La mina Mulata de Bédar: fin de los trabajos de cartografía

Finalizados ya los trabajos en la mina Mulata, los dos geólogos franceses preparan ya el informe definitivo que será entregado al ayuntamiento de Bédar en el plazo de unas semanas.

 

Son varios proyectos de uso turístico los que se propondrán para esta mina, que presenta galerías irregulares e inmensas salas, cuya estabilidad aseguran diversos pilares. La particularidad de esta mina es que se encuentra muy cerca del núcleo de población de Bédar, por lo que facilita cualquier tipo de actividad que en ella se quiera realizar, ya sean espectáculos en sus enormes salas o bien en las enormes rozas a cielo abierto, especialmente en la conocida como roza del Indio.

 

MULATA

 

La mina fue explotada entre 1896 y 1927, aproximadamente. Gracias al esquema superior podemos hacernos una idea de la disposición de la mina con respecto a Bédar. Ésta ocupa el cerro en el que se encarama Bédar y que antaño estaba coronada por la antigua ermita de la Virgen de la Cabeza, que tuvo que ser derribada con el avance de las labores mineras. Las labores se realizaron en superficie por medio de dos grandes rozas o canteras, pero también se iniciaron trabajos subterráneos en una explotación en huecos y pilares.

 

miulsta

Bédar a finales del siglo XIX antes de que las labores en el cerro obligaran a derribar la ermita de la Virgen de la Cabeza, que se observa en el ángulo superior izquierdo de la fotografía.

 

Como el pueblo de Bédar bloqueaba una de las posibles salidas del mineral, para dar salida al mineral se excavó una galería a una cota inferior que conectaba los barrancos a ambos lados del túnel (representado en el esquema con un segmento del mismo), este es el túnel de transporte. A su paso por debajo de la roza del Indio, un pozo permitía su conexión.

 

mulatai

Galería inferior de transporte, medio inundada a día de hoy.

 

La roza más grande es conocida como “roza del Indio” y es fácilmente accesible por medio de un pequeño camino, permitiendo un acceso al complejo subterráneo, aunque para ello debería adecuarse, pue el paso es muy complicado.

Uno de las últimas visitas realizadas a la mina durante los trabajos ha sido la de los dueños del restaurante Miramar  (https://www.facebook.com/pages/El-Miramar/441517149263822) y la casa rural Los Castros (https://www.facebook.com/Alojamiento-Rural-Los-Castros-B%C3%A9dar-393312804199368/), dos reconocidos negocios de Bédar. Para que todos podamos compartir su experiencia, han grabado esta visita, dirigida por los geólogos franceses, sin duda unos guías de excepción.  Adjuntamos al inicio de este blog el enlace del video en Youtube, que aconsejamos vivamente visionar.

mulataejpg

La fotografía superior da una idea de la dimensiones de alguna de las salas de esta mina. Se encuentran en lo que podría llamarse la “Gran Sala”, justo delante de una vertiginosa trancada que lleva al nivel inferior de la mina.

 

mulatab

Dos pilares de sostén de la “Gran Sala”, uno de ellos no es más que una columna de mineral que se ha conservado sin explotar, detrás de ella, una columna rectangular de grandes dimensiones fabricada en mampostería.

 

pilar.jpg

Esta fotografía es útil para apreciar las dimensiones del pilar de mampostería de la “Gran Sala” de la mina.

 

mulataj

En general, los huecos de explotación han dejado enormes salas de formas muy caprichosas.

 

mulatag

Thomas Pesenti y Maxence Regnault, los geólogos franceses que han llevado a cabo los trabajos de cartografía 2D-3D de la mina.

 

mulatam

El nivel inferior de la mina no es menos espectacular que el superior. Grandes salas de nuevo aseguradas por pilares de mineral y de mampostería de enormes dimensiones. En este punto observamos un tronco solitario. Aunque pueda parecer que está puesto como soporte del techo, no es en absoluto esa su función. Un tronco como éste sería totalmente ineficaz como soporte, además de estar junto a dos pilares de soporte. Realmente, estos troncos, que eran importados de Europa central, tenían como característica principal que crujían ostensiblemente antes de romperse, lo que daba tiempo a los mineros a ponerse a salvo. Cuando “la madera cantaba” más vale que se pusieran a salvo. El tronco de la fotografía lleva casi 100 años como testigo.

Como siempre, iremos informando de las novedades en cuanto a la evolución de este interesante proyecto.

 

Anuncios

En busca de la mina perdida: Angelita

Este año he podido asistir por fin al festival andalusí-morisco de Bédar. Aunque parezca mentira, hasta ahora no había coincidido nunca con mis estancias en Bédar. Es indudable que es una fiesta creada para turistas, sin tradición previa en Bédar, aunque se quiera justificar con el pasado morisco de Bédar. Sin embargo, y aunque te pueda gustar más o menos desde el punto de vista tradicionalista, no se puede ocultar que es una fiesta absolutamente necesaria.

FIESTA 1

Desfile de las tropas moras por la plaza de la Cruz.

Esto es así porque Bédar necesita turismo, y cualquier cosa que sirva para atraer a la gente nunca estará de más. Además, desde la nueva concejalía de cultura, que creo que ostenta el concejal José Ramón Muñoz (aunque no lo sé seguro), empiezan a tomarse más en serio las rutas senderistas y la necesidad de que pasen por Bédar, para fomentar el comercio y las empresas de restauración locales.

