Trabajos de rehabilitación de la mina Higuera (Serena, Bédar) Parte 3

Seguimos aportando información de los trabajos de rehabilitación de la mina Higuera. En su primera semana es inevitable las presentaciones y entrevistas. Hoy tocaba una reunión en el Ayuntamiento para presentación a la prensa del proyecto que se realizará durante el mes de Junio.

stage1

De izquierda a derecha, Quentin Brunsmann, Thomas Pesenti, Ine Thijs y José Ramón Muñoz. Fotografía realizada ante la estatua del minero de la plaza San Gregorio de Bédar.

En dicha entrevista, realizada en el Ayuntamiento y bajo la organización del concejal José Ramón Muñoz, se trataron varios aspectos importantes del proyecto. Como Asociación organizadora, la representante de Bédar Sostenible, Ine Thijs, participó en la entrevista.

También participan el proyecto el C.D. Aventura Sierra Almagrera y la Asociación de Amigos del El Argar, asociaciones que como Bédar Sostenible, están muy implicadas en la conservación y promoción del patrimonio arqueológico y minero de nuestra tierra. Se comentó también que los presentes trabajos son continuación de los que ya se realizaron en 2015 por parte de otros dos estudiantes de Nancy, Hélène Velcin y Clément Vorgy.

DSC_3988
Entrevista en el salón de plenos del Ayuntamiento de Bédar.

El objetivo es sencillo, se trata de preparar para las visitas una de las minas más características e interesante de la sierra de Bédar, la mina Higuera. Su inclusión dentro de los circuitos actualmente existentes, complementará la oferta a los interesados en la historia y el patrimonio, permitiendo la visita de una auténtica mina trabajada desde finales del siglo XIX hasta principios del XX.

DSC_3986Thomas Pesenti mostrando el primer boceto provisional de una de las zonas de la mina Higuera donde trabajan.

Entre los proyectos de visita se plantea la realización de dos trayectos diferentes, una para menores y personas con movilidad reducida y otro para visitantes más atrevidos y más dispuestos a explorar todos los rincones de esta extensa mina. Los trabajos de securización son vitales para este proyecto, de ahí la decisión de que los realicen dos personas especialmente formadas para realizar este tipo de trabajos.

La colaboración con la Universidad de Nancy es vital para este proyecto. La relación con esta Universidad viene de hace 4 años, en las que se han realizado diversos “stages” de estudiantes de geología. Todos estos proyectos han sido posibles gracias a las gestiones realizadas por Bédar Sostenible con dicha Universidad, siendo el Ayuntamiento de Bédar una pieza vital que ha proporcionado el apoyo necesario para que dichos proyectos hayan sido exitosos, en especial su concejal José Ramón Muñoz, que ha actuado en diversas ocasiones como guía para la visita a esta mina de los estudiantes franceses.

DSC_3985

El concejal José Ramón Muñoz, contemplando los bocetos de la mina.

 

El beneficio es también para estos estudiantes y para la misma universidad, pues permite una formación complementaria práctica sobre el terreno, en un lugar geológicamente muy interesante, como es Bédar. La geología peculiar de la mina permite al visitante no sólo acercarse a lo que era la vida del minero en esa época, también es un auténtico viaje al centro de la sierra en el que se pueden observar las diferentes capas de rocas que la forman.

 

Anuncios

Inicio de los trabajos de rehabilitación en la mina Higuera (Serena, Bédar) Parte 2.

Comienzan los trabajos de preparación para visitas de la mina Higuera. Desde el lunes, dos estudiantes de la universidad de Nancy especializados en securización de rutas realizan los trabajos preliminares, planeando las posibles rutas y medidas de seguridad a adoptar.

En las fotografías inferiores vemos como han limpiado y despejado el primer “patio de luces” de la mina, acceso obligado para los visitantes. En este patio de luces se encontraba el cargadero de mineral de Santa Catalina. Los vagones de mineral eran conducidas hasta aquí por una locomotora de vapor de 10 toneladas, hasta un cargadero compuesto por 9 compuertas metálicas, desde la que se cargaba directamente el mineral en los vagones.

