Bédar: la mina Santa Catalina

Hoy hablaremos de una de las minas poco conocidas de Bédar. Se trata, sin embargo, de una de las minas más importantes de la Sierra, y va siendo hora que tratemos un poco en profundidad sobre ella. Aunque disponemos de información sobre ella, la falta de planos y otros documentos sobre ella hace bastante difícil su estudio. Dentro de lo que es la carencia de documentación minera en Bédar, las minas de la Sociedad de Chávarri son de las que menos información se ha conservado.

SCAT3

Visión panorámica de la mina Santa Catalina.

La concesión Santa Catalina fue demarcada en 1873 por el vecino de Almería Pedro Lledó y Valdivia, en terrenos de Pedro Simón Castaño, muy cerca de Serena. La concesión se encuentra junto a concesiones muy ricas en mineral, como la Higuera, Júpiter y Mahoma, es por eso que fue pretendida por la Compañía de Águilas. El director de la Compañía, Juan Pié y Allué, viajó Almería para llegar a un acuerdo con el representante de los propietarios, José España y Lledó, aunque llegó tarde, pues el contrato ya había sido firmado con el representante de Clifton Pecket, que actuó como un mero intermediario de la sociedad de Víctor Chávarri.

STA CATALINA1

Pequeño barranco entre las concesiones de La Higuera (a la derecha) y Santa Catalina. En el centro se encuentra un pequeño depósito de estériles procedente de Santa Catalina.

Dentro de los problemas por impagos que tuvo Chávarri con casi todos los propietarios de las minas que tuvo arrendadas en Bédar, la de Santa Catalina fue la que más complicaciones le causó. José España y Lledó, propietario de un 57,5% de acciones de la mina y representante del resto, era además un abogado muy competente, que plantó cara a la poderosa compañía minera. El pleito, que fue ampliamente seguido por la prensa, se conoció como “El Asunto Chávarri”, y en cierta manera espoleó al resto de propietarios de minas arrendadas por la sociedad de Chávarri y que también consideraban que se habían incumplido los contratos. Se dice que Don Andrés López de la Presa, ingeniero director de estas minas, recibió amenazas de muerte a causa de los pleitos con los propietarios. El conflicto llegó a su fin en 1901 con la compra de la concesión minera por un total de 40.000 pesetas, una importante suma para la época.

STA CATALINA3

Cargadero de mineral en Santa Catalina. Aunque está cubierto por vegetación, se observa bien el resbaladero del cargadero y un muro lateral.

STA CATALINA11

Muro lateral del cargadero de Santa Catalina.

La explotación de la mina fue irregular, se retrasó el inicio de la explotación porque surgieron problemas con la expropiación de los terrenos. En 1897 la mina estaba en explotación mediante un pozo y  un plano inclinado, bajo la dirección inicialmente del ingeniero Manuel Figuera. En 1899, y ya siendo Don Andrés López director, se indica las dificultades que se encontraban los mineros debido a la ligereza con la que se habían realizado alguna de las primeras obras, así el muro del plano inclinado amenazaba con derrumbarse, o el pozo se obstruía o bien las vagonetas descarrilaban en el túnel.

tunel2

Túnel de la Higuera en su extremo a la altura de la concesión de Santa Catalina. Obsérvese que se trata de un túnel amplio y con un cuidadoso trabajo de mampostería, lo llama la atención al tratarse de una labor interior. El motivo es que en un principio se pretendió que la locomotora de Santa Catalina pudiera arrastrar los vagones hasta este punto para su carga, aunque bien sea por el coste o por dificultades para su construcción, se abandonó esta idea y se acabó el túnel con una galería simple sin ningún tipo de refuerzo. El transporte se realizaba con vagonetas, seguramente arrastradas por mulas y se estableció el cargadero para la carga del ferrocarril en el otro extremo del túnel.

tunel1

Compuertas de carga en el extremo del túnel de la Higuera. Gracias a los trabajos de cartografía realizados por los estudiantes de Nancy, podemos ubicar estas compuertas en la zona donde se encontraba la tolva de carga de la mina Santa Catalina. Precisamente el túnel se encuentra obstruido a causa de los escombros lanzados por la tolva.