Espero que tomen también en consideración los proyectos de musealización de una mina (y la instalación de un pequeño ferrocarril turístico) que estamos promoviendo desde Bédar Sostenible, así como la adhesión a la Asociación de Amigos del Argar, para el desarrollo del turismo arqueológico en la zona. No es cuestión de tener dinero, que es lo que nunca se tiene, es cuestión de ganas, de interés y de solicitar las subvenciones necesarias… pero para aprovecharlas en algo que pueda, a medio plazo, suponer un incremento de los ingresos y la posibilidad de generar puestos de trabajo.

FIESTA 2FIESTA 3
Diversas actividades durante los dos días de fiesta. Desfile de los bandoleros de Mojácar y espectáculo de pirotecnia nocturno.

También fui a ver los desperfectos sufridos en el túnel del Servalico. Por suerte solo se ha tratado de un pequeño desprendimiento de la mampostería que recubre el interior del túnel cerca de una de las salidas. Los escombros han sido retirados y cubiertos los bordes con pelladas de yeso o cemento.

TUNEL 1TUNEL 2
El túnel del Servalico sigue aguantando tras más de 120 años después de ser construido. Sin duda los pedriceros de Bédar tienen la culpa. El pequeño desprendimiento de una pequeña parte de la mampostería que recubre el túnel no ha supuesto consecuencias de importancia. Sin embargo, ésta (y otras estructuras) reclaman mantenimiento. Quiero recordar la chimenea de la fundición Carmen, que precisa de fora urgente una actuación para evitar que acabe cayendo al suelo.

Este túnel se hizo a conciencia para durar muchos años, y los pedriceros de Bédar siempre han sido de los mejores. Por cierto, me paré a observar las cruces grabadas en la salida del lado de la mina Pobreza. Hace ya meses que descubrimos el significado de esas cruces: las fue haciendo la gente en recuerdo de un muchacho de 14 años que fue arrollado por la locomotora Santa Catalina en ese lugar. Esto ocurrió en 1906 y el menor se llamaba Bernabé Moreno. A esa edad ya trabajaban en las minas.

TUNEL 3
En este lugar murió atropellado el joven Bernabé. Es el sentido de estas cruces grabadas en los sillares de la entrada del túnel del Servalico.

Y de minas, cómo no, hablaré ahora. Aprovechando las vacaciones, me puse a investigar un poco en uno de los aspectos menos conocidos de la historia de la minería de Bédar. Se trata de un grupo de minas, que yo considero como “menores” y que fueron explotadas por George Pecket por medio de Arturo Lengo, además de otros partidarios como el muy conocido Carlos Bahlsen. Estas minas se encuentran en la cortijada de Los Pinos (cerca de la pedanía de Serena). Básicamente se trata de tres minas: Santiago, Soria y Angelita. Muchos de los que leen esto, incluyendo los que viven en Los Pinos y Serena, seguro que es la primera vez que escuchan estos nombres.

CERRO CABREROSANTIAGO 2
Dos imágenes, la primera corresponde al barranco de los Lobos y el cerro Cabrero visto desde Los Pinos con la sierra Cabrera al fondo. La segunda son Los Pinos vistos desde las rellanas, a la derecha se puede observar el cargadero de la mina Santiago. La espectacularidad de los paisajes lo dice todo.

Quizás no sea justo considerarlas como “minas menores”, fueron algo más que calicatas o pequeñas galerías de exploración, y de hecho se extrajeron miles de toneladas de estas minas. Claro que no llegan, ni de lejos, a la actividad de las grandes minas de la zona, como Júpiter, Santa Catalina o La Higuera. Sin embargo, por las producciones de mineral
sabía que tenían que quedar restos importantes de estas minas, y efectivamente, así ha ocurrido.

SANTIAGO 1

Detalle de lo que hemos identificado como parte del cargadero de cable de la mina Santiago. Una serie de tolvas y resbaladeros servían para transportar el mineral hasta este punto desde la corta y la galería situada en la parte superior de la mina.

No quiero cansar a nadie con los pormenores de la búsqueda, los documentos y referencias son muy escasos y la ubicación en los planos ha sido muy complicada. Pero finalmente, y creo que muy satisfactoriamente, puedo decir que he localizado e identificado la mina Angelita y, en los restos ya conocidos, he podido distinguir los de Soria y Santiago.

SORIA1
Parte del sistema de transporte y carga en la mina Soria. El pequeño cargadero que se ve al fondo, provisto de un único resbaladero, descargaba en una pequeña trinchera. Es posible que utilizara el cable aéreo de la vecina Santiago, o puede que sirviera como punto de carga para las carretas o bestias que transportaban el mineral a la cercana Santa Catalina.

Cualquiera que conozca Los Pinos, o que viva allí, seguro que ha reparado en la presencia de restos mineros en dos de los barrancos que bajan de las Rellanas. Ya me comentó hace mucho tiempo un antiguo minero, Antonio Imbernón, que había minas en dos barrancos en Los Pinos (me dijo los nombres de los barrancos, pero no los recuerdo, uno era el de “los rincones de los Pinos”). También me comentó que Hierros de Garrucha tenía previsto tender un cable aéreo desde esos restos hasta el camino a Vulcano, y llegó a construir la tolva, pero que finalmente no lo hizo.

SORIA 2
Bocamina con arco de mampostería medio anegada por escombros de la mina Soria. Se trataría de una galería principal, aunque hay otras más pequeñas y una pequeña corta en la parte superior de la mina.

Y ahí quedo la cosa. Poco tiempo después identifiqué los restos mineros de ambos barrancos como correspondientes a la mina Santiago. No tardé mucho en darme cuenta que había un error en toda la bibliografía precedente, que consideraba que existió un cable aéreo desde la mina Santiago y el ramal de la Mulata. Realmente el cable conectaba con la mina Santa Catalina y es el mismo que Hierros de Garrucha quiso volver a instalar.