WP_20170607_001

WP_20170607_006

Una vez limpio de maleza, se observa con claridad la trinchera de mampostería donde estaba dicho cargadero.

Thomas Pesenti y Quentin Brunsmann nos han hecho llegar uno de los planos-boceto de las galerías de la parte superior de la mina. No somos especialistas, pero sabemos identificar un trabajo profesional cuando lo vemos. Sin duda, podemos esperar un excelente trabajo de estos dos profesionales.

WP_20170606_0082

Seguiremos informando…

Continuación de los trabajos de rehabilitación de la mina Higuera (Bédar, Serena)

Desde el día de hoy prosiguen los trabajos de estudio y puesta a punto de la mina Higuera, en Serena. Thomas Pesenti y Quentin Brunsmann son dos alumnos de geología de la Universidad de Nancy. Thomas y Quentin continuarán con el trabajo iniciado en 2015 por Helene Velcin y Clément Vorgy, en el que cartografiaron en 3D esta mina de Serena y realizaron el primer estudio de circuitos de visitas y medidas de seguridad a realizar.

El stage de trabajo de este año se planeó en Nancy junto Thomas Pesenti, tras el stage anual que la universidad de Nancy viene realizando en Bédar desde hace 4 años. Se propone a los mejores alumnos de esta universidad un stage de preparación en Bédar de cara a mejorar su preparación, a la vez que se realizan importantes avances en el objetivo que nos hemos marcado, objetivo también del Ayuntamiento de Bédar, de hacer visitable una de las minas más impresionantes de Bédar, la mina Higuera.

stage2

En la fotografía, realizada a la entrada de la mina y de izquierda a derecha: Quentin Brunsmann, Thomas Pesenti, José Ramón Muñoz (concejal del Ayuntamiento de Bédar) e Ine Thijs, representante de Bédar Sostenible.

Este año, además de la habitual colaboración de los miembros de Bédar Sostenible, del ayuntamiento de Bédar y de la Asociación de Amigos del Argar, nos complace contar con la importante colaboración del Club Deportivo Aventura Sierra Almagrera. Francisco Mulero y Elios García, miembros del CD Aventura Sierra Almagrera, se reunieron con los estudiantes franceses para revisar el material que utilizaran éstos durante el mes de estudio.

stage13

Los estudiantes franceses entre Francisco Mulero (izquierda) y Elios García (derecha), miembros del Club Deportivo Aventura Sierra Almagrera.

stage3

Ambos estudiantes, acompañados de miembros de Bédar Sostenible y del concejal del Ayuntamiento de Bédar, José Ramón Muñoz, realizaron una pequeña visita a la mina en la que se realizarán los estudios.

José Ramón Muñoz además es la única persona que realiza visitas guiadas a las minas de Bédar, por lo que conoce bien la historia minera de Bédar, como pueden ver en su página web: http://www.bedarminera.com/ruta_minera.php

stage8

stage4

stage7

stage10

stage6

En el interior del a mina, recorrieron algunas de las galerías más importantes, mientras realizaban observaciones generales sobre la geología de la misma y la diferente mineralogía que presenta. El trabajo sin duda se presenta interesante.

stage12

Los visitantes de la mina Higuera, al final del túnel principal.

Los trabajos se realizarán durante todo el mes de junio. Iremos informando.

Los hornos del barranco de los Burgos (Los Gallardos)

Hoy vamos a hablar de unos de los restos mineros arqueológicos más desconocidos de la sierra de Bédar.

