Mojácar: la mina “La Equivocada” de Sopalmo

Hoy trataremos sobre una mina de Mojácar, y no, no nos hemos equivocado. Aunque la idea general es que la minería en el término municipal de este municipio es muy escasa, poco más que la mina que llaman “las Menas”, la verdad es que la sierra guarda muchas sopresas en este municipio, algunas de las cuales desvelaremos prontamente.

Por lo pronto vamos a hablar de una mina en el paraje Fuente de Serón de Mojácar, cerca de Sopalmo, que nuestro amigo Mario López visitó no hace mucho para recoger y analizar sus minerales. Nosotros vamos a dar una pincelada histórica, al tratarse de la muy desconocida minería de esta turística localidad. en la que parece que solo hay playas y hoteles. Nada más lejos de la realidad.

equivocada titulo

El registrador de estas minas de cobre, pues este es el mineral que interesa en esta mina, era un vecino de Almería, Don Luis de Soria Diaz, domiciliado en la calle Pescadores número 18. No se trata de una única mina, en total registró cinco en la zona, todas de cobre, aunque la primera y al parecer principal fue la conocida como La Equivocada, número 9.128, que se demarcó en 1877, registrada muy probablemente el año anterior. Antes, al parecer, intentó su primer registro en Turre en 1874, con la mina “El estreno de Soria”, en el paraje de Gachas micas.

El motivo del registro parece ser el interés de una importante empresa minera extranjera, que llegó a analizar los minerales en 1876 y con la que estuvo negociando para cederla a partido. Desconocemos si llegó a firmarse el contrato o de qué empresa extranjera se trataba, pero en esa época se exportaba mineral de hierro de diversas minas de la zona, especialmente hacia Inglaterra, por lo que pudiera tratarse de una empresa inglesa.

 

60418358_356166291913670_6792719472747610112_n

60663863_683021458801350_1189053960661499904_n

Fotografías de la cantera principal con su enorme escombrera.

60483511_303396297278028_8578460616933507072_n

Panorámica del barranco de la Fuente de Serón.

 

El caso es que sabemos que don Luis de Soria creó una sociedad minera, de nombre “La Equivocada” que disponía de 100 acciones. A la mina La Equivocada se añadieron rápidamente otros registros, demarcados en 1878, también de cobre y colindantes a La Equivocada. Estos registros nos indican que posiblemente se llegó a firmar el mencionado contrato de partido con la empresa extranjera, aunque hay otros indicios que afirman que pudiera haber sido iniciativa del propio registrador, pues se hace mención  a la “…constancia en los trabajos y la acertada dirección del minero D. Luis de Soria Diaz…” en 1878, aunque no era lo habitual, sobre todo tratandose de un registrador de Almería capital.

Las otras minas que se demarcaron fueron las de Providencia y San Bartolomé y las de Santa Ana y Perseverancia, ambas sobre pequeñas excavaciones, seguramente de exploración cercanas a la mina principal. El mineral de cobre se indica que “emana de un filón ferruginoso a la superfície, que indicaba la potencia de su riqueza en la interioridad del seno de la montaña”.

Los restos mineros en la zona muestran trabajos a cielo abierto, con escasos trabajos subterráneos, lo que es de esperar dadas las características del terreno, muy friable.

 

60699583_802676743465909_5940125042372247552_n

60814051_831783883844118_2591958079612387328_n

Aspecto de las pocas galerías, el terreno es friable y muy inestable.

Aunque las escombreras tienen una cierta entidad, lo que indica la realización de trabajos de forma más o menos continuada, el proyecto no parece que fue muy exitoso. Se pierde la pista de D. Luis de Soria hacia 1878, en el que se muestra ausente de su domicilio en Almería, y todas las minas caducaron y fueron subastadas hacia 1889. Como dato de interés, las minas Santa Ana y Perseverancia dejaron una deuda de 4.000 pesetas, por impago del canon del 3% sobre los productos de la mina, lo que indica que fue explotada de forma efectiva.

Para esta pequeña pincelada de la historia de Mojácar hemos contado con la inestimable ayuda de Jacinto Alias Pérez,  gracias a su gran conocimiento de Sierra Cabrera y también con Ine Thijs, nuestra experta en minerales. Pronto publicaremos noticias más interesantes todavía, y de más calado, sobre la minería en Mojácar.