ANGELITA 1
Las galerías de la mina Angelita destacan por la gran utilización de fortificaciones com mampostería seca, únicamente comparables a la mina Mulata. En la fotografía se puede observar una angustiosamente estrecha galería fortificada bajo una enorme masa de excelente mineral de hematites (obsérvese de las tonalidades negras del mineral).

El problema llegó cuando, ya provisto de más datos y de referencias más concretas, tuve que ubicar tres minas donde solo se conocían los restos de una: Santiago, Soria y Angelita. Todas las minas fueron arrendadas por diferentes explotadores (George Clifton Pecket-Arturo Lengo, Carlos Bahlsen…)que trabajaron estas minas, con una producción de varios miles de toneladas de mineral de hierro, que transportaron hacia la mina Santa Catalina y, desde aquí, al ferrocarril Bédar-Garrucha. De hecho, la estrategia de George Clifton, que fue uno de los principales promotores del ferrocarril Bédar-Garrucha, fue la de ceder minas para que la sociedad de Chávarri construyera el ferrocarril y reservarse otras minas periféricas a las que había cedido, que luego podría explotar aprovechando la presencia cercana del ferrocarril para transportar sus minerales. Y funcionó, hasta tal punto que inicialmente el ramal de ferrocarril de Santa Catalina no se llamó así, en una noticia de época se cuenta que Pecket estaba inspeccionando el tren arrastrado por la locomotora “Angelita”… Luego se llamó Santa Catalina, pues fue la mina de origen principal del ramal, pero la noticia es sin duda muy significativa.

Como pasa en muchas minas de la zona, las galerías presentan en ocasiones una especie de tabiques de mampostería y mortero de cal a modo de “puertas”. También se pueden observar en otras minas como La Higuera. La función es desconocida, ¿tabiques de contención en caso de filtración de aguas subterráneas?
ANGELITA 2

 

Pero ¿dónde estaban Angelita y Soria? Tras descubrir unos planos de concesiones, el asunto de Soria quedó claro, porque lo que en un principio consideré que era solo una mina, realmente eran dos. Fue un error porque Antonio Imbernón ya me comentó que eran dos minas en dos barrancos, pero como son barrancos contiguos… parecía una sola. De ahí la confusión inicial.

ANGELITA 3
Seguramente hace bastante tiempo que nadie visitaba las galerías de la mina Angelita (al menos, sabiendo que estaba pisando una mina con ese nombre). Eso sí, los habitantes habituales de las minas la conocen muy bien. Aquí tenemos a dos murciélagos descansando en el frente de corte de una de las galerías.

Angelita fue más difícil, finalmente localicé unas coordenadas en un viejo documento, y así pude ubicar y explorar una interesantísima red de galerías reforzadas con mampostería que se corresponden a esta mina. Desde Angelita podía transportarse fácilmente el mineral hasta Santa Catalina por medio de un camino carretero (o incluso un cable aéreo, aunque no hay referencias a ninguno). Desde Santa Catalina se transportaba el mineral por el túnel de la Higuera, cartografiado recientemente por los alumnos de la Universidad de Nancy, hasta el cargadero de Santa Catalina en La Higuera, desde donde se cargaba en el ferrocarril que llevaba el mineral hasta la icónica tolva-depósito de Tres Amigos.

ANGELITA 4

Los refuerzos de mampostería se utilizaron con mucha profusión en esta mina, la mayor parte de las galerías discurren por debajo de una gran masa de mineral. Tras una pequeña sala de explotación en huecos y pilares, varias galerías y trancadas recorren y reconocen la masa de mineral de esta mina. En la fotografía, una galería con paredes de mampostería de refuerzo muestra un pequeño derrumbe de la mampostería un poco más adelante. Comparado con el trabajo de La Mulata (y siendo más o menos de la misma época), se denota una mampostería de peor calidad.

Si me preguntan si me lo pasé mejor en la fiesta morisca o en la búsqueda de la mina Angelita, no sabría que decir. También fui en busca de la “mina menor” Concepción, que aunque no pude llegar a visitar por lo difícil del acceso, sí que la tengo bien documentada y ubicada en el mapa. De momento, cuando la gente de Los Pinos vean estos restos mineros, al menos ya sabrán que nombres ponerles.

ANGELITA 5
La época de explotación de esta mina queda clara en los frentes de corte de las galerías. En la fotografía observamos una clara marca de barrena en la piedra que nos indica que se trata de una mina explotada a finales del siglo XIX y principios del XX. Aparece una amplia mancha oscura en la zona de ataque de la barrena, muy parecida a las marcas que dejan carburos y lámparas de aceite, que no habíamos observado en otras marcas similares de otras minas de la época. De momento no hemos sabido interpretar lo que significan estas extrañas manchas oscuras.

Centro de interpretación de la minería en Bédar

Estamos a la espera de que se pueda confirmar la organización del 2º curso de geología en Bédar en 2015. Visto el éxito del primer curso, esperamos se pueda aumentar tanto el periodo de estancia como la cantidad de participantes.

También sería interesante que se pueda formalizar desde la oficina de turismo de Bédar, o desde la misma concejalía de turismo, una oferta completa para otros grupos de geólogos que suelen realizar estancias anualmente por la zona. Teniendo en cuenta que se trata de grupos que suelen venir en temporadas poco turísticas, no hace falta que explique el tremendo beneficio que supondría para todos los negocios de Bédar el poder contar con este tipo tan especial de visitantes. La asociación Bédar Sostenible volverá a promocionar el evento en las mismas condiciones que para el primer curso.