Tras escuchar historias sobre la existencia de unos hornos en el barranco de los Burgos, a la altura del término municipal de Los Gallardos, nos acercamos a ver de qué se trataba. Esperábamos encontrar los típicos hornos de cuba para la fabricación de cal, algo habitual por estos parajes, pero lo que encontramos fue algo muy diferente.

burgos2

Zona donde se encuentran los restos, en el barranco de Los Burgos, cerca del cerro del Tabaquico, en el límite entre los términos municipales de Bédar y Los Gallardos, y no muy lejos del de Antas. La cercanía del antiguo camino de Bédar a Vera hubiera facilitado el transporte de los productos de dicho horno.

burgos3

No muy lejos de dichos restos, nos sorprendió esta zanja en uno de los cerros cercanos al barranco. La ausencia de otros restos cercanos a esta zanja dificulta mucho la interpretación.

Los hornos se ubican en una de las laderas del barranco, tratándose de una estructura enterrada en la que no se observan estructuras de mampostería evidentes, aunque no son descartables dada la presencia de numerosos cascotes por toda la zona, aunque sin restos de mortero de ninguna clase.

De forma general, los restos se pueden representar como sigue:

burgos1

Sobre el terreno se aprecia una estructura rectangular de unos 8 metros x 3 metros. Bien delimitada en su parte superior, en la inferior la ladera desciende hasta el cauce del barranco. En el interior de este rectánculo se observan tres accesos u oquedades excavadas en el terreno, una de los cuales presenta todavía claramente los restos de haber estado revestida con ladrillos refractarios. El mal estado de los restos, con abundantes escombros y vegetación, hace imposible visualizar el interior de estas oquedades. A la izquierda aún se pueden observar al menos dos depresiones en el terreno, podría tratarse de más registros, pero estarían totalmente colapsados. Otra perforación, esta vez más circular y sin un rebaje del terreno que permita el acceso, se encuentra en el límite de la zona rectangular descrita.

burgos7

En la fotografía superior, aspecto del terreno donde se encuentra este horno.

burgos10

Delimitación por su parte superior del rectángulo donde se encuentra el horno mediante una línea de piedras y tierra.

burgos6

Registro principal, obsérvese a la derecha restos del revestimiento con ladrillos refractarios. Este registro es el más ancho de los tres.

burgos13

Como observamos en la fotografía superior, se pueden observar numerosos ladrillos refractarios procedentes de este revestimiento. No se trata de ladrillos refractarios industriales importados, como ocurre muchas veces (tipo RAMSAY o similar). Se trata de pequeños ladrillos rectangulares cuadrados, seguramente de producción local.

burgos12

En la fotografía superior tenemos otro de estos ladrillos refractarios junto a un cartucho de cazador, para hacerse una idea del tamaño. Como se observa, el ladrillo ha estado expuesto al fuego.

burgos9

Junto a los ladrillos refractarios, se encuentran diferentes fragmentos de cerámica, concretamente de lo que parece una gran orza de almacenamiento de líquidos, claramente asociados a la actividad en el horno.

burgos11

En la fotografía, uno de los registros laterales sin revestimiento. Obsérvese el rebaje del terreno que permitía un acceso fácil a la oquedad y la coloración de la misma.

reverbero

Dada la descripción de los restos, nuestra primera opción es considerar que se trata de un horno de reverbero excavado en el terreno. Los hornos de reverberos disponían de un hogar donde se quemaba el combustible (en este caso sería leña y atochas de esparto) y una cámara donde se ubicaban los minerales a fundir. Unos registros permitían acceder a esta cámara para remover los minerales y permitir que el calor se distribuyera más uniformemente y también para permitir la salida del mineral fundido (o sangrado).

De esta manera, el calor generado en el hogar, se trasmitía a la cámara por radiación y así se alcanzaba la temperatura necesaria para fundir los minerales. Finalmente, el horno disponía de una chimenea o salida de humos, que además generaba la corriente que seguía el aire caliente.

Una explicación a los restos descritos podrían ser la de un horno reverbero, con un hogar recubierto de ladrillos refractarios artesanales, dos registros para poder introducir y manipular el mineral y para realizar el sangrado. Finalmente, la pequeña abertura circular se correspondería con la “chimenea” o salida de gases. Se trataría de un pequeño “boliche”, que es como se conocían los hornos artesanales que se construían para la fundición de plomo.

