar 9000 almas. Hoy subsiste como zona residencial, albergando una importante comunidad de ingleses (básicamente), con un turismo no muy desarrollado pero con mucho potencial, y algo de agricultura y ganadería.

CAP1 (2)

Panorámica de la mina Alerta.

CAP1 (1)

Panorámica de la mina Unión de Tres Amigos

Se puede afirmar que el verdadero “boom” de crecimiento empieza en 1895 con la construcción del ferrocarril de carga minera a cargo de la empresa minera del marqués de Chávarri. La llegada de la nueva empresa vizcaína acabó con el monopolio del que, hasta el momento, disfrutaba la Compañía de Águilas. La construcción del ferrocarril hizo que de repente muchas zonas mineras inexplotables hasta entonces por no disponer de un medio de transporte, se convirtieran de repente en un negocio muy prometedor.

El movimiento especulativo que se siguió a la construcción del ferrocarril hizo que se dispararan las solicitudes de concesiones mineras en Bédar. Tanto mineros locales como inversores extranjeros no tardaron en lanzarse en el negocio. A pesar de la falta de fuentes y documentación. Poco a poco vamos indagando y recuperando información sobre ese periodo, alguna vez la trataremos con más profundidad, pero a grandes rasgos podemos identificar tres tipos de actividades.

IMG_6541

La primera sin duda son las grandes empresas explotadoras. Estas compañías disponían del capital suficiente como para adquirir concesiones mineras y permitirse los costosos sistemas de transporte y explotación a gran escala de las minas. Básicamente fueron la Compañía de Águilas y la Sociedad minera de Chávarri. También podríamos incluir la The Garrucha Iron Mining Company y la Haxton Mc Farlane y Compañía, aunque estas dos últimas subcontrataban los medios de transporte de las primeras.

El segundo tipo de empresas mineras eran mucho más modestas. Formada habitualmente por miembros de una misma familia o por pequeños capitales. Disponemos de pocos ejemplos de este tipo, como la Sociedad minera Santa Isabel, o las que explotaron las minas San Antonio Segundo y La Gracia. Normalmente arrendaban (o subarrendaban) minas, que trabajaban con pocos efectivos. Para que fueran rentables debían contar con la cercanía de uno de los sistemas de transporte de mineral, bien fuera el cable aéreo o, con preferencia, el ferrocarril, de mayor capacidad. Aún con todo, estas pequeñas sociedades mineras explotaban por sus medios las minas.

Un tipo especial de empresas eran los contratistas, formadas en su mayoría por obreros locales. Estas empresas eran contratadas por las grandes compañías para la realización de trabajos concretos (galerías, pozos…) o para la explotación de algunas de las minas. Según los datos que poseemos, las grandes compañías recelaban mucho de estos contratistas, pero recurrían a ellos muchas veces porque era menos costosa que la utilización de sus propios obreros a jornal.

El cuarto tipo de empresas eran las de corte puramente especulativo. Era quizás el negocio más beneficioso, pues consistía en registrar concesiones mineras en zonas prometedoras y esperar pacientemente a que contuvieran bastante mineral y fueran arrendadas por alguna de las compañías explotadoras. Por lo general solían tener concesiones mineras en otras muchas zonas mineras. Podríamos mencionar muchas de este tipo, empezando por las más conocidas como la Sociedad la Recuperada, la Sociedad minera La Mulata y El Negrito o las menos conocidas como la Sociedad Santa Margarita y la Sociedad Gómez Hermanos. Pocas de ellas consiguieron beneficios arrendando sus minas, solo las que primero supieron ver el negocio y demarcar las mejores concesiones. En algunos de los casos los propietarios de acciones de estas minas las consideraron durante mucho tiempo como una carga, pero cuando empezaron a explotarse y a dar rendimiento, no faltaron pleitos entre los diferentes herederos por su control. Raramente los dueños de estas sociedades pisaban las minas, solían disponer de alguien delegado en la zona que controlaba los negocios, si es que llegaba a haberlos.

accmulata

Acción minera de la Sociedad minera La Mulata y El Negrito

Dentro de éstas destaca una por su implicación, la Sociedad Vizcaína de Bédar. Esta sociedad llegó casi al mismo tiempo que la Sociedad de Chávarri, y pronto se hizo con una interesante cartera de concesiones mineras, aunque finalmente el negocio no pareció ser muy rentable. El gerente de esta sociedad, el bilbaíno José Manuel Aguirre, no dudó el luchar por conseguir las concesiones mineras más prometedoras.

CAP1 (3)

CAP1 (7)

CAP1 (5)

CAP1 (9)

CAP1 (6)

Diversos ejemplos de crestones superficiales de mineral en la zona colindante a Alerta.