DSCF8915

Vagoneta con mineral expuesta en el centro de interpretación de la minería de la isla de Elba (Italia). Fotografía cortesía de Christian Hibsch para dar idea del tipo de actuaciones que se podrían llevar a cabo en Bédar.

Puede ser muy beneficioso también para el pueblo la participación en la asociación de amigos del ARGAR-FUENTE ÁLAMO, de la misma manera que van a hacer otros municipios del entorno con importantes yacimientos arqueológicos, como Turre, por ejemplo. Esperamos tener noticias muy pronto en este sentido.

Pero los beneficios no acaban ahí. Cuando hablamos de estudiantes de una universidad de la categoría de la Université de Lorraine, no hablamos de simples turistas o coleccionistas que vienen recoger muestras. Hablamos de científicos y futuros científicos, en mayúsculas. Muchos municipios jamás podrían pagar que un grupo de científicos de categoría dedicaran su tiempo y los más modernos equipos de análisis para estudiar su geología.

Una adecuada información científica sobre la formación geológica y, más concretamente, sobre la formación de los yacimientos de hierro y plomo que tanto han marcado la historia de Bédar y Serena, es de vital importancia para el diseño de los elementos didácticos que todo centro de interpretación minera necesita para ser considerado como tal.

Otros grupos de geólogos que actúan por la zona de Mojácar y Sorbas sin duda obtienen valiosa información sobre el modo en el que se formaron los diferentes elementos geológicos y yacimientos mineros de la zona que estudian. Pero si esos conocimientos e información luego no pasan a manos de los coordinadores turísticos de la población “estudiada”, o si no saben luego que hacer con eso, el beneficio se limita solo al impacto. Es decir, no basta con recibir esos datos científicos. Hay que saber interpretarlos y, sobre todo, saber qué hacer con ellos.

DSCF8902

Panel informativo en varios idiomas sobre la génesis de los yacimientos de hierro de la isla de Elba. Para realizar estos paneles didácticos necesitamos información científica de calidad. Cortesía de Christian Hibsch.

Tengo que decir que me han impresionado muy positivamente el equipo de científicos franceses que visitó Bédar esta primavera. A pesar de ser científicos de primera línea, no mostraron en ningún momento la soberbia que sí he observado en muchos científicos españoles. Aunque lo que más me ha sorprendido es que no solo han visto Bédar como un mero objeto de estudio, además se preocupan sinceramente por el beneficio que su actividad puede comportar para el desarrollo turístico del pueblo.

Tanto es así, que no han dudado en facilitar todo tipo de datos científicos sobre sus estudios en Bédar. Pero es que además no paran de dar ideas y facilitar información sobre yacimientos similares a los de Bédar en Francia que ya cuentan con minas musealizadas o centros de interpretación.

Elba_TSG_2014_764

Un tren turístico minero sería el broche perfecto. Hay diferentes posibilidades, como este sencillo tren turístico de Elba. Sin embargo, para los amantes de los ferrocarriles no hay nada como el auténtico “chemin de fer”. Fotografía cortesía de Christian Hibsch.

Cuando digo información científica, no me refiero solo a refritos sobre explicaciones geológicas de autores decimonónicos. Sería fácil crear carteles explicativos y maquetas de un centro de interpretación a base de los escritos de geólogos de finales del XIX, pero serían anticuados y poco fiables. Cuando hablo de información científica, me refiero a datos obtenidos con las más rigurosas técnicas y con análisis en los laboratorios mejor equipados de Europa. Estudios, en definitiva, que no tienen precio. ¿Alguien sabe cómo se pueden datar los yacimientos de mineral estudiando las inclusiones fluidas de los cristales? Seguro que les suena tan a chino como a mí, pero eso es precisamente lo que han hecho en Bédar.

DSCF8901

No puede faltar nunca un buen plano geológico. Y si es tan impresionante como éste, mucho mejor. Fotografía cortesía de Christian Hibsch.

¿Y dónde está esa información? Pues ya empieza a llegar, en forma de tesis doctoral de Vanesa Dyja, del equipo de Christian Hibsch. El documento es absolutamente impresionante, y el estudio sobre la formación de las capas de mineral de hierro y cobre-plomo en Bédar es algo que jamás había visto:

El documento lo pueden descargar en este enlace (peso aproximado 18 megas):

http://docnum.univ-lorraine.fr/public/DDOC_T_2014_0029_DYJA.pdf

Si saben francés y les gusta Bédar, sin duda disfrutarán mucho de él. Si no saben, al menos podrán ver fotografías interesantes (sin duda). Prometo hacer en cuanto pueda algún resumen del mismo, con mis limitados conocimientos de francés y de geología.

El problema con este documento es que se trata de un documento científico, y como tal solo gente entendida en esa materia puede comprender bien. El otro problema es que está en francés, y con mis conocimientos reducidos de la langue française y por tratarse de un documento técnico, me cuesta horrores de leer. Hace falta poder extraer de este documento los datos que nos interesan sobre la formación de nuestro subsuelo, y traducirlo al lenguaje que el común de los mortales pueda entender, de cara a poder dotar de material didáctico de calidad el centro de interpretación minera que se pretende crear en Bédar.

Elba_TSG_2014_770

Una actividad novedosa y que sería aplicable en Bédar es la de realizar salidas a las minas para que los visitantes pudieran buscar sus propias muestras de mineral. En zonas controladas y seguras, los visitantes sin duda se llevarían uno de los mejores recuerdos. En Elba se hace así. Fogografía cortesía de Christian Hibsch.

grece

Pozo de las minas de plata de la mítica Laurion. Pueden leerlo en la siguiente dirección:

http://factuel.univ-lorraine.fr//node/268

Para entender el nivel de los científicos de la Universidad de Lorraine, tenemos la noticia del descubrimiento, por parte de científicos de esta universidad dirigidos por el arqueólogo Denis Morin, de una antigua mina de plata en la mítica Laurion. Estas minas, que proporcionaron la plata que hizo grande a la no menos mítica Atenas, están datadas entre el IV y V siglo antes de Cristo. Con pozos perfectamente excavados de hasta 120 metros de profundidad, una barbaridad para esa época, se trata de uno de los descubrimientos más impresionantes, al tratarse de una de las minas más míticas de la Antigüedad.

