Bédar: “El Club de las Solteras”

Después del enorme éxito que supuso su anterior representación teatral, “Los diamantes de Marbella”, el grupo de teatro de Bédar nos ofrece para este domingo “El Club de las Solteras”. Las risas están garantizadas. Os esperamos a todos el próximo domingo día 5 de Agosto a las 22:00 en la plaza del Ayuntamiento de Bédar.

El club de las solterasw

Anuncios

Bédar: “Ruperta la tuerta”, “los hombres de la luna” y otras comparsas

Ahora que estamos en una época de vacaciones y fiestas, volvemos a tratar de nuevo sobre las tradiciones “de antes”.

Poco a poco va apareciendo nueva documentación sobre las fiestas de moros y cristianos, carnavales, etc. En muchos desvanes deben quedarn antiguos programas de fiestas y, con un poco de suerte, algunas de las viejas comparsas que se cantaban en carnavales y que con tanto talento componían  Ana Josefa la de Juan el Barbero, Paca la Mariana, Anica la de Bartolomé o Sebastiana Jódar. Agradecemos mucho todas las colaboraciones que recibimos. En la página “Tradiciones de Bédar”, que se encuentra en el menú lateral derecho del blog, pueden ver toda la información recopilada (https://farodebedar.com/tradiciones-de-bedar/).

Esta vez contamos con un viejo programa de las fiestas patronales. Aunque desgraciadamente la portada está arrancada y no podemos saber el año, se trata sin duda de un programa de los años 50. Llama la atención que en esos entonces había en Bédar cuatro comercios y una posada. Los establecimientos eran los de los señores Cano, Guerrero, Torres y Campoy, y la posada la de Juan Manojos.

Como hoy en día, todos los negocios no desaprovechaban la oportunidad de publicitarse en el programa:

 

juan manojos

cano torres

casa guerrero

casa torres

casa campoy

Por el tipo de tipografía y decoraciones, sabemos que el programa fue impreso por la imprenta Haro de Vera, pues algunas de las decoraciones ya se utilizaron para los billetes locales de Bédar que se emitieron durante la Guerra Civil en 1937.

Entre los diferentes festejos, algunos propios de la época que nos ocupa, destaca la presencia de gigantes y cabezudos anunciando el principio de las fiestas; carreras pedestres con premios de 10 y 15 peseta a los ganadores, y las cucañas y “elevación” de globos y fantoches.

Las otras novedades que aportamos está relacionada con los Carnavales y la rica tradición de las comparsas. Una de ellas es la aparición de una pequeña partitura con la música y letra de una de las comparsas que ya habíamos recogido, la de “Los hombres de la Luna”. Junto con la comparsa de “la prima Margarita”, se trata quizás una de las más ingeniosas y divertidas, cantada por hombres ataviados con gorros cónicos decorados con lunas y estrellas:

hombres luna1

hombres luna 2

 

vcomp

Fotografía en la que se representa la comparsa “la prima Margarita”. Varias mujeres disfrazadas con trajes blancos y sombreros, tocando címbalos y flautines, rodean a la prima Margarita, un poco ya entrada en años y con abundante maquillaje. He aquí el estribillo: “Aquí tenemos a la prima Margarita, que es una joven muy linda y muy bonita. Saben ustedes, la queremos casar, pero ella se ha empeñado, pero ella se ha empeñado que en Bédar se ha de quedar”.

 

Otro de los documentos es bastante más excepcional, se trata de una hoja antigua donde alguno de los compositores dejó escrito el estribillo de una comparsa que desconocíamos.

estribillo

Probablemente se llamó la comparsa de “Ruperta la tuerta“, con una rima quizás un poco forzada: “Ruperta, Ruperta, te quiero por tuerta, porque tienes una gracia al mirar, que parece que me vas a tragar”. No sabemos si se representó, pero es un buen ejemplo de la dedicación a este tipo de canciones, en la que se componía la letra, la música, y se diseñaban los disfraces a juego y cierta coreografía.

