Milagro de navidad

Hoy contaré una historia muy curiosa que seguro que poca gente conoce, aunque antes de empezar quiero comentar un poco lo que ocurre con las elecciones municipales, cuya campaña hace poco que ha empezado. No comentaré mucho, pues tampoco hay mucho que comentar. Pese a los rumores insistentes que hablaban de que se presentaban varias listas (una incluso de ingleses), al final y vistas las listas publicadas, éstas se reducen a dos. Son los de siempre, PSOE y PP, y casi ni eso. La verdad es que la lista del PP parece una lista fantasma, pero no lo puedo asegurar. Es realmente una pena, porque un poco de oposición de verdad siempre va muy bien, y tampoco en Bédar se tendrá la oportunidad de votar a los nuevos partidos emergentes, tipo Podemos o Ciudadanos, ni siquiera a Izquierda Unida. En fin, espero al menos que no se gasten mucho dinero en la campaña. Realmente no hará falta.

También aprovecho para decir que se publicó en abril la segunda parte del artículo sobre el ferrocarril Bédar-Garrucha en la revista Hobbytren. Como no es fácil conseguir un número, quien quiera leerlos puede escribirme. Se hace un buen repaso de la historia de este ferrocarril, para quien no la conozca, y se completan muchas incógnitas, para quien ya sepa algo. Entre las novedades está la del aspecto original real de las locomotoras Saint Léonard, como era la Deutz “Chimpún” de la Unión Bedareña, e incluso el aspecto de las pequeñas locomotoras LLD y Orenstein & Koppel de Hierros de Garrucha.

020TFINAL

La historia que vengo a contar está recogida en las memorias de Wilhelm von Fircks, uno de los directores de la Compañía de Águilas menos conocidos. La historia está recogida en su libro de memorias “Meine Reisedecke”, en la que dedicas varios capítulos a sus experiencias en España. Director entre 1901 y 1903, a von Fircks le tocó vivir una época agitada en la historia de las minas en Bédar.

CANDIL ALMADEN

Candil tipo almadén de finales del siglo XX encontrado en una de las minas de la concesión de “Dos Hermanas”, en el Pinar de Bédar.

Acostumbrado como estoy a encontrar casi siempre historias trágicas y accidentes mortales (muertes por hambruna, accidentes en la mina, atropellos por ferrocarril…), se agradece una historia que acabe bien. Como curiosidad hay que decir que Fircks consideraba las minas de El Pinar como muy antiguas (de época romana), aunque no explica el por qué de esta afirmación. No es el único autor que hace esta afirmación, aunque de momento no hay descripciones o restos que lo confirmen objetivamente.

Cuenta Fircks que en las navidades de 1902, estando en las oficinas de la Compañía, lo que hoy en día es la urbanización de El Pinar de Bédar, apareció un niño que vino corriendo para avisar de una desgracia: “en una trancada profunda del pozo de la Cabra, una roca ha matado a Juanito el Moro”. Firkcs acudió rápidamente al lugar del accidente, junto a los encargados de las minas Darío y Juan Crespo. El espectáculo con el que se encontró era el habitual en este tipo de desgracias. A la entrada del pozo se agolpaba una multitud de la que emanaban los lamentos lastimeros de mujeres y niños. Los guardas de las minas, armados con rifles, patrullaban por la entrada intentando mantener el orden.

mina 1

Minas de plomo de La Gamberra: concesión “Ello es preciso”.

Lo que parecía que iba a ser una simple operación para rescatar un cadáver se convirtió en algo muy diferente. Según el relato de Fircks, este pozo de la Cabra consistía en una profunda trancada, desde la cual partían numerosas labores anárquicas en busca de las pequeñas vetas de mineral. En el fondo de la misma, Juanito el Moro estaba vivo, pero una gran piedra se había desprendido y estaba atrapado por el tobillo. Juanito estaba consciente.

CANDIL TIPO2

Pequeño candil de aceite en hojalata hallado por Jose F. Castro Medina en una mina de la concesión “Este año ha de ser”. Este candil, de factura artesanal, data de principios de siglo, por lo que podría ser del tipo que llevaba Juanito el Moro.

mina2

Candil de aceite en el lugar en el que lo dejó su propietario hace más de 100 años, mina Dos Hermanas.