Una de las disputas más célebres fue la que envolvió a los terrenos colindantes a la rica concesión de Alerta. La Sociedad Vizcaína de Bédar poseía una concesión minera colindante a Alerta (de nombre Aguirre), que a su vez colindaba con la Pobreza, que explotaba la Compañía de Águilas. Según la ley minera, las compañías podían pedir como “demasía” los terrenos francos colindantes a las minas que ya poseían, a modo de ampliación de la misma. Cuando en 1894 la Compañía de Águilas pidió esos terrenos como demasía a Pobreza, José Manuel Aguirre pidió la anulación de la misma porque consideraba que pertenecían a su concesión Aguirre. Como los terrenos mostraban signos evidentes de poseer importantes cantidades de mineral de hierro, la Compañía de Águilas no dio fácilmente su brazo a torcer, llegando incluso a plantearse modificaciones de otras concesiones colindantes de su propiedad para poder incluir dichos terrenos. El pleito tuvo que resolverse finalmente en Madrid, cuya resolución fue finalmente favorable a los intereses de la Sociedad Vizcaína de Bédar en 1916, aunque de poco le sirvió ya, la minería en Bédar ya se encontraba en franco retroceso.

IMG_6535

 

Bédar: el mineral tipo Alerta

La mina Alerta es una de las minas míticas de Bédar. El mineral “tipo Alerta” era de los más demandados por los exportadores, a pesar que no se extraía en gran cantidad. Esto explica la determinación por parte de la Sociedad minera del marqués de Chávarri de explotar los yacimientos, a pesar de la inestabilidad del terreno. El ramal de Santa Catalina atravesaba los terrenos de esta concesión minera, cargándose el mineral de esta mina en una tolva ubicada en uno de los extremos del túnel del Servalico.

Es la riqueza de mineral en esta zona la que provocó diferentes enfrentamientos por la propiedad entre las distintas sociedades mineras que operaban a finales del siglo XIX y principios del XX. Es especial fue larga y complicada la guerra judicial por varias demasías mineras (ampliaciones adjudicadas a concesiones mineras ya existentes) entre la Sociedad Vizcaína, representada por José Manuel Aguirre en Bédar, y la Compañía de Águilas. Ambos pretendían la propiedad de varias demasías adyacentes a la mina Alerta para sus respectivas concesiones mineras de Pobreza (Compañía de Águilas) y Aguirre (Sociedad Vizcaína de Bédar). La batalla judicial fue larga y al parecer la Sociedad Vizcaína fue la vencedora bien avanzado el siglo XIX, aunque para entonces de poco le sirvió la victoria ante el declive de la minería en la zona.

ALERTA14

Maniobras de carga en el ferrocarril en el cargadero de la mina Alerta

Ya en 1952, y con el reinicio de la actividad minera por parte de la sociedad Hierros de Garrucha, la mina y su rico mineral no pasaron desapercibida para su director, don Felipe Guillén. Tal es así que algunos mineros citan la “obsesión” con la que se pretendía explotar esta mina, a pesar de la inestabilidad del terreno, que provocaba numerosos derrumbes en la galería principal.

1

 

12

Restos de la caseta de compresores de Hierros de Garrucha en la mina Alerta. 

Eran tan continuos los derrumbes que decidió fortificarse la galería principal de acceso con troncos de pino procedentes del paraje de la Mortera, trabajos de refuerzo a cargo de la cuadrilla de Juan Soler Barón. Don Felipe Guillén insistía en la explotación de la mina, a buen seguro por la fama de sus minerales. A pesar de los continuos derrumbes, algunos muy aparatosos, no hubo que lamentar accidentes mortales.

4

Pequeño acceso a la galería principal de la mina Alerta.

Tras el abandono de la mina, la galería se derrumbó y la entrada quedó completamente colapsada, haciendo imposible el reconocimiento de las labores internas de esta mina. Sin embargo, y gracias al descubrimiento de un pequeño acceso, hemos podido acceder a uno de los tramos de la galería principal que todavía no ha colapsado.

3

8

7

2

6

En este segmento de la galería principal podemos ver el importante trabajo realizado para estabilizarla, con muros de mampostería y un entibado con troncos de pino y tablones en la parte superior, tal y como han explicado todos los testigos. La inestabilidad del terreno es evidente y los continuos desprendimientos no tardarán en colapsar toda la galería.

9

Vieja roza minera en terrenos de la concesión Alerta.

