Bédar: la mina de Los Corrales, un ejemplo de minería local. La mine de Los Corrales, un exemple d’exploitation minière locale de fer.

CORRALES0

 

Hoy vamos a mostrar cómo avanza la investigación de las minas de Bédar con un ejemplo, en concreto la localización e identificación de una mina de hierro de principios de siglo a partir de documentos. Esto en sí ya es bastante excepcional, pues la escasez documental de este importante periodo es lo habitual, por lo que habitualmente se trabaja sobre minas conocidas localizadas durante exploraciones de campo, de las que luego se busca la documentación.

Las dos últimas minas localizadas a partir de documentación escrita ha sido la mina de Los Corrales y la mina La Fe. Hoy hablaremos de la primera.

Aujourd’hui nous allons présenter le travail d’enquête historique sur les mines de Bédar avec un exemple concret, la localisation et l’identification d’une mine du début du siècle XX à partir de documents.

L’identification d’une mine à partir de documents est déjà très exceptionnelle, puisque il y a très peu de documentations historiques. D’habitude, nous travaillons sur place avec des restes miniers et on essaye ensuite de trouver quelques informations dans les faibles bases de données disponibles. Les des dernières mines localisés à partir de documentation préalable sont La Fe et Los Corrales. Aujourd’hui nous allons parler de cette dernière exploitation.

 

los collados

Ubicación de la mina de Los Corrales en un plano de 1925.  Emplacement de la mine de Los Corrales dans un plan de 1925. 

 

los collados

Curioso graffiti en el túnel que atraviesa la autovía que nos recuerda dónde estamos. Sur la photo, un graffiti dans le tunnel qui traverse l’autoroute Almeria-Vera qui nous rappelle où est-ce que nous sommes…

 

Todo comienza cuando nuestro buen amigo Rafael Guerrero nos facilita un documento procedente del Archivo Municipal de Vera, el importante archivo municipal gestionado por Manuel Caparrós. Se trata de una denuncia de 1904 por parte de un minero vecino de Vera, Diego González Cano, contra sus vecinos José Soler y Juan Martínez Flores, presidente y tesorero respectivamente de una sociedad minera de nombre Santa Isabel, sociedad constituida para la explotación de una mina de hierro ubicada en Los Corrales, de la diputación de Los Giles.

Tout a commencé quand notre bon ami Rafael Guerrero nous a envoyé un document provenant des Archives locales de la ville de Vera géré par Manuel Caparrós, un important centre de documentation de référence du Levant de la province d’Almería. Il s’agit d’une plainte judiciaire de 1904 de la part d’un minier de Vera, Diego González Cano, contre ses voisins José Soler et Juan Martínez Flores, le président et le trésorier respectivement de la société minière Santa Isabel. Cette société s’était constituée pour l’exploitation d’une mine de fer placée sur le lieu qu’on appelle Los Corrales, dans la circonscription de Los Giles (Bédar).

 

CORRALES9

El marco natural en el que se encuentra esta mina es incomparable. En la fotografía tenemos un bonito ejemplar de tortuga mora hembra (Testudo graeca). Los Corrales, 2018. Le milieu naturel où se trouve cette mine est incomparable, sur la photo une tortue maure (Testudo graeca), Los Corrales, 2018.

 

amapola loca2

Glaucium corniculatum (amapola loca- pavot cornu). Los Corrales, 2018.

 

CORRALES10

Barlia robertiana (orquídea gigante- orchis géant). Los Corrales, 2018.

 

Tan solo uno de los nombres nos era conocido, se trata de Juan Martínez Flores, registrador de una concesión minera de nombre San Antonio Segundo, junto a la concesión minera de La Perdiz, que tomó en arriendo la Sociedad Vizcaína de Bédar.

En 1908, el ingeniero José Prats realiza un informe sobre las minas de hierro que poseía la Sociedad Vizcaína de Bédar, en la que describe en la mina de La Perdiz la presencia de una serie de trabajos mineros junto al kilómetro 14 del trazado del ferrocarril de Chávarri, en concreto un tajo y labores por galerías en trancada. Estas labores, aunque José Prats las localiza en La Perdiz, se encuentran en realidad en el límite entre ésta y la colindante de San Antonio Segundo, indicando que “fue explotada por una compañía domiciliada en Vera, en esos momentos paralizada, que había dejado una buena cantidad de mineral amontonado en el exterior del frente beta del filón II, junto al kilómetro 14 de la vía férrea.” Desgraciadamente, no da más datos sobre esta empresa, pero la coincidencia de domicilio de la misma (Vera) junto al hecho de que la concesión San Antonio Segundo haya sido registrada por el mencionado Juan Martínez Flores, nos hace plantearnos la hipótesis de que esta mina ubicada en el filón II descrito por José Prats, haya sido explotado bien por esta sociedad minera Santa Isabel o bien por medio de otra sociedad minera relacionada con Juan Martínez, también domiciliada en Vera.