Pero ¿que fundían exactamente en este horno? La total ausencia de documentación sobre minas en esta zona hace muy difícil saber qué mineral se explotaba y fundía. La rafa minera antes descrita podría tener relación, pero se encuentra bastante lejos bajando por el barranco. Tampoco hay restos evidentes de escorias, aunque pudieron haberse acumulado en el mismo barranco y luego fueran arrastrados por el agua, de ahí su ausencia.

Lo que sí destaca justo al otro lado del barranco es una pequeña cueva, seguramente una explotación, muy poco profunda. Se podría tratar de la explotación de una bolsada de mineral.

burgos4

burgos20

burgos5

burgos8

Obsérvese en las fotografías superiores el corte en el lado opuesto del barranco, en la que se observa un mineral más oscuro en vetas, que podría haber sido el mineral extraído.

Un horno de reverbero como éste podría haberse utilizado tanto para fundir plomo como cobre, y las minas de plomo y cobre de El Pinar no están tampoco muy lejos. La mina más cercana, la de San Antonio Segundo, es de hierro, pero allí se han encontrado malaquitas, lo mismo que ocurre en algunos puntos de este mismo barranco de Los Burgos.  No nos consta la descripción de galena en este barranco, aunque no ha sido muy estudiado, que sepamos.

Como realizamos esta investigación de campo en abril, no dejamos de observar, un poco asombrados, barranco abajo, una vieja conocida, la Rumex bucephalophorus.

burgos19

En la fotografía superior, ejemplares de Rumex bucephalophorus en el barranco de Los Burgos, con su característica floración de color rojo.

La Rumex bucephalophorus es una acedera que florece en abril, durante unas dos semanas, con un característico color rojo durante la floración. La característica que más nos interesa de esta planta es su capacidad de hiperacumular metales pesados, lo que la permite crecer en terrenos mineros contaminados con estos metales, asociándose a la existencia de iones metálicos típicos de los sulfuros complejos (plomo, zinc o cobre). Florece en primavera y desaparece enseguida, sin dejar rastro, hasta la primavera siguiente.

De esta plantita recogimos dos muestras en El Pinar, que fueron llevadas a analizar por Gonzalo Leal. Se calcinaron y analizaron las cenizas, con los resultados (en ppm o gramos por Tm) de 2.630 y 2.820 para el plomo, 191 y 280 para el Cu y 3.677 y 9.912 para el Zn. Nos llamó también la atención de valores altos de fósforo.

burgos17

burgos18

La capacidad de acumular estos iones y los mecanismos que han desarrollado para defenderse de sus efectos nocivos es una forma adaptativa de esta planta, lo que la permite crecer en lugares donde otras plantas no pueden, aparte de ser realmente venenosas para potenciales hervíboros. Obsérvese en las fotografías superiores como esta planta crece casi exclusivamente en una zona muy delimitada, donde no parece que crezcan otras plantas. Esta imagen es muy típica y nos indica claramente la presencia de una antigua escombrera de mina, como hemos visto muchas veces en El Pinar. La escombrera podría haber sido tanto de cobre como de plomo.

Observamos Rumex en varios puntos del barranco por debajo del mencionado horno, hasta llegar a esta gran concentración de esta planta, más o menos a la altura de la rafa o trinchera que comentamos en el primer lugar, que no está muy lejos, y junto a los restos de un pozo de agua o noria:

burgos14

burgos15

burgos16

En las fotografías superiores vemos los restos de un pozo de agua con noria y una pequeña balsa de almacenamiento. La utilización en su construcción de las características canalizaciones de cerámica que se instalaron en la cercana vía del ferrocarril de Chávarri de Bédar a Garrucha, nos indica que el pozo se excavó en el primer tercio del siglo XX. Una bocamina colapasada junto al pozo y cercana a la concentración de Rumex pudiera tener que ver con esta escombrera delatada por la plantita hiperacumuladora de metales pesados, aunque la presencia de plantas en diferentes puntos del barranco nos hace plantearnos también la hipótesis de que se trate de las escombreras del horno que hayan sido arrastradas por las lluvias hasta ese recodo del barranco.