STA CATALINA2

Ubicación de la tolva de carga en el túnel de La Higuera

A pesar de las dificultades, siempre fue considerada como una de las minas más ricas de la zona, siendo la cabecera de uno de los dos ramales del ferrocarril, que recibía su nombre de esta mina. Según las Declaraciones de los mineros, fue la tercera más productiva, con casi 45.000 toneladas de mineral explotado, solo detrás de La Mulata y El Silencio. La concesión caducó en marzo de 1941.

STA CATALINA14

Corta junto al cargadero. El cargadero se alimentaba con el mineral extraído en esta corta, que está atravesada por una vía minera. Sin embargo es posible que también recibiera mineral por otra vía minera que se rodea el cerro, en dirección hacia otra pequeña corta.

STA CATALINA13

Muro de mampostería de refuerzo para vía minera.

STA CATALINA12

Muro de mampostería y mortero de cal. Parecen los restos de una pequeña balsa.

STA CATALINA4

STA CATALINA7

Dos vistas del Socavón General

STA CATALINA5

STA CATALINA6

En las dos fotografías superiores se ven algunas bocaminas cercanas al Socavón general.

En cuanto al funcionamiento de esta mina, la falta de documentación dificulta mucho la interpretación de los restos que todavía se pueden observar. Se sabe que se explotaba mediante un pozo principal y un plano inclinado. Información recogida en 1975  describe varias rozas, un socavón hundido y un pozo, el pozo del Embudo, que podría tratarse del pozo principal de explotación. A pesar de esto, se sabe que el mineral era transportado a través del túnel de La Higuera, la concesión colindante. El mineral se cargaba en las vagonetas dentro del túnel, posiblemente mediante una tolva desde el exterior, tal y como se recoge de testimonios de algunos mineros de Hierros de Garrucha.

STA CATALINA9

STA CATALINA10

En las dos fotografías superiores, algunas galerías de la mina Santa Catalina.

Por el túnel de la Higuera el mineral llegaba hasta el cargadero conocido como de Santa Catalina, en el primer pozo de luces de la mina Higuera, donde se acumulaba en una tolva provista de nueve compuertas para la carga en los vagones del ferrocarril, que accedían mediante un túnel de 60 metros. Cabe decir que inicialmente se planteó en preparar el túnel de la Higuera para que la locomotora pudiera atravesar toda la Higuera hasta la misma mina Santa Catalina, motivo por el cual ambos extremos del túnel están preparados para ello, con una anchura mayor de lo normal y con una cobertura de mampostería de buena calidad (el túnel de la Higuera se empezó a la vez por ambos extremos). Pero finalmente se abandonó el proyecto (supuestamente por su coste) y se completó el túnel como un simple túnel de transporte con vagonetas.

SCATALINA2

PLANO2

Plano de demarcación y algunas de las labores en la mina Santa Catalina.

Disponemos más información gracias a un inventario de mineral de 1916, en el que se da contabilizan cuatro volquetes de mina de una tonelada de capacidad, un volquete de 400 kilos y dos vertederas de tolvas, una de ellas de hierro fundido. También disponía de un malacate y un torno de pozo, además de una chabola de mampostería para fragua. En referencia al malacate de esta mina, en el único plano donde se muestran algunas de las galerías de esta mina se encuentra precisamente el “pozo del Malacate”, aunque ante la ausencia de más documentación, no podemos reconstruir de momento el funcionamiento de la mina, la ubicación del pozo de explotación o pozo del Embudo (si es que eran el mismo) ni conocemos la ubicación y utilidad del plano inclinado. Los testimonios posteriores solo hablan del “Socavón principal o general” de la mina, de una vía minera de superficie que recorría el centro de la concesión y de la “tolva” de carga en el túnel de la Higuera. Los mineros de Hierros de Garrucha podían ir por estas galerías desde la entrada del túnel de la Higuera hasta las labores del hoyo Júpiter, pues las galerías de Santa Catalina llegaron a conectar con las de Júpiter.