En la zona abundan los crestones de mineral y otros signos de yacimientos de mineral de hierro de buena calidad. Esto explica sin duda en interés que generó esta zona entre las diferentes compañías mineras y la presencia de diferentes minas y registros, que deben ser enmarcadas en los trabajos mineros efectuados anteriormente por parte de la sociedad minera del vicecónsul inglés George Pecket primero y posteriormente por la Sociedad bilbaína del marqués de Chávarri, que fue la que finalmente inició los trabajos por medio de galerías subterráneas que posteriormente siguió explotando Hierros de Garrucha. Las labores antiguas de más envergadura se encuentran sobre el trazado del túnel del Servalico y a la izquierda del antiguo trazado de la vía Mulata en dirección a la Higuera, con diversos trabajos subterráneos y los restos de lo que parece ser un antiguo cargadero de mampostería.

10

Aspecto de la mineralización de uno de los crestones localizados en terrenos de la mina Alerta, con hematites, magnetita y goethita.

11

Parte del mineral, de excelente calidad, que aflora en superficie se presenta en esta especie de conglomerado, que fue intensamente explotado por medio de rozas y pequeñas labores subterráneas. Este mineral de hierro, formado en gran parte por magnetitas, se caracteriza por contener gran cantidad de calcopirita

calcopirita.jpg

Muestra de mineral de la mina Alerta con numerosas inclusiones de calcopirita.

5

Otra muestra de mineral procedente de la mina Alerta, magnetita con un bonito cristal de cuarzo.

Bédar: los grafitis de la posguerra

Imagino que como en otros muchos lugares, en estos pueblos de la sierra corren historias de como tras el fin de la terrible Guerra Civil española hubo quienes se “echaron al monte”. Aunque perseguidos continuamente por la Guardia Civil, su conocimiento de la sierra les permitía poder esquivarlos. En Bédar, además, la gran cantidad de minas abandonadas podría permitir miles de escondites y pasajes secretos entre las montañas. Si duda es este tipo de conocimiento el que permitió a el “Bidón” dar el esquinazo continuamente a los guardias que le perseguían por la sierra de Bédar.

En una de las visitas de exploración en la Carrasquica (cerca de Bedarín, en Bédar) nos encontramos con una antigua mina de hierro con una entrada escondida. Si localizamos la mina fue porque un derrumbe había dejado al descubierto algunas galerías y de esa manera pudimos localizar la entrada, muy bien disimulada entre la vegetación.

Se trata de una pequeña mina de hierro excavada en un terreno muy inestable. Los trabajos de entibación con mampostería seca y algunos troncos de pino, seguramente procedentes del pequeño bosque de la Mortera. Estas características nos hablan de una de las muchas minas de hierro que, a principios de siglo, proliferaron por casi toda la sierra.

Todo dentro de lo esperable, salvo que la entrada está cubierta de pelladas de yeso de mala calidad (yeso aprovechado, como se solía utilizar en la época de escasez de la posguerra).

entrada

Entrada de la mina (La Carrasquica)

int

Galería con mampostería seca ante la inestabilidad del terreno.

int3Algunos troncos de pino dan la sensación de seguridad. A pesar de todo, la mina ha aguantado hasta no hace mucho. Un derrumbe de una sección de la galería ha permitido su redescubrimiento.

int4

La mina tiene su propia fauna, entre ellos centenares de opiliones, que son un tipo de arácnidos pero no son arañas (ni tienen veneno). Están sordos y son medio ciegos, pero usan sus patas como sensores. Cuando se les molesta se ponen a oscilar rápidamente, como método de defensa, quizás por eso se conocen como “cascabeles”.

int2

El filón de hierro aparece a la derecha de la galería.

int5

El derrumbe de la galería ha dejado al descubierto la red de galerías en el terreno inestable de esta mina.

Sin duda lo más curioso de esta mina son los graffitis que aparecen con profusión en el yeso blando de la entrada. Entre las numerosas marcas se pueden leer diferentes nombres, pero lo que nos puede ayudar a saber en qué época se hicieron en una curiosa inscripción que no transcribiremos pero que sin duda podran ver rápidamente:

graf3

graf3sig

Esta inscripción nos lleva sin duda a la época de la posguerra y puede que esta mina fuera utilizada como escondite, dado el difícil acceso a su entrada. Hay algunos nombres grabados en el yeso, pero destaca una especie de listado, enmarcado en un rectángulo.

graf0

El mal estado del yeso y los continuos graffitis efectuados no permiten leer más que dos o tres nombres, de manera parcial. Parece repetirse el de José Collado, otro es el de María M… (¿Mulero?):

graf2

graf2sig

graf4

graf4sig

Otras inscripciones son muescas como las que podría hacer un preso en su cárcel:

graf1

 

Hasta aquí este curioso hallazgo.