Muchas hipótesis y pocas respuestas, pero nos quedamos con los datos principales: un horno de reverbero de pequeño tamaño junto a una pequeña explotación y cerca del antiguo camino de Bédar a Vera; además de restos escombreras (de plomo o cobre) a lo largo del barranco, delatadas por la presencia de Rumex bucephalophorus de forma aislada.

Seguiremos investigando.

Los anillos “ojo” nazarís del Hisn Serena (Bédar)

El castillo roquero nazarí de Serena (Hisn Serena) sigue reportando sorpresas. Ya son bastantes los restos metálicos procedentes de este castillo, incluyendo una punta de flecha, un virote de ballesta, una contera de estilete y varias dirhenes de plata y un felus de época nazarí.

HisnSerena

El felus, una moneda fraccionaria de bronce, tenían el interés añadido de poder llevar una fecha. Es el caso del felus procedente del castillo, en su único lado visible se lee parte de la fecha “nueve setenta y ochocientos”, es decir, el 897 de la Hégira, o lo que es lo mismo, el año 1474 d. C., año en el que reinaba en Granada Abū al-Hasan ‘Ali ben Saad, más conocido como Mulhacén.

felus

Felus nazarí de época de Mulhacen. Hisn Serena.

dirhem

Dirhem de plata nazarí con perforaciones, seguramente con fines decorativos.  Hisn Serena.

El resto de restos se corresponde con lo que se espera entre los restos de un castillo, clavos y diferentes fragmentos de hierro, incluyendo lo que parece una aguja y dos fragmentos de herraduras.

flech

A la derecha, una punta de virote (ballesta) y una punta de flecha de bronce procedentes del Hisn Serena. A la izquierda, una punta de flecha de hierro procedente del Hisn Bédar. La punta de virote presenta la punta doblada, y la de flecha doblada y rota.

cont

Contera de estilete  (protección de la punta de la vaina) de claro estilo nazarí.

Sin embargo destacan algunos elementos algo inusuales, un clavo decorativo, un botón… y varios anillos. Los anillos, dos de bronce y uno de plata, no parecen especialmente de lujo ni están muy elaborados. Precisamente uno de estos anillos, el segundo de bronce, es una de las últimas piezas de las que  hemos tenido conocimiento, y presenta un gran parecido con el otro anillo, siendo incluso más pequeño que éste (1,9 x 1,3 cm el primero y 1,7 x 1,3 cm el segundo). Su pequeño tamaño parece indicar que se trataba de anillos de mujeres o incluso niños. El anillo de plata, que se encuentra deformado, es más grande, de 2,2 cm de ancho.

an2

Primer anillo de bronce. Parece llevar representado un ojo.

an3

Segundo anillo de bronce con un tamaño y un motivo decorativo muy similar al anillo anterior.

an1

La similitud entre ambos anillos es más que evidente.

Es muy significativo que ambos anillos presenten esta representación de un ojo. El ojo ha tenido un significado muy especial desde la antigüedad, desde un amuleto protector hasta el “ojo que todo lo ve”. En el sufismo existe una expresión, el “ayn al-qalb”, el “ojo del corazón”, una alusión simbólica a la cualidad de la intuición, a la comprensión.

an'4

El anillo de plata, con una decoración muy tosca, presenta un disco decorado con líneas onduladas, que parecía en un primer momento escritura.

HisnBedar

Los restos metálicos procedentes del Hisn Bédar son mucho menos numerosos, pero incluye algunos elementos muy interesantes. Incluye un fragmento de herradura, un clavo de herradura y varios fragmentos de plomo. No tenemos conocimiento de fragmentos de plomo en el Hisn Serena, sin embargo cuatro de los fragmentos del Hisn Bédar son de este metal. Se encuentra también una punta de flecha de hierro.