Historia negra Bedar 4: las minas

Sin duda lo ocurrido en tantos y tantos años de minería en Bédar han supuesto una gran aportación a la historia negra de Bédar. Las desgracias ocurridas durante la última fase de la minería en Bédar son más o menos conocidas, pero a buen seguro muy pocos conocen loso accidentes acaecidos en las antiguas minas de finales del XIX y principios del XX. Intentaremos dar hoy algunos datos al respecto.

Entre 1840 y 1919 se registraron un total de 75 accidentes mortales ocurridos en las minas, especialmente duro fue la década 1880-1890, con 21 accidentes mortales, coincidiendo con una de las fases de más actividad de la minería en Bédar.

Uno de los primeros accidentes mortales que tenemos registrados es de 1849, cuando un minero murió en El Pinar de Bédar al derrumbarse la galería en la que trabajaba. Los derrumbes y muertes por aplastamiento eran los más frecuentes, como es de esperar que ocurra en trabajos mineros, aunque no eran infrecuentes los atropellos, caídas en pozos y accidentes durante la explosión de barrenos.

torre

Viendo esta fotografía tomada en la estación de cable de Cuatro Amigos solo cabe decir que si no hubo más accidentes fue de milagro.

Sin duda el accidente que más debió impresionar es el ocurrido en 1895, mientras se construía el ferrocarril que iba de Bédar a Garrucha. El opeario A.R.R.trabajaba en las obras transportando tierra con un carro cuando se dio aviso de que iban a explotar unos barrenos. El operario se colocó a 204 metros de distancia mientras sujetaba las caballerías de su carro para que no se espantaran, con tan mala suerte que al estallar el barreno una de las piedras salió disparada y le alcanzó, matándolo en el acto. El mismo año un encargado de la sociedad Chávarri moría debido a las heridas sufridas por un destajista de Mojácar, descontento con el jornal que había recibido.

pobreza

Entrada a la galería San Diego en la mina Pobreza.

En 1897 se produjo un espectacular descarrilamiento del tren cuando se dirigía hacia Bédar. Debido a un desprendimiento reciente por la lluvia la vía quedó cortada y debido al agua acumulada el maquinista no pudo advertirlo a tiempo, de manera que la locomotora salió despedida y acabó tumbada con las ruedas hacia arriba en uno de los bancales. A pesar de lo aparatoso del accidente no hubo ningún muerto esta vez, eso sí, tuvieron que sacar al fogonero y al maquinista de debajo de la locomotora. Ese mismo año el ferrocarril arrollaba a un operario que quedó en estado muy grave. Durante este nefasto año de 1897 otro encargado de la sociedad de Chávarri moría en la mina Santa Catalina al ser arrollado por una vagoneta tras caer accidentalmente a las vías.

En 1905 de nuevo un trabajador moría en un desprendimiento de terrenos, esta vez en la mina Júpiter. En 1906 se produce uno de los accidentes más sentidos, cuando un muchacho de 14 años moría atropellado por una de las locomotoras del ramal de ferrocarril de Santa Catalina, justo a la salida del tunel del Servalico. En el lugar del accidente se conservan una serie de cruces grabadas en la piedra. No sabemos si la costumbre de grabar ahí esas cruces tiene que ver con este accidente, pues fue el primero de una serie de accidentes que alcanzaron una gran repercusión tanto en la población como en la prensa de la época.

1038971

Sin duda 1906 fue un año fatídico, ese año tenemos registrado el que fue el peor accidente de todos. Ocurrió en junio en la mina San Manuel, mientras una cuadrilla de seis operarios trabajaba en una de las galerías se produjo un desprendimiento que mató inmediatamente a uno de ellos y dejó sepultados a los otros cinco. Siguieron dos días de tensión y angustia porque se sabía que algunos mineros estaban vivos, pues daban golpes de retreta y se escuchaban los ecos de voces pidiendo auxilio. Pero finalmente dejaron de responder, y la desesperación se extendió entre todos los compañeros que trabajaban para salvarlos y los familiares que se habían acercado a la mina tras conocer lo ocurrido. Los trabajos de salvamento avanzaban muy lentamente y una gran multitud de gente se agolpaba a la entrada esperando ver lo que ocurría, mientras los familiares no cesaban de llorar y gritar. Finalmente y tras duros trabajos, se pudo encontrar con vida a cuatro obreros para alegría de muchos de los familiares. Los mineros estuvieron cincuenta horas sepultados a oscuras, sin poder beber ni comer. Entre los que más se distinguieron en los trabajos de salvamento se menciona al capataz Cipriano Perchenar. Finalmente el resultado fue de dos mineros muertos. Durante este trágico año de 1906 todavía moriría un minero más de 19 años, sepultado en la mina Reforma.