STA CATALINA15

Paralizados los trabajos con el cierre de las minas en los años veinte, Santa Catalina no volvió a ser explotada durante la época de Hierros de Garrucha. No han quedado restos de los trabajos realizados en esta mina, todos los elementos metálicos fueron desmantelados. Tan solo hemos podido encontrar esta punta de barrena, con incisiones en espiga, en uno de los frentes de trabajo de las galerías de la mina. Debe de datar de principios del siglo XX.
Anuncios

Minas de Bédar: Angustias; Adela y Leonor

Seguimos con otra mina de hierro de Bédar, las minas “Las Angustias” y “Adela y Leonor”. Estas concesiones fueron registradas en 1887 y 1888 en el barranco de la Mortera, sobre una mineralización de carbonatos y óxidos de hierro. Se ubican en un abrupto barranco que baja de las Rellanas. Es de remarcar que todavía se conserva el nombre de “Mortera” para designar este paraje, aunque el barranco se conoce actualmente con el nombre de la mina que una vez se explotó: Las Angustias.

angustias-leonor

De estas dos concesiones, en 1897 la Sociedad minera de Víctor Chávarri poseía 25 acciones de de las 100 que conformaban la Sociedad propietaria de las mismas, de las cuales 7 pertenecían al mismísimo Víctor Chávarri y 18 a Manuel Figuera, entonces ingeniero director de la sociedad de Chávarri. Sabemos que durante este periodo, Manuel Figuera intentó buscar partidarios para que explotaran la mina, pues el mineral no estaba excesivamente lejos de la cabecera del ramal de ferrocarril de la Mulata. Sabemos que ofreció las minas a unos compradores de Cuevas de Almanzora, que visitaron estas minas en marzo de 1897, llegando a firmar un contrato de arrendamiento en el cual Manuel Figuera dispondría del 42% de las acciones de la Sociedad, vendiendo el mineral a la Sociedad de Chávarri, que lo transportaría a Garrucha. El problema principal era que las concesiones se encontraban demasiado lejos de la cabecera del ferrocarril, por lo que sería necesario construir algún tipo de sistema de transporte por medio de un pequeño ramal de cable aéreo.

angustias1

angustias2

Vista del barranco de las Angustias y del antiguo carril minero que recorría las concesiones de “Las Angustias” y “Adela y Leonor”.

Sin embargo, el negocio no prosperó, al parecer Víctor Chávarri se opuso finalmente cuando todo el proyecto de negocio estaba ya realizado, algo que tiene que ver con los motivos por los que finalmente Manuel Figuera dejó el cargo de director de las minas de Chávarri, siendo sustituido por el nuevo director, y mano derecha de Víctor Chávarri para temas mineros, Don Andrés López de la Presa.

angustias12

angustias11

angustias10

Restos de edificio y minerales correspondientes a los trabajos realizados en estas concesiones a finales del siglo XIX.

Manuel Figuera siguió intentando hacer negocio con estas concesiones. En 1900, y ante la noticia de la llegada a la sierra de Bédar de una nueva sociedad con capital vasco e inglés, la The Garrucha Iron Mining Company Ltd, intentó vender estas concesiones. Según los datos que poseemos sobre este ofrecimiento, Manuel Figuera afirma haber adquirido ambas concesiones por un total de 17.000 pesetas. Finalmente, parece que el negocio volvió a salir mal.

angustias14

angustias9

angustias7

angustias8

Entre las labores de exploración de finales del siglo XIX destacan dos pozos y varias trincheras. La escasa entidad de estas labores indican que se trataban simplemente de labores de exploración.

Tenemos que esperar hasta 1952, cuando Hierros de Garrucha reinició los trabajos de extracción en las viejas minas del coto de Bédar. Entre las minas “re-explotadas” por esta sociedad se encuentra la mina de las Angustias.

En los terrenos de estas dos concesiones podemos encontrar una serie de trabajos de exploración: una vía minera, varias trincheras y pozos, además de una pequeña edificación. Sin duda se tratan de los trabajos realizados a finales del siglo XIX de cara a evaluar el yacimiento de minerales de hierro de estas concesiones. Estos trabajos sin duda no pasaron desapercibidos para los ingenieros de Garrucha, que pudieron comprobar la buena calidad del mineral, como ya había indicado Manuel Figuera en su época. Hierros de Garrucha decidió explotar este rico mineral, por lo que instaló un cable aéreo que conectaba la bocamina principal de esta mina con la carretera de Lubrín a bédar, donde instaló una tolva metálica junto a la carretera, donde se cargaban los camiones que llevaban el mineral hasta Garrucha.