En fin, esperamos que nos siguan llegando documentos como éstos.

 

 

Fiestas en honor a la Virgen de la Cabeza

Deben estar al caer las fiestas patronales, con el tradicional acto de moros y cristianos. Suelen celebrarse enre el 23 y el 25, aunque todavía no he visto el cartel.

A la espera de conocer el cartel de este año y la programación de fiestas, aprovecho para colgar algunos de los más antiguos. Cierto que eran más simples y sin tanta publicidad, pero no dejan de tener su encanto. En vez de coro rociero entonces era el coro de la Sección Femenina, cucañas, fuegos japoneses… el concierto en la plaza del Caudillo, reparto de pan a los más necesitados…

FIESTAS2FIESTAS1FIESTAS4FIESTAS3

La estatua de la plaza de San Gregorio

Hay muchas cosas de las que este Ayuntamiento ha hecho que no me han parecido bien y así lo he denunciado en cuanto he tenido conocimiento. En general considero que han seguido, y siguen, un camino equivocado que no asegura el futuro al pueblo. Pero cuando se hace algo bien no tengo ningún problema en decirlo también.

homenaje1

En septiembre de 2005 el alcalde, Ángel Collado, inauguraba el monumento al minero, ubicado en la plaza de San Gregorio. Una vez instalada la estatua en la plaza se escuchó alguna crítica sobre el tamaño de la estatua, pero todo casi todo el mundo estuvo de acuerdo en que un homenaje a los mineros era algo más que justo.

Tampoco hay que equivocarse. No se pretendía con esta estatua recordar la historia minera ni lo que ésta ha influido en el devenir de Bédar. Es más bien un recuerdo al esfuerzo y sufrimiento del minero.

Hace ya tiempo que un buen amigo me recordaba la diferencia que en general ha existido entre los mineros andaluces y los asturianos respecto a su postura ante la mina. En las peligrosas minas de carbón del norte, a pesar del peligro y de que la muerte siempre está al acecho de muchas formas distintas, el minero entiende la mina como un medio de vida y un motivo de orgullo profesional. Esta tonada que cantaban expresa muy bien esta forma de ver la vida:

Los mineros del Fondón
todos gastamos boína
con un letreru que diz
todo sale de la mina

El minero andaluz, en cambio, solo veía únicamente el trabajo minero como fuente de sufrimiento y muerte, algo que olvidar. Este es el motivo principal de lo que podemos atribuir el origen de la “minafobia” que sufren muchos en Bédar y de la que, tanto el actual alcalde como su predecesor, siempre han hecho gala en público.

Es por eso que este homenaje se ha de enmarcar más en este contexto de reconocimiento al sufrimiento del minero. Pero sea cual sea el motivo, el homenaje era más que merecido. Yo, personalmente, lo veo más desde un punto de vista más “asturiano”, podría decirse. Prefiero recordar a mi abuelo y mi bisabuelo (que sufrió un grave accidente en la mina) como personas orgullosas y trabajadoras que se enfrentaron a los peligros de la mina para poder alimentar a sus familias. De un modo o de otro, la mina ha influido decisivamente en la Bédar que hoy conocemos.

A la inauguración de la estatua fueron invitados todos los supervivientes de la plantilla de trabajadores de Hierros de Garrucha, los últimos mineros. Fue muy emotivo para mí por motivos personales y en general por el significado del acto en sí. Tengo que decir que el Alcalde, Ángel Collado, se comportó en todo momento como todo un caballero con mi abuelo, que entonces era el de mayor edad del pueblo a sus 95 años y que aparece en el centro del grupo. En un bonito acto, se le entregó a cada uno un recuerdo. Entre otros podemos ver a Diego Rubio y a Antonio Imbernón (a la derecha de la foto), culpable en gran parte de mi afición a la historia minera de Bédar.

homenaje2

Tristemente, y como siempre por motivos de trabajo, no puede estar presente. Pero sí que estuvieron mis familiares, que me transmitieron con todo lujo de detalles lo que allí aconteció. No es necesario que explique lo importante que fue tanto para mi abuelo como para todos nosotros. Es por eso que quiero dar las gracias públicamente tanto a Ángel Collado como a todos los que planearon y participaron en dicho acto.