Pero lo más interesante son, sin duda, unas pinzas de médico, utilizadas para pequeñas intervenciones en la piel y una moneda un tanto extraña.

pinbe1

pinbe2

Estas pinzas de médico son una de los restos antiguos más interesantes e inusuales de los encontrados en el Hisn Bédar.

Pero la palma se la lleva sin duda la moneda procedente del Hisn Bédar. Se trata de una pequeña pieza de cobre de cospel rectangular de 20×22 mm y 1,2 grs de peso. La característica principal es que lleva un muy inusual resello árabe sobre una moneda que podría haber sido bizantina o visigoda . A parte de la rareza intrínseca de dicha moneda, este hallazgo pone en duda lo que pensábamos sobre este castillo roquero.

be1

IMG_5285

Moneda con resello árabe procedente del Hisn Bédar. La moneda fue calentada para aplicar el resello, lo que hizo que se perdiera mucho detalle de la moneda original. Además, el resello se aplicó directamente sobre el rostro del busto representado en la moneda. En todo caso, se trata de una pieza extrañísima de de difícil interpretación dado su hallazgo en en castillo nazarí de Bédar.

Esta moneda nos retrotrae, de hecho, al inicio de la dominación musulmana de la península, en el siglo VIII d.C. Lo que pone en duda la suposición de que el castillo de Bédar fuera edificado, como otras fortificaciones, durante el periodo del reino de Granada. Es muy posible que este castillo sea mucho más antiguo de lo que se cree, castillo que sin duda sufriría modificaciones cuando la frontera con los reinos cristianos se instaló cerca de Bédar.

Como siempre, seguiremos informando.

Estado actual del patrimonio arqueológico minero en Bédar.

Es inevitable que los restos mineros de Bédar estén sometidos a un proceso continuo de deterioro. Al deterioro propio al abandono, se han sumado en muchos puntos la destrucción deliberada, sobre todo en la época de los “locos años” de la construcción, en la que se vio afectado especialmente el patrimonio minero de El Pinar, uno de los más antiguos y característicos de Bédar. A esta destrucción de la mano del hombre, se ha de añadir la provocada por los desastres naturales, sin ir más lejos el terrorífico incendio del año 2012, que afectó de lleno los restos mineros de las minas Pobreza y Alerta, provocando daños irreparables.

Es por eso que lo asombroso sea que muchos de ellos, con más de un siglo de antigüedad sigan ahí, a pesar de que nunca se haya realizado ningún tipo de trabajo de mantenimiento o restauración sobre ninguno de ellos.

De vez en cuando supervisamos las estructuras más importantes, y comprobamos como el deterioro es imparable. No nos hacemos ilusiones con que se puedan realizar trabajos de restauración de algunos elementos. En una provincia donde los políticos incumplen repetidamente con su deber de proteger el patrimonio de su tierra no esperamos que se fijen en el patrimonio minero-industrial de Bédar (véanse las vergonzosas actuaciones de la Junta con respecto a los yacimientos arqueológicos en El Argar y las intolerables declaraciones de diputados con raíces almerienses como José Luis Sánchez Teruel). Al menos, creemos, se deberían llevar algunas acciones de urgencia para asegurar y evitar el previsible deterioro y pérdida de algunos elementos claves de nuestro patrimonio que amenazan derrumbe, como apuntalar la única chimenea que queda en pie en Bédar, perteneciente a una fundición de plomo de mediados del siglo XIX; pero ni eso se plantea.

Esto no impide que vigilemos y alertemos de todos aquellos elementos que corren más riesgo.

El último deterioro documentado afecta a los restos de la caseta de máquinas del pozo Esperanza, en la mina de demasía a Sagunto. La caseta, construida a finales del siglo XIX y rehabilitada posteriormente por Hierros de Garrucha, ha sufrido el derrumbe de algunos de sus muros, como se puede ver en las fotografías:

ESP10

ESP6

En las fotografías superiores, vemos los restos de la caseta de máquinas del pozo Esperanza en 2011.