Seulement un de ces noms nous était connu, celui de Juan Martínez Flores, l’exploitant d’une concession minière nommée San Antonio Segundo, placée à Bédar aussi, près d’une autre concession nommée La Perdiz. Ces concessions avaient été prises en location pour une société minière avec du capital basque, la société minière Vizcaína de Bédar.

En 1908, l’ingénieur José Prats élabore un rapport sur les mines à la disposition de la société Vizcaína de Bédar, dont les concessions de La Perdiz et San Antonio Segundo. José Prats décrit dans La Perdiz la présence d’une série de travaux miniers à proximité du kilomètre 14 du tracé du chemin de fer de Victor Chávarri, pour le transport jusqu’au port de la ville de Garrucha des minerais d’une importante société minière de Bédar, propriété du Marquis de Chávarri. Les travaux consistaient en une carrière et des galeries descendantes. Ces travaux, bien que José Prats les place dans la concession de La Perdiz, se trouvent en réalité dans la limite entre celle-ci et celui de San Antonio Segundo. José Prats indique que « la mine avait été exploité par une compagnie domiciliée à Vera, paralysée à ce jour, avec une bonne quantité de minerai entassé à l’extérieur à côté du kilomètre 14 du chemin de fer. » Malheureusement, il ne donne plus de données sur cette société, mais la coïncidence de domicile (Vera) en plus du fait que la concession Sant Antonio Segundo avait été inscrite par Juan Martínez Flores, nous fait nous poser l’hypothèse dont ces travaux placées sur le filon II décrit par José Prats ont été exploités soit par cette société minière Santa Isabel soit au moyen d’une autre société minière liée à Juan Martínez.

abeja

Mina Abeja, barranco de la Fuensanta, 2006.  Sur la photo supérieure, la mine Abeja, ravin de la Fuensanta, 2006

 

barrilla

barrilla3

Puente de la Barrilla en el barranco de la Fuensanta, trazado del ferrocarril de Chávarri, 2006.  Sur les deux photos supérieures, le pont de la Barrilla, ravin de la Fuensanta, sur le tracé du chemin de fer de Chávarri, 2006.

 

Cabe destacar que en el filón I de la concesión La Perdiz descrito por José Prats, existen también trabajos mineros en trinchera, que podrían haber estado en relación con la explotación de la anteriormente mencionada sobre el filón II, siendo explotada por los misma sociedad. La falta de más información impide avanzar más, ya que la única información de la que disponemos es que recibía el nombre de mina Abeja, según se recoge en una memoria del Plan Nacional de la Minería de 1975-1976.

Il convient de noter que dans le filon I de la concession de La Perdiz il y a aussi des travaux miniers qui pouvaient être aussi en rapport avec l’exploitation susmentionnée. Le manque d’information empêche de progresser. Nous n’avons que peu de donnés sur les travaux du filon I, concrètement qu’ils étaient nommés mine Abeja (abeille), selon une mémoire du Plan National Minière de 1975-1976.

 

 

curato

Plano de la concesión de La Perdiz y otras colindantes a la vía férrea de Chávarri. Estan indicadas las minas de Ureña y los dos compadres, San Antonio Segundo y Abeja. Plan de la concession de La Perdiz et d’autres limitrophes au chemin de fer de Chávarri. On marque les mines de Ureña y los dos compadres, San Antonio Segundo et Abeja

 

cuesta blanca

La Cuesta Blanca, junto al paraje de Los Collados, 2018. Sur la photo supérieur, le lieu dit la Cuesta Blanca (la pente blanche), près du site de Los Collados, 2018.

 

En todo caso, la explotación de la mina de Los Corrales debía ser comprobada en el terreno. Aunque la información no era demasiado precisa, la mención del paraje y su situación en la diputación de Los Giles, nos lleva a un paraje con ese nombre mencionado en un plano de 1925, junto a otro de nombre “Cuesta Blanca”, que nos ayudó a ubicar dicho paraje de Los Corrales, en un paraje muy cercano a la pedanía de Los Collados, hoy en Los Gallardos, pero que en 1904 formaba parte de la Diputación de Los Giles (Bédar).

En tout cas, l’enquête sur place de cette exploitation de Los Corrales était obligée. Bien que le document ne fût pas très précis, la mention du placement dans la circonscription de Los Giles et avec l’aide d’un plan daté en 1925, on trouve le site dit Los Corrales au côté d’un autre nommé La Cuesta blanca (la pente blanche), description précise qui a été très utile pour sa localisation

CORRALES3

CORRALES2

CORRALES1

Depósito de mineral en la mina de Los Corrales, 2018.  Sur les photos supérieures, le depôt de minerai dans la mine Los Corrales, 2018.