No-maravilla nº 2: Arquitectura y naturaleza de Bedar

He de suponer que la “maravilla” conocida como “rincones de Bédar” hace referencia a esos lugares tan pintorescos que se pueden encontrar por casi todo el pueblo. Es un nombre que no hace justicia ni abarca por completo esta maravilla, por lo que he de mencionar en el número 2 de las no-maravillas a la arquitectura y naturaleza de Bédar

Y como es algo que se vende solo, como quien dice, me apoyaré en diversas fotografías, que creo que han de expresar mejor lo que quiero mostrar que miles de explicaciones.

image1image2image3

A pesar de los esfuerzos de la política del ladrillo llevada a cabo en la última década (llamada por algunos “progreso”), no se ha conseguido arruinar la naturaleza de Bédar. Aunque si no llega a ser por la crisis de la construcción, no se sabe que hubiera pasado.

La permisividad del gobierno municipal ha permitido la aparición en el pueblo de ciertos edificios que rompen totalmente con el estilo típico del pueblo. Ni que decir tiene que la aparición anárquica de casas por toda la sierra es uno de los mayores atentados contra la naturaleza de Bédar.

A esto le hemos de añadir el abandono progresivo de la agricultura tradicional. Los bancales ya no se limpian lo que se deberían y no siempre se reparan los “caballones” de piedra cuando caen.

image4image5image6

Pero es patente la arquitectura y distribución típica de un pueblo morisco de Bédar y Serena, y las tandas arábigas y la huerta aterrazada tradicional todavía persisten. Resistieron a más de 100 años de minería intensiva y parece que también sobrevivirán a más de 20 años de políticas municipales mediocres a base de ladrillo y subvenciones mal administradas.

No critico por criticar, sé muy bien de lo que hablo. Como miembro de la oposición durante varios años he podido comprobar en mis carnes como el actual equipo de gobierno municipal y sus predecesores utilizaba su mayoría en el ayuntamiento para echar atrás, una tras otra, todas las propuestas que se hacían. Ni proyecto para un museo en la mina, ni proyectos para recuperar el paisaje agrícola mediante agricultura ecológica y sostenible, ni para poner en funcionamiento la casa de cria de la tortuga mora, ni colaboraciones para traer estudiantes de geología de universidades extranjeras, ni merecidos homenajes a personajes muy queridos en el pueblo… ya perdí la cuenta.

image7image8image9

Todavía es un auténtico placer pasearse por las calles y callejuelas de Bédar, que suben, bajan y se cruzan entre ellas en un dibujo caprichoso, trasportándote a otros tiempos. A ésto se ha dado en llamar la “ruta urbana de Bédar”, una forma técnica de denominar un siempre relajante paseo por las calles de Bédar, que no se puede subordinar a ruta alguna. Para culminar este paseo, nada mejor que una pequeña ruta del “agua” para visitar algunos de los pagos de regadío más característicos de la sierra, en una ruta corta y fácil de realizar, pero intensa para los sentidos.

image10image11image12image13image14image15

Y que decir de la naturaleza que encierra la sierra. Ahí tenemos esa joya que es nuestra Testudo graeca, la “tortuga mora” que todavía es posible ver en su medio natural. Estando yo en la oposición he llegado a oir insensateces como que en el Pinar de Bédar no hay tortugas, siendo uno de los lugares donde más tortugas moras he visto en mis salidas por el campo, incluso en medio de los megalomaníacos movimientos de tierra y desmontes que allí se han efectuado. Nunca llegaremos a saber cómo ha afectado el desastroso plan urbanístico del Pinar al ecosistema de estos animalitos. Pero son testarudos (nunca mejor dicho) y ahí siguen.