En 1908 un desprendimiento en la mina Carabinera dejó herido a un niño (en esta época todavía trabajaban los niños en la mina), éste sería un aviso de lo que pasaría más tarde, pues un mes después moría un minero debido también a un desprendimiento de terrenos en esta mina. Pero dejemos que sea un minero de Carabinera el que nos cuente cómo era el trabajo en Carabinera, el texto es de 1911: “Fuimos avisados para cenar, según costumbre. Para salir de la mina a la calle hay que subir por una trancada mal construida, donde apenas puede uno poner los pies en firme por la estrechez de sus escalones y lo resbaladizo de la mina que conduce a una galería designada con el número 2; y como en la referida mina hay agua en abundancia en este sitio nos detenemos para secarnos o mudarnos de ropas y efectuando que es esta operación, marchamos a la cena. La noche que me refiere, al regresar de haber comido, nos encontramos reundida la galería donde momentos antes habíamos cambiado de ropas y enterrados, en los escombros, los trajes qe nos quitamos para salir. Y esto ocurrió en el paso de todo el relevo”. Visto esto, el milagro es que no haya habido más muertes.

Aún tenemos más accidentes registrados, como un minero muerto en Júpiter por un desprendimiento en 1908, otro en 1909 por desprendimiento en San Manuel y otro más en 1911 por el mismo motivo y en la misma mina. En 1913 otro minero moría aplastado por otro derrumbe en la mina Pobreza. En 1914 otro minero moría, pero esta vez debido a la explosión de un barreno en la mina Santiago.

En 1916 aún se recoge otro accidente mortal por desprendimiento y dos muertos más en 1920, uno por caída en un pozo.

Es difícil imaginar lo terrible que tenía que ser el trabajo del minero en esa época, se me hace difícil pensar que alguien haya podido estar trabajando en esos agujeros durante largas jornadas, hay estrechas trancadas por las que solo se puede pasar tumbado y claustrofóbicas galerías que solo invitan a salir de allí lo antes posible y siempre con el miedo de que se pueda hundir la galería de entrada y no poder salir de esa ratonera. Por ejemplo, la galería de San Diego de la mina Pobreza era accesible hasta hace dos años, pude acceder entre 100 y 150 metros hasta que el aire enrarecido me impidió continuar; pero en mi última visita hace un mes descubrí que la galería se había hundido a unos 15 metros de la bocamina…

Minas de Bedar

En respuesta a Cristina Pérez Preus. El familiar al que te refieres es sin duda del ingeniero Johan Nordahl Brun Preus, ingeniero que fue de la Compañía de Águilas y que estuvo destinado en las minas de Bédar entre 1885 y 1891, estaba casado con Jorgine Eleonore, hermana del jefe de la segunda sección de la Compañía que incluía las minas de Bédar, Federico Dietrichson.

DIETRICHSON

Federico Dietrichson

Los nuevos descubrimientos consisten, entre otros, en noticias sobre la participación en las minas de estos ingenieros de origen noruego, y alguno más que ya he mencionado en otra ocasión, hasta ahora absolutamente desconocidos pero de gran importancia en la historia minera de Bédar (por mucho que les pese a algunos en el pueblo.) Eran ingenieros jefes y diseñaron el sistema de arrastre superficial en la cantera y minas de hierro de la zona conocida como “Las Cañadicas” cerca de la pedanía de Serena, además de una participación fundamental en el proyecto del cable aéreo que uniría estas minas con Garrucha, instalado por otro noruego, precisamente. Luego se fueron, a la vez, Dietrichson volvió a Noruega y Preus trabajó en otras minas de Almería y Andalucía. De momento no puedo contar más porque todavía estamos investigando desde nuestra asociación Bédar Sostenible gracias sobretodo a Lise Hansen, pero prometo avisar cuando hayamos comprobado y contrastado toda la información.

Sobre las minas de Bédar las mejores páginas son las siguientes:

http://www.patrimonioandaluz.com/al_30/al_30_minasbedar.htm

http://www.faydon.com/Bedar/Bedar.html

http://bedarsostenible.wordpress.com/2011/04/30/rutas-mineras-de-la-sierra-de-bedar/

En estas tres páginas encontrarás mucha información, dentro del proyecto que preparamos de Bédar Sostenible estamos planteando digitalizar los artículos e información sobre Bédar y sus minas, muchos de los cuales hemos realizado Gonzalo Leal, un ingeniero de minas que conoce muy bien Bédar, y yo. Te adelanto que las minas cuya explotación fue dirigida por Dietrichson y Preus son las de Júpiter, Porfiado, Mahoma y San Manuel.

Me alegro la participación de Cristina preguntando por sus antepasados, precisamente uno de los principales objetivos de este blog es el de poder encontrar a personas relacionadas con Bédar, bedarenses que viven lejos de su pueblo (muchos, desgraciadamente) y familiares que quieren saber más sobre su familia y el pueblo del que proceden. Su participación es fundamental para poder conocer más sobre la historia de Bédar y sus minas. No es casualidad que el blog se llame “Faro de Bédar” y sin duda ha sido una herramienta de gran utilidad que ha permitido obtener muchísima información, además de una herramienta para ofrecer información a todos los bedarenses de nacimiento o de corazón y a los que estén interesados por nuestra historia.

jupiter3

Pozo interior en las labores de Júpiter

Aprovechando este post, paso a publicar el listado de nombres de trabajadores de las minas muertos en el periodo entre 1840-1916 que hemos podido documentar. Faltan muchos (ya menos) pero seguimos en ello. Si alguien reconoce en alguno de esos nombres a algún familiar, no dude en ponerse en contacto con nosotros y le facilitaremos todos los datos de los que disponemos.