 

58933448_2256313244483363_434769089718648832_n

 

Anuncios

Pinar de Bédar: la mina “Mentira”

Seguimos con un apartado más de la investigación minera en Bédar. Volvemos a El Pinar de Bédar, a otra de las minas poco conocidas, la Mentira, que, aunque parezca mentira y sin querer repetirme mucho, antes se llamaba Verdad, aunque la verdad es que sabemos muy poco sobre ella.

Lo que sí que parece claro es que a veces los nombres de las minas, especialmente los registros de plomo más antiguos, recibían nombres muy curiosos, y en El Pinar de Bédar tenemos numerosos ejemplos.

 

mentiraplano

A la derecha, plano de la zona explotada hacia 1850, entre las minas de Dos Hermanas y Sanguijuela encontramos la concesión de explotación de terreras Aquí te quiero escopeta y la mina la Verdad. El plano de la derecha muestra la misma zona hacia 1870, la zona está ocupada ahora por una concesión mayor de nombre Mentira, propiedad de la sociedad Filantropía.

verdad

Diferentes elementos estudiados ubicados sobre un plano de google maps. Se observan los grandes depósitos de escombreras entre los vestigios del antiguo bosque de pinos que ocupa la parte alta del barranco del Gato, uno de los pocos que queda en la zona.

 

Un conjunto de estas pequeñas y antiguas minas de plomo se encuentran en la parte más alta del barranco del Gato, justo al norte de las más conocidas minas de Dos Hermanas y Medidas Extraordinarias. Sin embargo, la práctica ausencia de documentación sobre ellas contrasta con la gran cantidad de restos mineros que existen en la zona, que indican una más que intensa actividad extractiva y mineralúrgica para la extracción de la galena, en especial de triturado y lavado de minerales.

Aunque sospechamos que se trata de una de las zonas en las que está documentado que se extrajo mineral durante el siglo XVI, la intensa actividad minera posterior ha borrado los posibles vestigios que hubieran quedar.

La Mentira aparece como una de las concesiones mineras propiedad de la sociedad Filantropía cuando ésta fue adquirida por la Compañía de Aguilas previo arriendo en 1878. Sabemos, sin embargo, que hacia 1850 el espacio ocupado por Mentira lo ocupaban las pequeñas minas Verdad, una de las minas pertenecientes a la sociedad Constancia, participada por Heredia y la familia Berruezo de Garrucha, y una pequeña concesión para la explotación de terreras (escombreras) con el curioso nombre de Aquí te quiero escopeta, demarcada al menos desde 1848. El hecho de la existencia de una concesión para el aprovechamiento de escombreras nos lleva ya a la existencia de una actividad minera anterior, sabiendo que el inicio de la minería moderna de plomo en el Pinar de Bédar data de 1843.

El estudio en detalle sobre el terreno nos da muchas más pistas, que merecen ser comentadas.

 

mentira8

escopeta1

escopeta2

escopeta3

mentira9

Zona de escombreras y minas superficiales (alguna de ellas reaprovechada como vivienda de minero) de la zona de la concesión de Aquí te quiero escopeta, con el aspecto habitual de las minas de El Pinar, con numerosos vestigios del tratamiento y lavado de minerales.

 

Este sector del barranco del Gato, en su lado izquierdo ascendiendo por ella, presenta grandes escombreras, procedentes de diversas galerías muy irregulares y de poca profundidad que jalonan toda esta ladera. Las escombreras, que corresponderían a la vieja concesión de Aquí te quiero escopeta, presentan diferente granulometría, lo que nos habla de diferentes procesos de triturado y lavado para la obtención de la preciada galena.

En su margen derecho, sin embargo, muestra una serie de restos mineros que difieren en parte de lo que viene siendo habitual en este coto minero. La presencia de lo que a primera vista parece un cortijo, con numerosos restos de cerámica doméstica, puede engañar, ya que no existen tierras cultivables en las cercanías. Junto al cortijo hay pequeñas galerías, pero destacan principalmente la presencia de un pozo y de una galería de características muy diferentes a las que habitualmente se encuentras en estas minas.

El “cortijo” está claramente ligado a esta mina, en terrenos de lo que fue la mina Verdad, y seguramente se trataba de un almacén de mineral y habitación para un guarda de minas. Desconocemos a qué compañía pudo pertenecer, pues no se trata del cortijo-almacén que poseía la mina Constancia, cuyo almacén sabemos hoy que estaba en la mina Justicia del Cielo, ni tampoco del almacén de la sociedad Filantropía, pues se encontraba también en otro lugar.

 

mentira1

mentira2

mentira3

Ruinas del cortijo-almacén y pozo de la concesión.