image16image17

La única ruta, más o menos importante, llamada de la “minería”, no solo permite pasear por la historia minera del pueblo. Además permite visitar algunos de los parajes naturales más emblemáticos de Bédar. Entre ellos la reconocida “maravilla” que es el barranco Baeza. Es posible incluso cruzarse con tortugas, lagartos ocelados, sapos corredores… o ver las recientemente reintroducidas cabras montesas por los cerros.

image18image19

Pendiente quedan muchas acciones para permitir que todas estas maravillas, y no-maravillas, sean conocidas y puedan ser visitadas por los turistas. Bédar, en su posición privilegiada, ofrece lo que ya Mojácar ni otros pueblos de la costa pueden ofrecer. El turismo masificado que busca sol y playa convive en una, para mí al menos, horrorosa destrucción de la costa a base de mega-urbanizaciones, simple alojamiento para el turista que busca el mar.

Bédar, sin embargo, es una base perfecta para ese mismo turista que busca el mar. Ofrece además muchas alternativas para los que buscan además rutas para andar por la naturaleza, rutas para practicar ciclismo, conocer la historia y patrimonio arqueológico del lugar, o simplemente descansar y olvidarse de todo.

Pero esto no llegará a ser así hasta que los que se suponen que han de gestionar el municipio no se den cuenta que el turismo “de segunda residencia” ha fracasado, que los beneficios que ha dado este turismo de ladrillo no se ha invertido en el pueblo y que esto es, a la larga, insostenible y tiene pinta de acabar muy mal.

Solo tienen que hacer, pero en serio, lo que prometieron en las últimas elecciones: convertir a Bédar en una villa eco-turística, crear más rutas, promocionar el turismo, construir un museo en una mina, etc… ¿a qué esperan?

No-maravilla nº 3: La mezquita de Serena

Vamos a por la no-maravilla nº 3, la mezquita de Serena.

mezquita1

La Consejería de Cultura, en el BOJA de 6 de Marzo de 2012 declaraba BIC (Bien de Interés Cultural) la mezquita de Serena. Unos especialistas de la Junta vinieron a estudiarla y consideraron que merecía este reconocimiento. Veamos lo que indicaron:

La Ermita de Serena, edificio originariamente construido para albergar una mezquita, presenta una inusitada dimensión espacial para su tipología, y fue adaptado al culto cristiano como ermita tras la conquista cristiana de Bédar, manteniendo dicho uso religioso hasta la construcción, a fines del siglo XVII, de la iglesia parroquial de la localidad. Posteriormente, el edificio albergó una almazara, careciendo actualmente de uso debido a su mal estado de conservación, aunque permanece en la memoria colectiva de la población como un lugar de interés, con abundantes significados, y apreciado hito identificativo del territorio y de la ordenación urbano-espacial. Constituye un importante testigo documental del devenir histórico del municipio y de su identidad, así como una muestra paradigmática de la arquitectura vernácula adaptada al medio.

La antigua mezquita y posterior Ermita de Serena, situada en una pedanía de Bédar en plena falda de la sierra de Los Filabres, es testigo relevante de los turbulentos acontecimientos producidos tras la conquista entre la población cristiana y morisca.

A partir de finales del siglo XVII y hasta mediados del siglo XX la ermita se adaptó para reconvertirse en almazara, pudiéndose apreciar actualmente elementos constructivos y maquinaria que revelan sus distintos usos históricos.

El edificio integra valores de arquitectura vernácula popular con otros de carácter artístico, así como elementos que ponen de manifiesto su evolución y adaptación de espacio religioso a molino de aceite o almazara.

La construcción en mampostería y ladrillo le proporciona un aspecto de solidez considerable, pues los alzados carecen de revestimiento. El edificio presenta una fachada principal que claramente desvela su morfología de ermita, con una entrada dispuesta con un arco de medio punto y alfiz de ladrillo. Los macizos predominan y son mínimos los huecos o vanos, especialmente en el exterior, hallándose uno solo en la fachada izquierda.