En el listado se incluye nombre y apellidos, tipo de accidente, mina o lugar donde falleció y año:

CRISTÓBAL GIRONA CAMPOY – hundimiento – mina Grande – 1849
ANDRÉS RUBIO RUBIO – explosión de barreno – vía del ferrocarril – 1895
REMIGIO BEIRENENA ARRIETA – agresión – trinchera de la Cueva – 1895
FRANCISCO GUERRERO GALLARDO – hundimiento – mina Mahoma – 1896
ISIDORO ARRIOLA – atropello de vagoneta – plano de Santa Catalina – 1897
JUAN AGÜERO AGÜERO – hundimiento – mina Júpiter – 1905
BERNABÉ MORENO GARCÍA – atropello de ferrocarril – Servalico – 1906
JUAN INVERNÓN CASTAÑO – hundimiento – mina San Manuel – 1906
RICARDO GUERRERO CAMPOY – hundimiento – mina Reforma – 1906
JUAN GALLARDO SOLER – desprendimiento – mina Júpiter – 1908
FRANCISCO COLLADO CAMPOY – hundimiento – mina de las Cañadicas – 1909
ANTONIO CONTRERAS CAPARRÓS – desprendimiento – mina Carabinera – 1911
MARTÍN CAPARRÓS HERNÁNDEZ – hundimiento – mina San Manuel – 1911
JUAN COLLADO CAPEL – hundimiento – mina Pobreza – 1913
DIEGO URRUTIA FLORES – explosión de barreno – mina Santiago – 1914
JOSÉ SINTAS GALLARDO – caída a pozo – mina sin determinar – 1916

Cualquier información será bienvenida

Patrimonio historico. Minas y mineros.

Seguimos con el trabajo. Este verano estamos preparándonos para el XII Congreso Internacional sobre Patrimonio Geológico y Minero, XVI Sesión Científica del SEDPGYM, que se celebra en septiembre y en el que presentamos un trabajo en el que hemos desarrollados nuevas rutas turísticas pensadas para poder ampliar la oferta de rutas turísticas que a la vez permiten conocer la historia minera de Bédar, además de disfrutar de los otros muchos atractivos, paisajísticos, fauna y flora de la zona.

A parte ampliamos la ya establecida Ruta de las Tolvas con diversos itinerarios alternativos, con diferente dificultad, que permiten a los senderistas más preparados descubrir los rincones más secretos de las sierras de Bédar y Alcornia.

Los últimos avances conseguidos en temas de historia han permitido acabar de llenar las diversas lagunas que presentaba la historia de las minas en Bédar, gracias a los nuevos accesos a bibliotecas y archivos de diverso tipo, donde aguardaban valiosas piezas de historia esperando a que alguien las recogiera y las colocara en su lugar en el gran puzzle. Esta nueva información ha permitido, en última instancia, llegar hasta los que más difícilmente suelen quedar reflejados en los documentos históricos: los mineros. Por desgracia, con mucha frecuencia esos nombres se recuerdan por hechos trágicos, accidentes en las minas y otras circunstancias tampoco nada agradables, como motines o huelgas.

De esta manera se dibuja un pasado bastante más tumultuoso de lo que se pueda pensar, grandes huelgas, periodos de trabajo y otras hambre y miseria, manifestaciones, sabotajes, atentados con barrenos, motines… todo lo que una buena historia necesita. Y otro aspecto importante, los accidentes y desgracias en las minas, que tando duelen todavía en algunos aunque no se hayan parado nunca a ver los cómos y los porqués de lo que ocurrió. Tenemos así accidentes de todo tipo, desde atropellos con vagonetas y locomotoras a derrumbes, caídas por pozos e incluso caídas desde el cable aéreo…

Como otras veces ya ha ocurrido, es posible que alguno de estos datos puedan ser de interés para familiares, que busquen o quieran saber donde trabajaron y cómo vivieron sus padres, abuelos y bisabuelos. Es por eso que he elaborado una lista con todos los nombres que han surgido en los diversos (centenares) de documentos analizados, en los pocos en los que aparecían nombres y en los menos aún en los que se ofrecían datos sobre ellos. Si puede ser de utilidad, he publicado una lista en el siguiente blog accesorio:

http://elminerodebedar.blogspot.com/

Como trata de mineros, le he puesto la cabecera de El Minero de Bédar, no se me ha ocurrido nada más apropiado. Son dos listados, uno con los trabajadores de Hierros de Garrucha (unos 300 trabajadores de Los Gallardos y Bédar) elaborado gracias al listado publicado en la Cimbra de Los Gallardos y la recopilación que hice hace ya un tiempo con la colaboración de muchos vecinos del pueblo. El otro listado a duras pena sobrepasa los 120, muy pocos mineros, bastantes de los ingenieros y representantes (es más fácil que aparezcan en la prensa y otros documentos.) De cada uno indico si conozco la mina donde trabajaba o en la que aparece la referencia a él, si falleció o no de accidente de trabajo y si tengo o no datos adicionales.

Si alguien reconoce algun familiar en ellos, que no dude en ponerse en contacto conmigo, de la misma manera de los que tienen familiares conocidos que trabajaron en Bédar y que quieren que sus nombres aparezcan en el listado, o ampliar datos de uno que ya esté.

JAJC

Yo ya puse mi granito de arena con mi bisabuelo Juan Antonio Jódar Cánovas, el de la fotografía (la única que tengo de él.) Era minero y por culpa de la mina quedó inválido. Desconozco la mina, pero se cuenta que fue sorprendido en un derrumbe que no le mató por poco, pero le quebró ambas piernas ocasinándole lesiones de las que nunca se recuperó. De las fracturas, que debieron ser conminutas (en muchos trocitos), sugía de vez en cuando alguna astilla de hueso que perforaba la piel y debía ser extraída antes que se infectase.