 

La principal galería supone el punto más misterioso de esta mina, ya se explotara como Verdad o como Mentira. A diferencia de las galerías típicas de la zona, irregulares, poco cuidadas y poco profundas, esta mina es regular y bien labrada (para lo que es la zona, claro está), sin marcas de martillos neumáticos ni de barrenos, pero sin espacios claramente dispuestos para la disposición de candiles, aunque algunas hubieran podido servir para ello sin dificultad. La galería desciende en una pendiente pronunciada, aproximadamente unos 20 metros (lo cual es bastante para la media de la zona), sin bifurcaciones, hasta el frente de corte.

A la salida de la mina se haya una zona de escombrera con restos evidentes de machacado, así como un pequeño edificio en ruinas cuya funcionalidad desconocemos. El pozo parece un esfuerzo de explorar y acceder a un yacimiento que se asociaba claramente a esta galería, digamos, inusual.

 

mentira4

mentira5

Zona a la salida de la galería, con los restos de un edificio pequeño rectangular y una escombrera con morfología de zona de triturado y posiblemente lavado.

 

mentira6

mentira7

Aspecto y entrada de la galería principal de la concesión, cuya morfología es claramente diferente de las otras explotaciones de la zona, como las que hemos visto en Aquí te quiero escopeta.

 

Lo único que podemos afirmar con seguridad es que esta mina fue explotada o al menos investigada por rebuscadores de la sierra (mineros que buscaban mineral en minas abandonadas y escombreras), pues hayamos la parte superior de un carburero que data de principios del siglo XX, si tenemos en cuenta que las lámparas de acetileno se patentaron en 1899 y que se trata de un modelo de estilo antiguo.

A penas quedan restos del mineral explotado en esta galería, cuyo yacimiento, seguramente una veta de galena de mejor calidad que lo habitual, fue explotado a conciencia. Sin duda la galería se abandonó al perderse dicha veta en profundidad, ya que existen catas laterales en algunos puntos, pero que no se continuaron.

La antigüedad originaria de esta galería nos ofrece algunas dudas, aunque no disponemos de ningún indicio que sustente esta hipótesis, más que las características mismas de la galería.

 

galena

Algunas de las muestras recogidas en las paredes de la galería muestran sin duda alguna cual era el mineral explotado: la galena.

carburo1

Parte superior de un carburo encontrado en el frente de corte de la galería principal. Por su diseño se puede datar de principios del siglo XX.

Bédar: nueva ruta de senderismo urbana

La propuesta turística de Bédar empieza a concretarse y reglamentarse. Desde siempre uno de las actividades más agradables de todos los que la visitaban era darse una vuelta por el casco urbano, lo que en cierta manera es un viaje en el tiempo a uno de esos pueblos moriscos encaramados en las montañas de calles retorcidas donde se aprovechaba para el cultivo hasta el más minimo espacio disponible por medio de terrazas.

 

ruta urbana

Sin embargo, se echaba en falta algún tipo de guía que nos permitiera no olvidar ninguno de los rincones que merecen ser visitados. Por fin, dicho proyecto a visto la luz y una ruta, de 1,9 kilómtetros, permitirá visitar como es debido este precioso pueblo.

Los puntos estrella son sin duda su iglesia-fortaleza, construida por los moriscos y que se salvó de la quema durante la rebelión de las Alpujarras, y la bucólica fuente Temprana o Begira, fuente que hunde sus raíces en los más remotos orígenes hispano-musulmanes del municipio y donde, además, ofrece una de las mejores aguas que pueden beberse.

Sin duda el municipio avanza hacia su objetivo de convertirse en referencia geoturística, con una oferta que complemente a la ya importante de mar y sol que ya ofrece la zona y que, en ciertos casos, pueda ser una alternativa para todos aquellos que, cansados del bullicio playero y discotequero, quieran vivir otras experiencias con más contenido histórico, cultural y natural.

No podemos dejar de mencionar el proyecto de la mina Mulata, que será en un futuro (esperemos que no muy lejano) un componente de prestigio a añadir a esta ya de por sí interesante ruta urbana. La mina, en la que ya se trabaja para habilitar una primera fase, consistente en un espectáculo de luz y sonido en la principal de sus cavidades, promete ser una de las alternativas más interesantes a las quemaduras solares y bocadillos envueltos con papel de plata y con lata de cerveza que ofrece la costa.

Y como nos gusta dar ejemplos más visuales, y dado que los espectáculos de luz y sonido en grutas o cuevas es algo que realmente atraen a gente, comentaremos en caso de las grutas de la Cocalière, en el parque nacional de Cévennes, en el municipio francés de Courry.