La planta es rectangular, de una sola nave con tres tramos diferenciados por dos arcos de medio punto con aberturas en sendos lados, que dan paso a la parte posterior del inmueble, también rectangular y más pequeña, donde se instalaron los trojes o atroces (como los denomina la población local) para el almacenamiento de la aceituna. En lo que fue el altar, se encuentran las tres muelas cónicas del rulo del molino de sangre, descansando sobre la solera. Los restos de la cubierta son de teja árabe, apreciable únicamente en los extremos de la estancia central y en parte de las laterales, que presentan una cubrición posterior y a una cota inferior. El cese de la actividad productiva y cierre del edificio supondrá un acusado deterioro del mismo.

Delimitación del Bien.

La delimitación del Bien comprende la integridad del inmueble, el edificio completo, ya que se ha mantenido en la unidad del mismo como antigua ermita y posterior almazara. El bien queda delimitado mediante un área poligonal, siendo sus lados los límites de la misma y teniendo como vértices las coordenadas UTM que constan en el expediente de protección. La parcela completa afectada es la 05 de la manzana 99501.

mezquita3

La mezquita fue declarada como BIC hace relativamente muy poco tiempo. Ya he hablado mucho sobre esto, pero no está de más ir refrescando de vez en cuando lo que pasó con este edificio histórico, pues es el fiel reflejo de la “política” que el Ayuntamiento de Bédar lleva practicando en cuanto a la gestión y protección del patrimonio histórico se refiere.

La iniciativa para el reconocimiento como BIC de la mezquita no fue a instancias del ayuntamiento, como hubiera sido lo normal. Todo empezó realmente en 2009, y todo fue por culpa de un cartel de venta. Esto no quiere decir que antes no se hubiera reclamado con insistencia su reconocimiento y protección. Ya en mi etapa de concejal de Levante Sostenible lo solicitamos por escrito, pero como pasó con otras muchas propuestas que hicimos, cayó en saco roto. Ni se molestaron en contestar.

Pero lo que no pudo el legítimo ejercicio de una oposición democrática lo pudo un simple cartel… triste ejemplo de la nula utilidad actual de muchas estructuras de gobierno municipales. Para lo que sirven los plenos en Bédar, más vale que se utilizara el tiempo y el esfuerzo en otra cosa.

molino

El caso es que vi el cartel. y lo denuncié en este mismo blog. Una vez puestas las fotografías en internet, no tardó mucho la prensa en hacerse eco de este hecho y, por fin, el alcalde tuvo que dar explicaciones.

Veamos lo que se dijo entonces, no tiene desperdicio. Esto es lo que se publicó en “La voz de Almería”:

En Serena, un vergel con fuente cristalina en las primeras estribaciones de la sierra de Bédar, apenas quedan unas cuantas casas rurales y no llegan a 40 vecinos. No hay médico, no hay maestros, no hay niños y se hace difícil imaginar que no se convierta en un nuevo pueblo fantasma dentro de una o dos décadas.

El alcalde de la matriz, Bédar, Ángel Collado, señala que el edificio es propiedad privada desde hace varios siglos, aunque está inventariado en el catálogo del Patrimonio Histórico Andaluz como ‘ermita de la cuenca de Vera’. “Creemos, por tanto, que tiene protección”, expresa Collado.

El Ayuntamiento ha pedido precio a los propietarios quienes le han ofrecido este antiguo lugar de culto por 150.000 euros, una cifra a la que el modesto Consistorio no puede llegar, según su alcalde.

Collado asegura que ha realizado una oferta a los dueños para obtener la propiedad de la mezquita, convertida después en ermita cristiana, a cambio de una permuta de suelo urbano, pero sin éxito.