 

La posible presencia de minas de hierro en la zona de Los Collados no nos era desconocida, aunque solo disponíamos de un anuncio publicado en el Diario de Almería de 21 de agosto de 1919, en el que se ofrecían varias minas de hierro en este lugar, de las que muy posiblemente forma parte la mina de la que hoy hablamos.

En dicho lugar de Los Corrales, efectivamente, encontramos los trabajos mineros que buscábamos. Concretamente un depósito con cierta cantidad de mineral de hierro no lejos de dos bocaminas hundidas. No muy lejos, se encuentra otra bocamina de lo que parece una pequeña explotación de hierro oligisto.

En fait, il s’avère que Los Corrales se trouve très proche de la commune de Los Collados, petite localité qui appartient à la ville de Los Gallardos, mais qu’en 1914 appartenait à Bédar. Nous disposions déjà des indices sur la présence de mines dans cet endroit, car nous avons trouvé une annonce publiée dans le journal Diario de Almería du 21 août 1919, dans lequel s’offrent quelques mines de fer dans Los Collados, dont très possiblement il faisait partie notre mine.

Dans Los Corrales nous trouvons, effectivement, les travaux miniers que nous cherchions. Il s’agit concrètement d’un dépôt avec quelques tonnes de bon minerai et des entrées de mines enfoncées pas très loin. On peut trouver aussi très proche une petite exploitation de fer oligiste.

CORRALES6

los collados11

Bocamina en Los Corrales con hundimiento de terreno que correspondería a otra entrada, 2018.  Sur les photos supérieures, l’entrée de la mine de Los Corrales et un affaissement du terrain, ce qui se correspondrait avec une autre entrée, 2018.

 

Aunque de poca entidad, esta mina nos lleva de nuevo a una parte de la historia minera muy poco conocida. Como se indica en el documento, el minero denunciante había trabajo en esta mina junto a algunos de sus hijos. Aunque pueda parecer que la minería de finales del siglo XIX- principios del XX era una minería en la cual los mineros trabajaban casi en exclusiva para las grandes compañías mineras (La Compañía de Águilas o la sociedad minera de Chávarri), casi siempre en malas condiciones, lo cierto es que había muchos mineros que trabajaban por su cuenta, en sus propias concesiones o bien arrendando o subarrendando concesiones mineras.

Bien que mineure, cette mine nous rappelle une partie de l’histoire de Bédar très peu connue : Diego González y travaillait avec certains de ses fils. Bien qu’on peut penser que le travail dans la mine pendant la fin du XIXème siècle et le début du XXème siècle était essentiellement une histoire de journaliers liés en exclusivité à des grandes compagnies minières (La Compagnie d’Aguilas ou la société minière de Chávarri), d’habitude dans de mauvaises conditions, la vérité c’est qu’il y avait beaucoup de mineurs qui travaillent par leur compte, soit dans leurs propres concessions minières soit en location ou sous-location.  

CORRALES5

CORRALES4

Cristales de barita sobre los óxidos de hierro que forman el yacimiento. Sur les photos supérieures, des cristaux de baryte sur les oxydes de fer qui forment le gisement.

 

Esta participación de mineros locales, cuya importancia por el momento no podemos estimar, fue consecuencia de la presencia de medios de transporte eficaces de mineral hasta el puerto de Garrucha. En especial el ferrocarril de Chávarri era especialmente importante, más que el cable aéreo de la Compañía de Águilas, pues su capacidad de transporte era mucho mayor.

Cette participation de mineurs locaux, dont nous ne pouvons pas encore estimer l’importance, a été la conséquence de la présence d’un réseau de transport effectif de minerai jusqu’au port de Garrucha. Le chemin de fer de Chávarri était particulièrement important, plus que le câble aérien de la Compagnie d’Aguilas, puisque sa capacité de transport était beaucoup plus grande.

 

CORRALES7

CORRALES8

Mina de oligisto cercana a la mina principal, 2018. Sur les photos supérieures, une mine d’oligiste près de la mine principale, 2018.

 

Es por eso que las concesiones que estos mineros locales explotaban, ya fueran propias o arrendadas, se encontraban muy cerca del ferrocarril de Chávarri. Para la sociedad minera de Chávarri el negocio era especialmente provechoso, pues compraba el mineral a estos mineros para transportarla en su ferrocarril, ahorrándose los gastos de explotación.