Como no podía andar, tuvo que buscarse una profesión con la que dar de comer a sus hijos, por lo que se dedicó a hacer alpargatas de esparto, por lo que se ganó el alias de “Alpargatero”, apodo que heredó parte de mi familia. Pero al parecer no tenía ni un pelo de tonto, sin poder moverse se dedicó a leer y, gracias a su memoria prodigiosa, podía recitar obras enteras e incluso se había memorizado toda la misa en latín (literalmente, se sabía la misa en latín). Aún en sus últimos años, ciego ya por las cataratas (como se puede ver en la fotografía), la memoria nunca le llegó a flaquear.

De como la mina conformó la historia de mi familia… así ocurrió con mucha más gente, sin duda.

Más de lo mismo

Ya hemos entrado en Julio, inicio oficial de la campaña veraniega de este año, y aunque ya no soy concejal creo que es un buen momento de analizar cómo ha empezado a mover el tema del turismo nuestro nuevo y flamante ayuntamiento. Analicemos qué han hecho hasta ahora, para lo cual seguiremos como patrón su propaganda electoral, en la que lo primero que vemos es que cultura y turismo, al parecer, van ligados:

CULTURA Y TURISMO

-Recuperación y conservación de monumentos históricos.
-Recuperación Entorno La Roza
-Puesta en valor de algunas de las minas de hierro para ser visitadas.
-Mantenimiento de las rutas de senderismo existentes y creación de nuevos.
-Recuperación de tradiciones ya desaparecidas (clases de teatro para los niños, bailes populares, gastronomía, etc)
-Espacio escénico para actividades culturales.

Bien, pues que yo sepa no han hecho nada para potenciar el turismo. O nada se sabe, y desde luego nada se ve. Con esto acabo el análisis.

Será verdad eso que dicen, que si en 8 años no han hecho nada ¿harán algo ahora? Yo opino que nada han hecho y nada harán.

Es lo que hay, y para cambiar de tema volvemos con las minas, tema sobre el cual nuestro pequeño grupo sigue investigando para disgusto de algunos y deleite de muchos. Interesante es sin duda la gran cantidad de material nuevo que ha aparecido sobre Bédar, y que ya tenemos casi completamente estudiado, analizado y clasificado, prometo ir haciendo aportaciones. Por supuesto hay muchas cosas nuevas sobre la historia minera, es apasionante toda lo que se refiere a las diversas huelgas mineras y también hay mucho material sobre el lado “oscuro” del pueblo que, quizás, vaya dando pequeños adelantos.

Quiero compartir con todos, y ya de paso rescatarlo del pozo del olvido al que fue relegado en su momento, me refiero a Joaquín Larragoiti Larrakoetchea, ingeniero de la empresa “García de Legarda, Hijo” que dirigió la instalación del cable aéreo Serena-Los Gallardos que empezó a funcionar en 1956. Gracias a su nieta Aintzane Murillo Larragoiti podemos mostrar a este ingeniero que, cómo no, tiene su pequeño rinconcito en la historia de Bédar.

La fotografía ha sido convenientemente restaurada, Joaquin Larragoiti es el que se encuentra en el centro y a su izquierda se encuentra Trinidad Zorroza.

JOAQUIN LARRAGOITI-PUENTEMETALICO

Otro de los trabajadores de esta empresa, especialista de cable, era Julián, conocido en Bédar con los apodos de del Molino de Serena o el vasco, su nombre completo era Julián Ormazábal Murua, aunque según información facilitada por su hijo, Luís Murua, su verdadero nombre era Luís Domingo Murua Lasa, que tras trabajar en Almería (Bédar, Garrucha, Carboneras, Cabo de Gata…) emigró a Lérida, donde estuvo trabajando para la empresa “Copisa” en la construcción de pantanos y centrales eléctricas.

Estas dos historias son dos ejemplos de gente que vivió y trabajó en Bédar, todavía algunos familiares intentan descubrir qué fue y dónde trabajaron sus familiares, pero se encuentran con nuestro ayuntamiento, que ni sabe, ni contesta ni le importa realmente. Un último ejemplo es el de una súbdita noruega que busca sus orígenes españoles en Bédar y ha solicitado ayuda al ayuntamiento ¿la obtendrá? lo malo es que sus pistas en Bédar conducen a Johan Nordalh, un ingeniero de la filial de la Compañía de Águilas que trabajó en las Cañadicas a finales del siglo XX. Huelga decir que de esto en el ayuntamiento no tienen ni idea y, cómo no, no hay un archivo municipal (ni pensamientos para que lo haya), por lo que toda posible pesquisa sobre estos temas acaba, necesariamente, en los archivos de partidas de defunciones, nacimientos… etc, búsqueda que nadie se va a molestar en hacer, a pesar de la notable presencia de vairos administrativos en nuestro ilustre ayuntamiento que parecen lo bastante espabilados como para dedicarse a estas cosas (y otro nuevo que parece que viene). ¿Para cuando alguien en el ayuntamiento que ayude a estas personas que buscan datos sobre sus familiares? ¿para cuando un archivo municipal? No serán los primeros, ni los últimos, que acuden a Bédar desde lugares tan lejanos como Noruega deseando encontrar a gente que les pueda ayudar y se encuentran… lo que todos ustedes ya saben.

Dedico este post con mucho cariño a aquellos que en el foro portalmanzora dijeron sobre mí que me preocupaba sólo de los aspectos mecánicos y técnicos de las minas y que me olvidaba de las personas. Desde luego no tienen ni idea ni se pueden imaginar lo que he hecho o dejo de hacer, hablan sin conocimiento y en consecuencia se equivocan. Desde luego no pueden pretender que me dedique a aspectos humanos ignorando completamente el contexto laboral de esta gente, o incluso creo que hay gente a la que les gustaría más que hablara de sufrimientos y muertes y pregonara la demolición de todo resto minero como venganza. Qué equivocados que están.