ESPERANZA2

ESPERANZA

En nuestra última visita en 2017, hemos observado con pesar cómo se ha caído casi toda la fachada.

Una de las pérdidas más sentidas fue a causa del pavoroso incendio de 2012, que acabó con la icónica entibación de madera del socavón San Toribio de la mina Alerta. Las fotografías dejan clara la pérdida:

alerta2

alerta1

En las fotografaís superiores, aspecto de la entibación conservada en el socavón San Toribio en 2011.

alerta sanchis

En la fotografía superior, realizada por José Manuel Sanchís en 2014, se observa como la entibación a ardido completamente, colapsando la galería. Una pérdida irreparable, ya solo nos quedan las fotografías para recordarlo.

POBREZA2

POBREZA1

Otra pérdida, menos conocida, es la del hundimiento del socavón de San Darío de la mina Pobreza, que contemplamos en las dos fotografías superiores. Esta galería permitía un acceso sencillo a las labores interiores de esta tan importante como desconocida mina de Bédar. De hecho, había algunos proyectos para investigar los yacimientos de esta mina. El que esto escribe pudo explorar esta galería durante un buen trecho hasta que la prudencia le aconsejó dar media vuelta para volver con ayuda más especializada, dada la enormidad y complejidad de la red de galerías. Sin embargo, en 2012 comprobamos que había colapsado, aunque no sepamos si el incendio tuvo algo que ver.

pinar2

pinar21

Sin duda, una de las peores pérdidas es la completa destrucción de los restos del importante Lavadero mecánico de El Pinar de Bédar, de finales del siglo XIX (pieza clave del patrimonio minero de Bédar), a manos del urbanismo descontrolado. Las dos fotografías superiores se realizaron en 2004, poco antes de que fueran derribadas. Son de las pocas fotografías que nos han quedado.

embudo

Además de estas estructuras afectadas, nos preocupa (y mucho) el deterioro imparable de unas de las joyas del patrimonio minero de Bédar, la tolva embudo de Tres Amigos. A pesar de su impresionante tamaño y esmerada construcción (el cono, de más de 25 metros de diámetro en su parte superior) apenas se aprecia en la fotografía superior. A pesar de todo, sigue impresionando cuando se ve en directo, pero si no se limpia y se evita la proliferación de maleza de todo tipo (incluso pequeños árboles), el trabajo de mampostería acabará por destruirse, quizás irreparablemente.

14

Otra de nuestras principales preocupaciones es, y sigue siendo, la chimenea de la fundición Carmen (en la fotografía superior). Este es uno de los restos más antiguos de la minería de Bédar, de mediados del siglo XIX. Se trata de una fundición de plomo que incluye un lavadero mecánico y una explotación (un pozo  minero). A pesar de su antigüedad, está bastante bien conservado y se pueden apreciar numerosas características que diferencian esta fundición de las que se construyeron en la época cerca la costa, convirtiéndola en una estructura única que nos puede ayudar mucho a comprender el importante episodio minero del plomo del siglo XIX.

107_0743

Como pueden ver en la fotografía superior, la chimenea presenta una gran grieta en el lateral que amenaza seriamente la estructura. Lo ideal sería un cerclaje con bandas metálicas, como se hace en numerosas chimeneas antiguas para evitar que se abran y se derrumben. Si eso no fuera posible (aunque no entendemos por qué no puede serlo), al menos realizar algún tipo de obra de apuntalamiento que evite el derrumbe hasta que se pueda hacer algo mejor. Es la última chimenea de Bédar, es un símbolo de la minería de esta zona y cuando caiga (lo que ocurrirá tarde o temprano si no se hace nada) perderemos algo más que una vieja chimenea.