Les mines exploitées par les mineurs locaux étaient placés toujours le plus près possible du chemin de fer de Chávarri, puisque le bénéfice dépendait de l’économie dans le transport. Pour la société de Chávarri l’affaire était presque parfaite, ce n’était pas nécessaire d’investir en l’exploitation des mines, il suffisait d’acheter les minéraux à ces exploitants et les transporter confortablement à Garrucha pour y avoir un bénéfice facile..

los collados 2

Anuncio en el periódico Diario de Almería del 19 de agosto de 1919. Annonce publicitaire dans el Diario de Almería de 19 août 1919 au sujet d’une offre de location de cinq mines de fer au parage de Los Collados, députation de Los Giles (Bédar).

 

A lo largo de nuestras investigaciones hemos podido recopilar varios ejemplos de estos mineros locales. Tenemos ejemplos en la explotación de la mina Mahoma, Gracia, Ureña y Compadres, La Fe… además de las ya mencionadas mina Abeja (filón I de la concesión La Perdiz) y San Antonio Segundo (descrita como filón II de la concesión La Perdiz por el ingeniero José Prats). Muchas estas sociedades mineras tenían un marcado carácter familiar, así se confirma en las sociedades que explotaron en arrendamiento la mina Mahoma y la propia mina de Los Corrales que nos ocupa, en la que se ocupaban también a los hijos. Disponemos de otro dato interesante sobre una explotación llevada da a cabo en 1914, por parte de otro minero local de nombre Agustín Flores Zamora, que contó con varios empleados, entre ellos sus hijos. Desconocemos en qué mina o concesión trabajaron, solo que estaba cercana al ferrocarril, por lo que podría tratarse de alguna de las ya mencionadas (Gracia, Abeja, etc.)

Nous avons trouvé quelques exemples du travail de ces mineurs locaux, par exemple les travaux effectués dans la mine Mahoma, Gracia, Ureña y dos Compadres, la Fe… en plus des déjà mentionées mine Abeja (le filon I de la concession La Perdiz) ou San Antonio Segundo (le filon II décrit pour la même concession de La Perdiz).

Ces exploitations « locales » avaient un caractère nettement familial, comme dans la documentation consultée, ou l’exploiteur travaillait avec ses fils. Nous disposons aussi d’informations intéressantes sur une exploitation menée pour Agustín Flores Zamora en 1914, un mineur local qui a disposé de quelques employés, dont ses fils. Nous ignorons dans quel mine ou concession ils ont travaillé, seulement qu’elle était près du chemin de fer, dans ce casil pourrait s’agir d’une des mines que nous avons abordé aujourd’hui (La Gracia, La Abeja…)

san antonio1

san antonio 2

san antonio2.JPG

Mina San Antonio Segundo, junto al trazado del ferrocarril. Presenta una cantera y diversas labores subterráneas, 2014.  Trois photos de la mine San Antonio Segundo, près du tracé du chemin de fer. Il présente une carrière et diverses galeries souterraines, 2014.

 

A estos explotadores locales se unía el fenómeno de los “contratistas”, muy utilizados por las grandes compañías. Estos contratistas, por lo general también mineros locales, eran contratados no para realizar una explotación minera de forma autónoma, sino para la realización de una tarea muy concreta. Podía tratarse de la excavación de una galería, un pozo, la instalación de maquinaria o el corte de una cierta cantidad de mineral.

A ces exploiteurs mineurs s’ajoutait le phénomène des « contractants », très utilisés par les grandes compagnies minières. Ces contractants, en général aussi des mineurs locaux, n’étaient pas engagés que pour la réalisation d’une tâche précise. Il pouvait s’agir de l’excavation d’une galerie, d’un puits, de l’installation d’une machine ou l’extraction d’une certaine quantité de minerai.

 

barrilla2

ureña

Bocamina y galería de la mina Ureña y dos Compadres, 2006. Sur les photos supérieures, la entrée et une galerie de la mine Ureña y dos Compadres, 2006.

 

En resumidas cuentas, el trabajo minero no se limitó a los mineros contratados al jornal por las grandes compañías. Hubo muchos otros trabajadores, en una dimensión todavía muy desconocida, que o bien emprendieron sus propias explotaciones aprovechando la presencia del ferrocarril, o bien se dedicaron a realizar trabajos como contratistas para estas compañías.

En fin de compte, le travail minier n’était pas limité aux journaliers payés par les grandes compagnies, i y avait beaucoup d’autres travailleurs liés directement ou indirectement à l’exploitation minière. Il s’agit toujours d’une dimension très inconnue très liée à la présence, surtout, du chemin de fer, ou à la même activité des grandes compagnies, qui avaient besoin des contractants pour diminuer ses propres dépenses.

 

 

Anuncios

Bédar: visita a la mina La Higuera. La visite à la mine La Higuera.