Los propietarios presentaron un proyecto para construir varias viviendas en el histórico inmueble, pero la Consejería de Cultura emitió informe negativo por su grado de protección. “Sólo es viable rehabilitar el inmueble con unas determinadas condiciones y respetando algunos elementos arquitectónicos” indica Collado. Mientras tanto, la vieja mezquita de Serena, un antiguo emporio minero, se deteriora poco a poco. Parte de la techumbre original se ha derrumbado y el resto de la estructura sufre los reveses del paso del tiempo sin ninguna actuación que palie los daños. El primer edil considera que con 30.000 euros sería viable su rehabilitación.

mezquita4

Finalmente la vergonzosa noticia de la venta de una mezquita nazarí debió llegar a altas esferas, porque en 2011 la Junta iniciaba el procedimiento para declararla BIC, lo que finalmente se llevó a cabo en marzo del año pasado.

mezquita5

Y con todo esto ¿que pasa actualmente con la mezquita? Pues allí sigue, desmoronándose poco a poco, todavía con su vieja prensa de aceite y el antiguo molino. Se puede ver, por fotografías antiguas, el claro deterioro del inmueble, nuevos segmentos de la pared se caen año a año por falta de cuidados. 30.000 euros me parece muy poco visto lo mucho que se ha gastado en otros “proyectos” de dudosa utilidad hasta el momento. Tampoco confío mucho en la capacidad de negociación que desde el Ayuntamiento se puede tener con los propietarios, por falta de interés, básicamente.

La puntilla que le faltaba ya es que ni siquiera se considere una maravilla del pueblo. Aunque tampoco es de extrañar, visto que el otro elemento BIC de Bédar, el castillo, tampoco lo es.

No-maravilla nº 4: El Pinar de Bédar

Mucho he hablado ya de El Pinar y mucho podría hablar todavía. Creo que es más que justo que se considere como no-maravilla porque se trata de la zona más antigua en cuanto a minería se refiere y por su importante papel en la historia del pueblo.

De hecho, es más que probable de que antes de que Bédar fuera Bédar, ya había minería en el Pinar. Recuerdo cuando empecé a interesarme seriamente en esas minas, fue por el año 2000. Nada que ver con el Pinar de ahora. Lo que yo me encontré fue un montón de barrancos de nombres olvidados y trabajos mineros y ruinas de nombres que nadie recordaba. Estaba la mina “Reforma”, la “chimenea”, “Las minas de la Gamberra”, los “lavaderos” y diversas historias sobre viejas minas de plomo y plata. Poco más.

pinar2

En su momento, la conocida como “Chimenea” pasó a ser la Fundición Carmen de Bédar. Fue construida en 1845 y el estado de conservación es realmente muy bueno. Además de las características típicas de este tipo de instalaciones históricas, posee una serie de características que la hacen peculiar y única. Integra una mina y lavaderos de mineral, además de poseer el récord de tener la galería de condensación más diminuta de todas las fundiciones almerienses (podían medir kilómetros). Después de mucho luchar para dar a conocer la importancia de los restos de esta fundición de plomo centenaria, el ayuntamiento ha reconocido ya por escrito el valor de estas ruinas, reconocido por fin como elemento importante del patrimonio industrial de Almería. Al menos tenemos la seguridad de que las ruinas no serán derribadas y sustituidas por unos modernos apartamentos. Pero a pesar de haber pedido en reiteradas ocasiones que se limpien las ruinas y se apuntale la chimenea para evitar que se caiga (presenta grietas muy preocupantes), el ayuntamiento se lava las manos y delega toda la responsabilidad en la promotora urbanística propietaria del terreno. Cuando se caiga todo serán lamentos y excusas.

Poco a poco fue surgiendo la historia del lugar y la rica toponimia antigua y nombres de mina. Ahora todo el mundo habla del barranco del Gato, la fundición Carmen, la mina Aprovechado, la corta de los Madriles, etc. Pocos saben el trabajo que hay detrás de toda esa información.