LAS ANGUSTIAS.jpg

No hay ningún documento ni fotografía de este cable aéreo, toda la información procede de testimonios. Los restos que quedan en esta mina confirman, sin lugar a dudas, la existencia de este cable aéreo. Según estos testimonios, Juan Girona se encargó de instalar este cable aéreo que, aprovechando la gran pendiente del barranco, transportaba el mineral por un sistema tan sencillo como efectivo: disponía tan solo de dos vagonetas, de manera que la que bajaba llena impulsaba otra hacia arriba. Según testigos de estas labores se extrajo gran cantidad de mineral de hierro de excelente calidad.

angustias5

angustias13

Socavón principal de la mina “Angustias”, mina explotada por Hierros de Garrucha sobre una antigua mina que fue propiedad de Manuel Figuera.

angustias15

En esta fotografía del barranco de las Angustia se observan las dos bocaminas del yacimiento de las Angustias. En el más cercano se instaló el cargadero del cable aéreo y la entrada principal de la mina.

angustias4

angustias19

angustias3

Estructura y enganches del cable aéreo en el barranco de las Angustias. En la segunda fotografía se aprecia lo abrupto del barranco, poblado de pinos, apreciándose en la parte inferior la carretera Lubrín-Bédar y parte de Bedarín, en el paraje que se conoce como “La Mortera”.

angustias16

angustias17

angustias18

Socavón principal y explotación de la mina Las Angustias. Sobre las paredes de la mina se observan las marcas de los barrenos de los mineros de Hierros de Garrucha. La mina ha sido reconocida por en una longitud de unos 200 metros, con importantes labores que confirma lo que se cuenta sobre la explotación de grandes cantidades de mineral en esta mina.

angustias20

Para acabar con esta mina, remarcar la belleza natural de este barranco, que desciende directamente desde las Rellanas de Bédar, con unas vistas impresionantes. Aquí dejo esta fotografía de estos bonitos gladiolos silvestres.

El Pinar de Bédar: un universo de minerales verdes

No recuerdo donde lo leí una vez, que El Pinar de Bédar es un “universo de minerales verdes”.  Nada más acertado, aunque también los hay azules, amarillos, blancos… y todas las variaciones imaginables de color entre ellos.

Existe una “especie” de coleccionista de minerales que se dedica a buscar y fotografiar los pequeños cristales gracias a potentes lupas y equipos fotográficos adecuados. Estas fotografías de minerales micro pueden llegar a ser realmente espectaculares, superando con mucho lo que los simples minerales “macro” nos ofrecen, que en El Pinar no es poco. Estos coleccionistas hablan de verdaderas maravillas en este universo “micro” de El Pinar, pero a veces es difícil poder acceder a estas fotografías, algunas de las cuales se pueden encontrar en ciertos foros especializados de Internet y artículos en papel. Yo mismo he llegado a realizar algunas fotografías (llamarlas “micro” sería muy exagerado) para poder mostrar estas pequeñas maravillas que no mucha gente conoce.

Pero esto a veces cambia, recientemente una usuaria de Facebook (cómo no) a tenido a bien publicar una serie de estas fotografías, obtenidas de minerales procedentes de la mina Reformada de El Pinar, una zona bien conocida por muchos coleccionistas. Previa autorización, publicamos estas fotografías realizadas y publicadas por Ine Thijs en Internet.

Prepárense para un paseo por el universo de minerales verdes de El Pinar de Bédar, mina Reformada (Ine Thijs):

14495495_10210793852029014_9204993867668260228_n

14517463_10210790674229571_3768336395064591006_n

14523135_10210790673069542_3755640576197859727_n

14567972_10210790671829511_5495973689471063009_n

14572380_10210790673429551_773663968468430822_n

14604845_10210790674909588_3065370870435090935_n

14639595_10210790670269472_1798702305827752431_n

14639661_10210793854069065_8405845118042230532_n

14642076_10210790672509528_6019150837036996848_n

14650040_10210790674509578_6325886852585237817_n

14650059_10210793857349147_1940445739061330071_n

14650247_10210790671069492_8984843387580617149_n

14656347_10210790672789535_3543247035647726339_n

14671084_10210793856869135_9193398798143173884_n

14671211_10210793854829084_1301300974521599860_n

14680494_10210790670629481_541761123252910152_n

14680557_10210793853549052_8499204072707218774_n

14680685_10210790671589505_3630456475066456019_n

14691033_10210793852749032_6511652907743167166_n

14695391_10210793856029114_4158849159551778926_n

14702478_10210790673869562_1566447417072317964_n

14705786_10210793856469125_864327098172139395_n

14713660_10210790669869462_1308081834858527985_n