Comentamos hoy la noticia publicada hoy en el periódico El Ideal al respecto de la visita realizada el pasado lunes 19 de marzo en la mina La Higuera de Bédar, actividad con la que concluye el curso de campo que realizan los estudiantes del departamento de Ciencias de la Tierra de la Facultad de Ciencias y Tecnologías de la Université de Lorraine (Nancy).

Por quinta vez consecutiva se ha realizado este curso de formación. Los profesores son Christian Hibsch, Cédric Carpentier, Albert Galy y Aurélien Eglinger, esta vez con 26 estudiantes, que durante dos semanas se han dedicaco al mapeo, análisis de minerales metamórficos y deformaciones para conocer cómo se ubican las minas de hierro y de cobre dentro del contexto geológico. También estudian los sedimentos que están deformados dentro de la cadena montañosa y las relaciones con las rocas.

 

ideal

Artículo de El Ideal del 25/03/2018.  Publication dans le journal El Ideal du 25/03/2018

Desde el primer contacto con Christian Hibsch en 2010, en el curso de la elaboración de la tesis doctoral de Vanessa Dyja, empezó una fructífera colaboración con Bédar Sostenible, en especial en lo que concierne al estudio de la problemática científica de los depósitos de mineral de hierro en la zona, lo que finalmente cristalizó en la idea de realizar estos cursos de formación. La zona de Bédar y del levante almeriense es especialmente adecuada para ello, dado su interés geológico y la ausencia de vegetación, lo que facilita todas las observaciones y trabajos.

Los cursos se organizan gracias a la colaboración del Ayuntamiento de Bédar, junto a las asociaciones Bédar Sostenible, Asociación Amigos de El Argar y, más recientemente, con el apoyo y colaboración del Club Deportivo Aventura Sierra Almagrera. Los alumnos cuentan con el apoyo logístico (locales de estudio, WIFI, equipos informáticos…) además del material de seguridad que precisan para realizar sus estudios.

 

HIGUERA3

HIGUERA4

 

La colaboración ha avanzado en los últimos dos años, en el sentido de realizar unas estancias especiales para algunos de sus alumnos, con el objetivo de poner en valor y preparar para el turismo las minas con más potencial. En este sentido, los alumnos de Nancy realizan tanto la labor científica como de preparación turística (elaboración de rutas, proyectos de visita, etc.), incluida la realización de los trabajos de segurización de las minas, paso previo indispensable para su puesta en valor. En este sentido cabe destacar el importante trabajo realizado en la 2017 por parte de los alumnos Thomas Pesenti y Quentin Brunsmann, que con el apoyo de la C.D. Aventura Sierra Almagrera, avanzaron notablement en estos trabajos en la mina La Higuera.

Entre los proyectos que se seguirán, se cuenta el incluir la mina Mulata dentro de estos proyectos de rehabilitación.

 

HIGUERA5

HIGUERA6

 

Aujourd’hui nous parlerons de l’article publié dans le journal El Ideal au sujet de la visite réalisée le lundi 19 mars dans la mine La Higuera de Bédar, qui clôturait les travaux pratiques du cours de géologie des étudiants du département des Sciences de la Terre de la Faculté des Sciences et Technologies de l’Université de Lorraine (Nancy). Ce stage d’études a débuté il y a cinq ans et a été reconduit  chaque anée. Les professeurs Christian Hibsch, Cédric Carpentier, Albert Galy et Aurélien Eglinger, cette fois avec 26 étudiants, ont analysé et cartographié pendant presque deux semaines du matin au soir et sans un jour de repos les minerais métamorphiques et les déformations, pour connaître la disposition des mines de fer et cuivre dans le contexte géologique, ainsi que les sédiments qui se trouvent dans la chaîne montagneuse et ses relations avec les roches.

Depuis un premier contact avec Christian Hibsch en 2010, dans le cours de l’élaboration de la thèse doctorale de Vanessa Dyja, une collaboration fructueuse a commencé avec l’association Bédar Sostenible, spécialement en ce qui concerne à l’étude de la problématique scientifique des dépôts de minerai de fer dans la zone, un aspect important pour comprendre ces mines.

 

HIGUERA2

HIGUERA1

 

Cette collaboration a abouti à la fin en l’organisation de stages de formation pour les élèves de l’université, profitant l’intérêt géologique de la zone associée à l’absence de végétation, ce qui facilite toute observation du terrain. Les cours ont été possibles grâce à la collaboration du Conseil municipal de Bédar et les associations Bédar Sostenible, Asociación Amigos de El Argar et plus récemment avec l’appui et la collaboration du Club Sportif Aventura Sierra Almagrera.