Por supuesto, hay mucho más. Daré un pequeño repaso por varios de los antiguos nombres de El Pinar que he estado manejando, algunos sonarán, pero muchos no: La Majada de Bartolo, los cerrillos de San Antonio el Alto, El cerro del Manco… el barranco de los Corrales, el de las Palomas, el de San Antonio Abad, el de los Coconcicos, el de la Mina Grande y el de San Marcos. Las Cuevas del Pinar, la Cueva fría, el llano del Almacén, la cuesta del Café, la loma del Medio, la Cuerda del Pinar, la Umbría del Medio, la cerrada del barranco del Gato, la risca de Juan Artero, el asiento de Juan Pié, la solana de Jauto…

¿Y qué decir de los nombres de las minas? Aprovechado y Reforma son las más conocidas, pero hay muchas más y con nombres de lo más curioso. Veamos algunas: “Allá Veremos”, “Por bien de todos”, “Esto sí”, “Medidas extraordinarias”, “Aquí te quiero escopeta”, “Bien estar”, “Alarma”, “Asilo minero”, “El Pensamiento”, “Garrobera”, “Mirar y Desengaño”, “Sanguijuela”, “Mentira”, “Justicia del cielo”, “Del cielo vendrá todo”, “Manos a la obra”…

Pero la construcción de antes de la crisis no entendía de patrimonios. Las enormes explanaciones que se realizaron para construir, ni más ni menos, que unos centenares de viviendas, ha destrozado por completo todos los restos mineros existentes en el barranco de la Mina Grande y los cerrillos de San Antonio el Alto.

Sin embargo, el peor atentado contra el patrimonio de Bédar y su historia fue la muy desafortunada decisión de derribar los restos del Lavadero Grande del Pinar. La destrucción de este patrimonio está muy bien documentada:

LAVADERO GRANDE

El Lavadero Grande es (o era), como su propio nombre indica, el lavadero de plomo más grande de los 3 (ó 4, estamos en ello) que se instalaron a finales del siglo XIX en el Pinar. Las obras preparatorias empezaron pronto, en 1874, pero no se puso en funcionamiento hasta 1881. Aunque duró pocos años, se trataba del lavadero más grande de toda Europa (y del mundo), más grande que los lavaderos del Harz (Alemania), que eran los más grandes hasta entonces. Lo de “Grande” era un nombre más que justo para esta instalación. En 1884, año en el que se cerró por la bajada del precio del plomo, trabajaban en el Pinar más de 900 personas. Es decir, casi la totalidad de la población en edad de trabajar del pueblo (y entonces incluía niños).

pinar21

La maquinaria que utilizaba era la más moderna que se podía conseguir entonces, fabricada por la casa Humboldt de Colonia: quebrantadoras, trómeles, molinos de rodillos, etc… y prácticamente todos los tipos de mecanismos de lavado de plomo que existían. Era, podría decirse, un museo de maquinaria de lavado de mineral, hasta tal punto de que los ingenieros en prácticas iban al Pinar a estudiar todos los tipos de lavado existentes hasta la fecha.

pinar2

En 2004 me dirigí al Pinar para hacer más fotografías de los restos de este lavadero, pero ¡oh sorpresa! solo había un descampado. El estropicio fue de tal magnitud que hasta llegó a ser denunciado por una asociación ecologista. Recuerdo que se montó un gran revuelo, intervino la prensa y llegó a comentarse que la promotora no derribaría las balsas del lavadero, lo único que quedaba en pie. Y es cierto, no las derribaron, pero las deformaron convirtiéndolas en… piscinas. Triste fin para el viejo lavadero Grande del Pinar.

¿Quien tomó la decisión de derribarlo? ¿donde estaba el ayuntamiento mientras eso ocurría? ¿el ayuntamiento tenía conocimiento de estos planes en contra del patrimonio? Si lo sabía… ¿por qué no hizo nada?

pinar23

No llego a entender como alguien pudo tomar esa decisión, y acuso por igual al que la tomó, a los que cometieron el destrozo y a los que le dejaron hacerlo. Afectaron de esa manera a un patrimonio que era propiedad de todos (no lo olvidemos) y produjeron un daño irreparable en un más que posible activo turístico para Bédar. Tarde o temprano la verdad saldrá a la luz.