IMG-20190426-WA0001

 

Estas grutas disponen de un tren turístico para los visitantes, siendo su principal atractivo las imponentes estalactitas y estalagmitas, convenientement iluminadas, creando un espectáculo difícil de olvidar.

 

IMG-20190426-WA0030

IMG-20190426-WA0029

IMG-20190426-WA0027

Como todo complejo turístico que se precie, y para alegría de los habitantes de la comunidad, el centro dispone de su centro comercial en el que, además de los productos habituales, se pueden encontrar todo tipo de productos típicos de comerciantes y productores de la zona.

IMG-20190426-WA0002

 

Algunos de los productos que se venden no estaría fuera de lugar en un centro similar que pudiera construirse en las minas visitables de Bédar, aunque, aunque para nosotros más que “chauve-souris” sería “morciguillo”:

 

IMG-20190426-WA0031

 

Como curiosidad, estas cuevas ofrecen la posibilidad de alquilar una de las habitaciones con más encanto que pueda haber, ideal sin duda alguna para viajes de bodas:

 

IMG-20190426-WA0010

IMG-20190426-WA0012

 

Pero sin duda, sigue siendo la mina una de las atracciones más buscadas, sea en forma de museo o rutas en minas visitables o reconstrucciones de la misma. En ella el visitante puede experimentar el ambiente al que se exponían los sufridos mineros que en ella tuvieron que trabajar:

 

IMG-20190426-WA0003

 

En fin, como se puede ver, no en todos lados se puede disponer de este tipo de atracciones, que sin duda redundan en beneficio para todos sus habitantes. En Bédar, con las maravillas de las que disponemos, ya vamos tarde… pero por algo se comienza, enhorabuena por la iniciativa.

 

ruta urbana

 

Minas menores de Bédar: la mina Cuaresma

Seguimos con los trabajos de catalogación del patrimonio minero de Bédar, en concreto con la difícil identificación de lo que hemos dado en llamar “minas menores”.

En muchas de las miles de concesiones mineras que se registraron en el término de Bédar no pasaron de ser meros planos y sus correspondientes sociedades, simple “minería de papel”. La especulación, en especial tras la instalación del ferrocarril de Chávarri, solo dio frutos en algunas contadas ocasiones, fuera de las minas más ricas.

La mina Cuaresma podría haber sido otra de otras tantas concesiones mineras de mineral de hierro sin más de interés. La concesión minera, que ostenta el número 14.281, se representó en algunos planos que se conservan y la documentación parece indicar como interesado a Manuel Caravaca Alarcón, un vecino de Garrucha conocido por su actividad registradora en la provincia (lo que se puede traducir por “especuladora”) y que en Bédar se encuentra especialmente relacionado como propietario de una de las minas importantes, la mina Alerta. También aparece relacionado, no sabemos si como un propietario más o fruto de algún arrendamiento, el vecino de Bédar Rafael Jordá Pérez, del que se poseen menos datos, con cierta actividad registradora también en la provincia.

cuaresma2

 

cuaresma1

La concesión minera no hubiera tenido mayor interés, a pesar de haber sido mencionada por el ingeniero de minas S. Czyszkowski en 1897, colindante de la concesión Segunda Mulata, aunque reconociendo su poca importancia, con solo algunas trazas de mineral.

El reconocimiento de la mina, que se encuentra cercana a las ruinas del Cortijo Alambre de Bédar, muestra sin embargo cierta actividad minera, pero de escasa entidad, sobre unos pequeños crestones de mineral que parece que se abandonó por no continuarse en profundidad. Algunos muros de mampostería seca, unas pequeñas escombreras y un pozo de unos 3 metros de profundidad son los restos más notables. A pesar de su escasa entidad, la presencia de trabajos permite que esta concesión minera adquiera el estatus de mina y se incorpore al catálogo de las de Bédar.

IMG_20190319_182051

Los crestones de mineral de hierro de la mina Cuaresma son la continuación de otros que se encuentran en el límite de las concesiones Mozambique y Segunda Mulata, las concesiones colindantes y que se observan al otro lado de la carretera de Bédar a Serena.

 

IMG_20190319_180005.jpg

 

IMG_9537

Crestones de mineral de la mina Cuaresma con Bédar al fondo.

 

IMG_9539

IMG_20190319_175627

Pequeños muros de mampostería seca y escombreras de la mina.

 

IMG_9535

IMG_20190319_175524

Pequeño pozo sobre la zona mineralizada que deja al descubierto una pequeña masa de mineral.

minero