Les élèves et professeurs bénéficient de l’appui logistique nécessaire (des locaux de travail, du WIFI, d’équipes informatiques…) en plus du matériel de sécurité nécessaire pour réaliser ses études. De plus, la collaboration est allée au-delà de la simple collaboration scientifique, car depuis deux années nous avons organisé des stages spéciaux pour certains des élèves intéressées. L’objectif est de mettre en valeur le patrimoine et de favoriser le développement touristique du village de Bédar, ces élèves étudient et préparent pour les visiteurs les mines afin de mettre en valeur le potentiel de Bédar. De cette façon, deux équipes ont déjà cartographié et aménagé partiellement la mine La Higuera, dont une étude géologique et une évaluation touristique (élaboration des routes, des projets de visite, etc.)

 

grupo2

El grupo de estudiantes y profesores junto al representante del ayuntamiento de Bédar, José Ramón Muñoz, y de la asociación Bédar Sostenible, Ine Thijs. Le groupe d’étudiants et professeurs avec le représentant du conseil municipal, José Ramón Muñoz et de l’association Bédar Sostenible, Ine Thijs, avant la visite à la mine.

 

Le premier stage d’aménagement de la mine La Higuera a été effectué pour les étudiants Hélène Velcin et Clément Vorgy.  Mais il faut remarquer la dernière visite « spéciale » d’aménagement réalisée en 2017 par les élèves Thomas Pesenti et Quentin Brunsmann, qui avec l’aide du Club Sportif Sierra Almagrera, ont avancé notablement dans ces travaux ainsi que dans la sensibilisation de plusieurs voisins de Bédar à l’importance de ce projet pour l’avenir de la communauté.

Dans les projets qui se suivront, se trouve l’aménagement de la mine Mulata, très proche à Bédar.

 

 

grupo1

A la izquierda, el profesor Christian Hibsch, junto a Ine Thijs, representante de la asocación Bédar Sostenible. A la derecha, el edil de turismo, José Ramón Muñoz. A gauche, le professeur Christian Hibsch, près d’Ine Thijs, représentante de l’association Bédar Sostenible. A droite, le conseiller municipal de Bédar, José Ramón Muñoz. 

HIGUERA2
HIGUERA2

Bédar: Fin del curso de Campo 2018, la visita a la mina La Higuera

Ayer finalizó el curso de campo 2018 por parte de los estudiantes franceses, tras dos semanas de intenso trabajo. Como en años anteriores, la estancia acaba con una visita a la mina La Higuera, una de las dos minas que pretenden ponerse en valor y prepararse para ser visitadas. Como viene siendo habitual también, la prensa se hace eco de esta visita, como ejemplo tenemos aquí un artículo publicado en La Voz de Almería del 16 de marzo.

la voz de almería

Es la ocasión también para hablar sobre como seguir colaborando en un futuro próximo, y establecer los plazos para convertir Bédar en un centro turístico alternativo al ya tradicional turismo playero, muchas veces sobresaturado y falto de alicientes culturales.

Además, durante estas dos intensas semanas se ha realizado una visita a los restos mineros de Bédar, organizada por las asociaciones Amigos de la Alcazaba de Almería y ASAFAL (asociacióno de amigos del ferrocarril de Almería), en la que participaron otras asociaciones muy activas en la zona como el Club Deportivo Sierra Almagrera y nuestra ya conocida Bédar Sostenible. Para la ocasión de tan ilustres visitantes, desarrollamos una visita especial, en la cual enseñamos cosas que habitualmente los visitantes de la ya famosa “ruta minera de Bédar” no tienen ocasión de ver, además de disfrutar de los últimas novedades en cuanto a la historia minera de esta interesante zona del levante de Almería. Entre otras cosas, visitamos la tolva embudo y la ya mencionada mina Higuera.

 

K3011398

K3011347

 

Estas fotografías han sido realizadas por José Ángel Fernández, no pierdan oportunidad de ver todo el reportaje fotográfico en la siguiente dirección:

Reportaje fotográfico de José Ángel Fernández

La visita a la mina fue realizada de final del curso fue realizado por José Ramón Muñoz, el concejal de Turismo de Bédar y guía local. Aquí tenemos algunas fotografías realizadas por Ine Thijs, la representante de Bédar Sostenible que acompañó al concejal en las visitas:

visita3

visita2

visita 1

 

En las fotografías superiores, Christian Hibchs y algunos de los alumnos que realizaron la visita a la mina La Higuera de Bédar, equipados con los chalecos de seguridad, cascos y linternas facilitados por Bédar Sostenible.