20170419_174831

Si la chimenea de la fundición Carmen de El Pinar es la última chimenea y un símbolo de la vieja minería bedarense del plomo, el castillete del pozo P (Mina Mahoma) es el último castillete de extracción que queda en pie en Bédar. Es, por méritos propios, un símbolo de la otra gran minería de Bédar, la del hierro. Y empieza a preocuparnos. Estructuralmente muy parecida a algunos castilletes de Sierra Almagrera, parece que si no se ha colapsado todavía es porque las traviesas de madera que sujetaban las poleas mantienen unido ambos muros del castillete. Eso hasta ahora, pero habría que empezar a analizar su estabilidad y, en caso necesario, proponer medidas que eviten su más que previsible colapso cuando las maderas que la unen acaben cediendo al tiempo y la podredumbre.

Presentación “Poemas 2006-2016” de Virginia Fernández Collado

El pasado viernes día 26 de mayo se presentó en el Museo de Arte de Almería el libro Poemas 2006-2016 de Virginia Fernández Collado, editado por Ediciones del Genal y la Fundación Fondo Kati. En las intervenciones participaron Ismael Diadié Haidara, presidente de la Fundación Fondo Kati, Francisco Javier Fernández Espinosa, representando a la UNESCO, Juan José Ceba, maestro y poeta, en representación de Pilar Quirosa-Chyerouze, Francisco Vargas, profesor y poeta y la autora del libro. Al finalizar el acto, el músico Islandés Reynir Hauksson puso un punto final a tan cálida velada.

Ismael Diadié en su intervención nos hizo ver la importancia de la palabra como nexo de unión entre culturas, crear puentes es más importante que construir muros, dijo.

Francisco Javier Fernández explicó el proyecto solidario que lleva asociada esta edición, se trata de la cesión de los derechos de la autora para la escolarización de niñas en Uruguay, un acto según sus palabras, muy generoso.

Juan José Ceba en su intervención hizo hincapié en el hecho de estar en una ciudad que ha tenido una larga tradición poética desde el sufí Ibn al-Arif hasta José Ángel Valente, por eso los poetas almerienses hoy en día deberían ser más exigentes consigo mismos como lo es hoy Virginia Fernández Collado. Hizo el elogio del libro tanto por su contenido como por la forma elegante de la edición. El texto que leyó Francisco Vargas de Pilar Quirosa-Cheyroze ahondó en el contenido y el estilo de la poeta. Virginia leyó algunos de sus versos, entre ellos: Descanso como una amapola/me cae la lluvia/soy naturaleza/soy árbol.

El acto fue cerrado por Ismael Diadié Haidara, presidente de la Fundación Fondo Kati y la música de Reynir Hauksson.

Pasamos a ver algunas fotografías del evento realizadas por José María Muñoz Vilchez:

_MG_4633

_MG_4589

_MG_4577

_MG_4572

_MG_4566

_MG_4556

_MG_4554

_MG_4616

Se puede decir que, sin lugar a dudas, se trata de una de las obras más importantes de un autor bedarense. Aunque no nos consta que acudiera al evento ninguna representación municipal, suponemos que se reservan algún tipo de acto de presentación en Bédar, posiblemente durante las actividades culturares que se suelen llevar a cabo durante el mes de agosto.

Tenemos que destacar  que la lectora ha cedido los derechos de la obra para la escolarización de niñas en Uruguay. Es decir, comprar el libro no solo permitirá el poder conocer y disfrutar del trabajo de Virginia, además colaboraremos en la escolarización de niñas que pasan dificultades hoy en día en Uruguay.

Como ya hemos ido contando, y a pesar de tratarse de un género literario -la poesía- muy minoritario, la obra de Virginia ha disfrutado de una difusión más que aceptable entre los medios de comunicación, incluida la televisión.  Repasemos un poco las diferentes noticias que se han ido publicando:

IMG-20170422-WA0000

La presentación de la obra en Canal Sur:

18274825_10155259186337118_6316531004295813444_n

Diferentes recortes de prensa:

IMG-20170528-WA0009

IMG-20170528-WA0008

IMG-20170528-WA0005

IMG-20170528-WA0007

_MG_4572