Según Fircks, el trabajador no tenía autorización para estar en esa mina, pues estaba prohibido acceder a esa mina. Sin embargo, Juanito parecía tener buenas razones: tenía que llevar el pan a sus hijos y se decía que en esa mina quedaba todavía buen mineral.

mina4

Las minas de El Pinar se caracterizan por estrechas trancadas y peligrosas galería irregulares que siguen las principales vetas de mineral.

Trabajar en esa estrecha trancada era peligroso, el techo era muy inestable y enviar a operarios para intentar sacarlo era ponerlos en grave peligro, pues continuamente caían piedras y arena del techo inestable, a punto de ceder por completo. Sin embargo, Juanito solo estaba atrapado por un tobillo y,milagrosamente, parecía que no se había roto nada. De esta manera decidieron lanzarle una cuerda para que se la atara a la parte superior del tórax y, desde una zona segura, intentarían sacarlo de ahí.

mina3

Galería para conducción del agua necesaria para las tareas de lavado del mineral de plomo.

Tras la oración de rigor, cuatro operarios procedieron a tirar de la cuerda. Cuenta Fricks que la extracción fue dolorosa para Juanito, pero pudieron liberarlo de la roca que le aprisionaba el tobillo y tirar de él hasta ponerlo a salvo para después ser conducido en una camilla por los caminos de montaña. Juanito no sufrió ninguna secuela en un accidente en el que, según toda lógica, tendría que haber muerto. Comenta Fircks que acabó trabajando de agricultor en una finca de Cuevas y que le iba muy bien.

CARBURO PINAR

Este carburo de principios de siglo fue encontrado abollado y roto en el fondo de una profunda trancada en la mina “Mentira”. Quien podía permitírselo utilizaba carburo y no candiles de aceite, más seguros y con mayor poder de iluminación eran, sin embargo, bastante más caros. Aunque con cierto parecido con la trancada descrita por Fircks, esta trancada no disponía de registros laterales “en busca del mineral de plomo” como la descrita en el relato.

Interesante historia, que para variar acaba bien, lo cual no es muy habitual. Todavía no sé donde se encuentra ese pozo de la Cabra en el Pinar. Aunque sí se conocen los nombres de las minas, la Compañía concedía pequeñas concesiones de terreno para que mineros autónomos las explotaran a partido. Juanito el Moro era uno de estos mineros a partido, que disponía de una concesión para su explotación, aunque era tan poco el mineral y tanto el hambre, que no sería el único que efectuaba rebúsquedas en otros lugares a escondidas, incluso en lugares manifiestamente peligrosos. No en vano, Fircks habla de la presencia de guardas armados con rifles, que creo que más que para evitar que los mineros entraran en lugares peligrosos, era para evitar que fueran a saquear las minas con mejor mineral. Dadas las condiciones en las que trabajaban, aue Juanito el Moro sobreviviera a un accidente en una de estas peligrosas minas es, sin duda, un auténtico milagro.

Anuncios

El ferrocarril Bédar-Garrucha

En el número de marzo de la revista HOBBYTREN, se ha publicado la primera parte del artículo sobre el ferrocarril Bédar-Garrucha. Como ya comenté anteriormente, todo empezó con la visita de un redactor de la revista al Ayuntamiento de Bédar, preguntando por lo que quedaba del ferrocarril.

portada

Como hace ya tiempo que se publicaba nada al respecto de este ferrocarril (que yo sepa, al menos), he procurado actualizar la información con la esperanza de que hubiera alguna novedad. Y la hubo. Sigue habiendo una misteriosa ausencia de fotografías y datos de un ferrocarril que estuvo muchos años en funcionamiento. Ya digo que es parte de la misteriosa “desaparición de la historia” que ha sufrido Bédar durante mucho tiempo, que ha dejado enormes lagunas en un periodo de tiempo tan importante como fue el siglo minero en la que llegó a ser una de las cuencas mineras de hierro más importantes, desde la que se exportaba (vía Garrucha) mineral hacia el País Vasco, Inglaterra, Holanda, EEUU…

ART1art2art3

Claro que para ello me he tenido que aupar a hombros de gigantes. Así he contado con la inestimable ayuda de José Antonio Gómez Martínez, uno de los autores del mítico libro “Trenes, Cables y Minas de Almería”, y también de otros especialistas y entendidos en temas ferroviarios, que menciono en los agradecimientos que aparecerán en el segundo número del artículo. Por otro lado, no podían faltar los referentes habituales en cuanto a historia del levante almeriense: Juan Grima y Federico Moldenhauer.