Pero aunque no se trata de unas vacaciones (los alumnos franceses pasan largas jornadas elaborando la cartografía), siempre hay algún pequeño momento de relax. Es por eso importante contar con unos alojamientos confortables. Si contamos además que éstos cortijos rurales se encuentran en un marco natural incomparable (la sierra de Bédar), la relajación está más que asegurada. La excelente y barata comida de nuestros restaurantes hace el resto.

 

Castro

 

Profesores y estudiantes franceses en el cortijo rural de Los Castros, en Bédar.

 

alojam2

 

Algunos precisan todavía algo de experiencia para cortar el jamón sin riesgo. No es buena idea poner la mano en la dirección en la que cortas, si se te escapa el cuchillo te juegas un corte serio…

 

La fundición Carmen de Bédar: estado de la investigación

Volvemos hoy a hablar de un elemento del patrimonio arqueológico industrial más notables de Bédar, la fundición Carmen. Su nombre era el de Carmen de Bédar y no Virgen del Carmen como hemos visto en algún lado.

No hay absolutamente ninguna documentación sobre esta fundición, al menos de momento. Tan solo sabemos que fue registrada en 1845 por Francisco Cano Torres en el paraje de la arboleja del Pino. Es casi seguro que estuvo ligada a una sociedad minera poco conocida, de nombre Alfonso Moreno y Compañía, que en esos años parece que desarrolló una intensa actividad tanto en el Pinar como en escoriales de plomo cercanos al pueblo.

 

VISTA2

 

Barajamos la posibilidad de que la actividad de esta fundición se prolongara hasta 1848, en la que posiblemente fue completada con una estación de lavado de minerales para el aprovechamiento de escoriales procedente de unas concesiones registradas por Miguel Aduncín y José Giménez Peña. De esta manera, se recoge la instalación de un lavadero de nombre muy poco imaginativo (se llamó Lavadero), en febrero de 1848, a nombre del mismo José Giménez.

Sin embargo, no deja de ser una mera hipótesis que Lavadero fuera una ampliación de Carmen de Bédar, aunque es posible por las fechas. Lo que es seguro es que la actividad de esta fábrica no continuara más allá de 1848, de otra manera hubiera sido mencionada por Madoz en su obra.

 

c1

Imagen Google Maps de la fundición Carmen de Bédar.

 

Los restos de la fundición son en todo equiparables a las construidas en toda la zona a partir de 1841, tras la fiebre minera desatada tras el descubrimiento del Jaroso en sierra Almagrera. A diferencia de otras fundiciones más conocidas de la costa, la fundición bedarense ha pasado mucho tiempo desapercibida, creyéndose parte de las instalaciones que la todopoderosa Compañía de Águilas estableció a partir de 1885. Sin embargo, la vetusta fundición sobrevivió a esta agitada época de finales del siglo XIX. Poco faltó para que desapareciera definitivamente en 2004 víctima de las urbanizaciones, tal y como le pasó al desafortunado Lavadero Grande, pero se salvó casi milagrosamente.

Sin embargo, la fundición sigue amenazada por el abandono. Tampoco se ha respetado su entorno inmediato, que ha sido allanado como parte del ya obsoleto plan urbanístico de El Pinar. Pero si no se actúa rápido, tanto la chimenea como el inusual horno de cuba de la fundición pronto no serán más que recuerdos, amenazados como están por grietas que ponen en peligro su estabilidad estructural. Vuelvo a señalar a las autoridades competentes, y no sé cuantas veces van ya, que si no se apuntalan rápido estas estructuras, acabarán cayendo.

La fundición bedarense posee algunas características muy inusuales, si las comparamos con sus contemporáneas, características que nos ha llevado mucho tiempo analizar y comprender y que expondremos en el presente post, con ánimo de despertar el interés de las autoridades que han de conservar este importante elemento patrimonial de Bédar.

Nos ayudaremos para ello de una imagen de Google Maps donde hemos marcado las principales secciones de la fundición y donde hemos marcado la procedencia de los principales restos encontrados.

 

c2

Estructuras principales de la fundición Carmen de Bédar. En amarillo se representan los hornos de reverbero y de manga. En azul las conducciones hidráulicas, lavadero y depósitos. En naranja el pozo de extracción. En verde almacenes y oficinas. En rojo se indican la posición de diferentes artefactos hallados durante la investigación.

 

La primera de las estructuras que identificamos son las de fundición (A-amarillo). Es innegable la presencia de tres hornos de reverbero, con tres hogares paralelos que permitirían fundir el plomo en los hornos que habrían estado ubicados justo encima, en una sección que, por la presencia de restos de pilares, estuvo cubierta. De estos hornos no quedan más que algunos restos de ladrillos refractarios y algunas escorias de fundición.