Al tratarse de una revista especializada en temas ferroviarios, no es fácil de encontrar aunque se distribuya en todo el Estado. Sin embargo, se enviarán números al Ayuntamiento, y a buen seguro que los pondrán a disposición de los vecinos para que lo puedanleer. De la misma manera, si a alguien le interesa mucho y no puede hacerse con una, que me lo diga y veremos qué podemos hacer.

Hierros de Garrucha – Minas de Bedar

Ya he comentado algunas veces la extraña ausencia que hay de acciones mineras de las sociedades que trabajaron en Bédar. Da un poco de envidia ver los centenares de acciones de las diferentes empresas de Sierra Almagrera que han sido o bien publicadas o bien que se pueden adquirir en diferentes tiendas e incluso por internet.

DURO FELGUERA005

DURO FELGUERA004

Desde 1.952 a 1.970: Minas de Bédar (I). Las minas llegaron a dar trabajo a más de cien gallarderos. Por Mario Guillén Valdivia, Segundo Ramírez Rodríguez y Emilio Ruiz Ruiz. Se trata del mítico artículo que, por primera vez, trató seriamente la historia de la empresa Hierros de Garrucha. Fue publicado en el nº 9 de La Cimbra de Los Gallardos. El número está totalmente agotado y solo es posible coseguirlo de ocasión. Se trata de un documento imprescindible para todos los que quieran saber más sobre esta empresa, que marcó una época y dejó un recuerdo imborrable que perdura todavía en Bédar y Los Gallardos. Pueden acceder al documento en formato pdf en el enlace sobre la imagen.

En cambio, no hay casi ninguna acción de las empresas que trabajaron en Bédar. Para el investigador es algo francamente frustrante. Se puso una a la venta, hace ya tiempo, una de la Garrucha Iron Mining Company, que explotó minas en Bédar, aunque en la acción no aparece el nombre de Bédar por ninguna parte. Corren por ahí acciones de una mina “Reforma” que se asegura son de Bédar. Pero tras adquirir una y estudiarla bien, tengo muchísimas dudas de que se trate de alguna de las Compañías que trabajaron en Bédar. Es verdad que han aparecido algunas acciones de una compañía llamada Fortuna, aunque dedicada a la búsqueda de agua, pero no deja de ser una actividad minera. En cambio, de las compañías que se dedicaban a extraer hierro y plomo, nada de nada.

HIERROS DE GARRUCHA

DURO FELGUERA001

En la parte superior, ueva acción de Hierros de Garrucha vendida recientemente en todocoleccion.net, filial de Duro Felguera, de la que incluimos también una de las acciones conocidas. Se trata de una acción de 1953, en la que se indica un capital social de 15 millones de pesetas.

A parte de esto, nada que yo sepa. ¿Es posible que haya acciones en colecciones privadas? Lo dudo, pues alguno de los principales coleccionistas también se sorprende de que no haya acciones de estas minas, explotadas por un periodo tan prolongado y a cargo de numerosas compañías diferentes. Un verdadero misterio que no solo se limita a acciones mineras, hay también una extraña falta de fotografías de instalaciones que llegaron a ser muy importantes, como el ferrocarril Bédar Garrucha, sin ir más lejos, algo que también desconcierta a los historiadores ferroviarios. La misteriosa desaparición de documentación minera alcanza al famoso cable aéreo Serena-Garrucha, aunque últimamente hemos podido acceder a importantes documentos gráficos sobre él, aunque no en España… sospecho que si estuvieran en España seguirían desaparecidos a día de hoy.

Sin embargo, de vez en cuando aparece algo. Hago visitas de vez en cuando a las tiendas de segunda mano de internet, por si hay alguna novedad. Y ha aparecido algo. En octubre se puso a la venta una acción de la empresa Hierros de Garrucha de 1953 en todocolección.net. Desgraciadamente ya se vendió y no tuve oportunidad de poder conseguirla, pero al menos tenemos la imagen, que es suficiente si no eres coleccionista. Como no podía ser de otra manera, aunque las minas estaban todas en Bédar, en la acción no se menciona ésta en ningún momento.

Aunque las minas estaban en Bédar, la empresa se llamó Hierros de Garrucha, S. A. El motivo era por simple marketing, pues Garrucha como puerto de embarque era mucho más conocido. Es por eso también que seguramente la empresa minera a la que hacíamos referencia antes se llamó Garrucha Iron Mining y no Bédar Iron Mining. Sin embargo. Posteriormente se le añadió la coletilla “Minas de Bédar”, ante la presión de las autoridades de Bédar.

Aunque parezca lo contrario, en lo que se refiere al estudio de la historia minera, no nos olvidamos de Hierros de Garrucha y de este segundo periodo de historia minera entre 1952 y 1970. Este periodo parecer menos interesante por ser más reciente, pero es mucho más importante a nivel de impacto en la memoria colectiva del pueblo. Normalmente, cuando alguien de Bédar habla de las minas o del cable aéreo, no se refiere a la remota época de la Compañía de Águilas o el cable a Garrucha, se refiere a Hierros de Garrucha, el Hoyo Júpiter, a las Cañadicas, al cable a los Gallardos, a don Felipe Guillén, y a los sufridos mineros que son ahora nuestros padres o abuelos. La ventaja es que tenemos todavía aquí a testigos de primera mano, aunque por desgracia cada vez son menos. No quiero dejar de recordar a Antonio Imbernón, antiguo trabajador de Hierros de Garrucha que desgraciadamente nos dejó no hace mucho, y que nos ayudó mucho a conocer nuestra historia.

HOMENAJE 2005

Homenaje a los trabajadores de Hierros de Garrucha en 2005.

A su debido tiempo, cuando esté preparado, volveremos a retomar en profunidad este interesante periodo de actividad minera, del que llevamos recopilada ya bastante información. Para ello esperamos que los lectores puedan ayudarnos con toda la información que posean, pues la mayor parte de la información de la que disponemos ha sido gracias al testimonio y ayuda de ex trabajadores de la empresa y familiares de los mismos. Todo nos puede ser de utilidad.

Hasta entonces hay que conformarse con el ya mítico artículo publicado en La Cimbra de Los Gallardos nº 9 de 2001, provisto con un excepcional material gráfico y testimonial, y cuyo enlace incluyo en este post.

Ingenieros noruegos en las minas de Almeria del siglo XIX

Aprovechando el nuevo formato del blog, incluyo los enlaces al artículo completo sobre los ingenieros noruegos en las minas de Bédar.

DIETRICHSON

Federico Dietrichson, director de la segunda sección de la Compañía de Águilas en Bédar entre 1883 y 1891.

Sirva este artículo para reivindicar su más que merecido puesto en la historia a personajes de gran relevancia que, de forma inexplicable, han sido olvidados: Johan Joachim Otto Fredrik Dietrichson, Johan Nordahl Brun Preus, Gustav Thorkildssen… Aquí lo pueden descargar:

06-Soler

Artículo INGENIEROS NORUEGOS EN LAS MINAS DE ALMERÍA DEL SIGLO XIX (2013).

En Bédar ha existido, durante muchos años, una extraña enfermedad que ha llevado al olvido a gran parte de la historia del pueblo. ¿Inquina contra el pasado minero? ¿simple dejadez? En un primer momento, me pareció que este extraño fenómeno se debía a que estos personajes no se quedaron en Almería. No en vano, otros personajes importantes como Alfredo Dörn o Karl Bahlsen eran bien conocidos. Pero cuando me topé con la historia de Bernardo Renovales, médico titular de Bédar y de la Compañía de Águilas, que murió en Bédar olvidado por todos, me di cuenta que seguramente había algo más. Gracias a su familia, pudimos rescatar su memoria para deleite de todos.

3

El Dr. Bernardo Renovales, médico de la Compañía de Águilas. Otro de los personajes relevantes de la historia de Bédar. Hasta hace poco había sido relegado a un injusto olvido.

Contamos, además, con una traducción al inglés del artículo, para los que se desenvuelven mejor con este idioma. No se trata de una traducción cualquiera. Ha sido gracias a Lise Hansen y revisada, ni más ni menos, que por familiares tanto de Dietrichson como de Thorkildssen, personajes principales en el artículo. Ahí queda eso:

Norwegian Engineers in Mines of Almeria

NORWEGIAN ENGINEERS IN MINES OF ALMERIA (2013).

Ferrocarril Bedar-Garrucha

En 2001 se publicó en el nº 10 de la inolvidable “La Cimbra” de Los Gallardos, uno de los mejores artículos que se conocen referente al ferrocarril minero Bédar-Garrucha. En el artículo, firmado por Federico Moldenhauer, se hace un recorrido por su historia y por los restos que quedaban entonces de la vía.

ferr011

Es una pena que ya no se publiquen revistas como “La Cimbra”, también recuerdo con nostalgia cuando se publicaba el boletín “Bédar Sostenible” en Bédar. Incluso publicaciones de enorme prestigio como Axarquía pasa por indudables dificultades para su publicación. Echamos mucho de menos estas publicaciones, un antídoto contra el desconocimiento que tenemos de lo propio, lo que lleva a minusvalorar uno de los principales recursos económicos con los que contamos. Sí que se hacen esfuerzos, ahí está la asociación ARGAR-FUENTE ALAMO, luchando por poner en valor los importantes yacimientos arqueológicos de la cultura del Argar. Pero hay otras muchas joyas de nuestro patrimonio que viven en el limbo del olvido. No me refiero solo al patrimonio minero y hispanomusulmán de Bédar, también está el enorme yacimiento de Cadimar, en los Gallardos, o el de Roceipón de Vera, por poner dos ejemplos.

Pude leer en su momento el interesantísimo artículo de Moldenhauer en el nº 10 de la Cimbra. Pero perdí el número hace tiempo, no recuerdo si se lo dejé a alguien o simplemente espera a ser redescubierto en alguna estantería. Sin embargo, pude volver a comprarlo en el único sitio que conozco en el que se pueden comprar números de esta revista: la gasolinera de Los Gallardos. Otros números, como en nº 2, en el que hay un artículo sobre la mezquita de Serena, estaban agotados ya desde hace mucho tiempo.

Hoy quiero compartir con todos este artículo de Moldenhauer. Lo he encontrado traducido al inglés en algunas páginas, pero no hay nada como leerlo en su formato original. Pueden descargarlo en el siguiente enlace:

CIMBRA N10

El tren minero Bédar-Los Gallardos-Garrucha dio su primer viaje a finales del XIX. Los 17,5 kilómetros de recorrido lo shacía en cuarenta minutos. En 1.923 la línea quedó fuera de servicio, siendo desmantelada nueve años más tarde. Federico Moldenhauer Carrillo.

Es increíble la práctica ausencia de fotografías de época que se conocen sobre este ferrocarril… sólo dos conocidas realizadas en Garrucha y que pueden ver en el artículo de Federico. Avanzo que para el mes de noviembre habrá noticias de nuevo sobre esta línea minera, pero sigue habiendo una extraña carencia de fotografías. Puede ser que esas fotografías, que se hicieron sin duda, estén durmiento en algún desván. Así ocurrió con las fotografías del cable aéreo Serena-Garrucha, que estaban acumulando polvo en un desván de una casa en Noruega, hasta que mi colaboradora Lise las localizó.

Por eso hago un llamamiento para quien pueda tener fotografías sobre este ferrocarril las comparta con nosotros. De la misma manera, si alguien tiene un ejemplar del nº 2 de “La Cimbra” (o cualquier otro de los números agotados), que nos lo haga llegar, sabremos darle la difusión que merece. ¡Gracias!

Joaquin Larragoiti y Luís Domingo Murua Lasa

Quiero compartir con todos, y ya de paso rescatarlo del pozo del olvido al que fue relegado en su momento, me refiero a Joaquín Larragoiti Larrakoetchea, ingeniero de la empresa “García de Legarda, Hijo” que dirigió la instalación del cable aéreo Serena-Los Gallardos que empezó a funcionar en 1956. Gracias a su nieta Aintzane Murillo Larragoiti podemos mostrar a este ingeniero que, cómo no, tiene su pequeño rinconcito en la historia de Bédar.

La fotografía ha sido convenientemente restaurada, Joaquin Larragoiti es el que se encuentra en el centro y a su izquierda se encuentra Trinidad Zorroza.

JOAQUIN LARRAGOITI-PUENTEMETALICO

Otro de los trabajadores de esta empresa, especialista de cable, era Julián, conocido en Bédar con los apodos de del Molino de Serena o el vasco, su nombre completo era Julián Ormazábal Murua, aunque según información facilitada por su hijo, Luís Murua, su verdadero nombre era Luís Domingo Murua Lasa, que tras trabajar en Almería (Bédar, Garrucha, Carboneras, Cabo de Gata…) emigró a Lérida, donde estuvo trabajando para la empresa “Copisa” en la construcción de pantanos y centrales eléctricas.

Estas dos historias son dos ejemplos de gente que vivió y trabajó en Bédar, todavía algunos familiares intentan descubrir qué fue y dónde trabajaron sus familiares.