 

FundicionCarmen.jpg

La chimenea de la fundición Carmen de Bédar lleva más de 150 en pie, pero el tiempo y el abandono pasan factura. Si no se toman medidas pronto, acabará cayendo la última chimenea de Bédar.

 

La evacuación de los humos, de toxicidad conocida desde antaño, eran conducidos por una pequeña galería de condensación de humos de 28 metros hasta la chimenea, ubicada en lo más alto de un pequeño cerro. Esta es la primera característica anómala de esta fundición. Aunque la chimenea se alejaba para evitar intoxicar a los operarios, las galerías de humos tenían otra función más práctica, pues eran la forma de recuperar el plomo que se encontraba en los humos. Por sublimación, el plomo se condensaba en las paredes de dichas galerías. Cuanto más larga era la galería, más plomo podía recuperarse. Es por eso que estas galerías eran lo suficientemente grandes como para permitir el paso a un hombre, siendo a veces muy largas y sinuosa para maximizar la recuperación del preciado metal.

 

CONDENSACION

Galería de humos de la fundición Carmen de Bédar. Con 28 metros de largo y apenas 1 metro de ancho por 72 cm de alto, no permitía la recuperación de plomos sublimados y alejaba a duras penas los humos tóxicos de la fundición, priorizando del tiro de los hornos para el ahorro de combustible.

 

Sin embargo, cuanto más larga era la galería, menor era el tiro del horno y más combustible se precisaba para la fundición (en el caso que nos ocupa, carbón coke inglés). Esta corta galería, que además era de muy pequeñas dimensiones (imposible que un operario pudiera pasar por dentro para recuperar el plomo sublimado) indica que la prioridad era el ahorro de combustible. No es nada raro, pues la lejanía relativa del puerto de Garrucha debía suponer un gasto de transporte que no debía ser compensado por el plomo recuperado en dicha galería. Recordamos la presencia de preocupantes grietas que amenazan con acabar con la última chimenea de Bédar.

 

HORNOS-CASA

Hogares de los hornos de reverbero de la fundición Carmen de Bédar. Posteriormente fueron rehabilitados como vivienda (precaria) de los mineros partidarios que, para la Compañía de Águilas, extraían y lavaba el mineral de plomo de los agotados criaderos.

 

Otro aspecto  muy curioso el extraño y artístico horno de cuba o de manga (B-amarillo), de unos 10 metros de altura, ubicado en uno de los extremos del complejo. Estos hornos se utilizaban para tratar minerales de segunda, por estar muy oxidados o contener muchas impurezas, o bien para tratar los residuos procedentes de los hornos de reverbero, que podían contener todavía una cantidad aprovechable de plomo. En todo caso la identificación de esta estructura fue complicada hasta que descubrimos la abertura inferior típica de este tipo de hornos, del mismo tipo que las conocidas “caleras” muy utilizadas en la zona. Este horno único por su curiosa construcción también está amenazado por preocupantes grietas que ponen en riesgo la estructura.

 

CUBA

Estado actual de la curiosa parte superior del horno de manga de la fundición Carmen de Bédar. Si no se actúa pronto, la estructura corre el riesgo de hundirse.

 

INTERIOR CUBA

Interior del horno de manga de la fundición Carmen de Bédar. en la parte inferior se aprecia la abertura típica de este tipo de hornos y que identifica a esta estructura como tal.

 

CARMEN2

Esquema de la ubicación del horno de manga y del pozo en la fundición Carmen de Bédar.

 

En azul hemos representado todas las canalizaciones y estructuras que, sin lugar a dudas, denotan la existencia de un lavadero en esta fundición (C, D y E azules). Las instalaciones se pueden dividir en un sistema de aporte de agua, representado por una serie de acequias y pequeños depósitos de almacenamiento que se dirigen sin duda alguna desde alguna zona desconocida ubicada en la actual urbanización (posiblemente un pozo), hasta la fundición. Dentro de la fundición se aprecian restos de acequias que permitían llevar el agua hacia una estructura formada por muros paralelos donde estaba instala algún tipo de lavadero mecánico, hay que destacar la presencia de una muesca en la que estaba instalado algún tipo de mecanismo rotativo. El Hallazgo de unas placas perforadas de 8 milímetros (b-rojo) deja pocas dudas sobre la existencia de este lavadero.

En tercer lugar, había otras acequias que llevaban el agua resultante hacia unos pequeños depósitos de decantación, sistema habitualmente utilizado para poder recuperar las pequeñas partículas de plomo que hubieran podido quedar tras el proceso de lavado.

La presencia de estos depósitos de decantación hemos podido demostrarla mediante una pequeña cata en la zona indicada en azul en el plano, llegando hasta la base de una de ellas, que por lo demás estaba impregnada de partículas de plomo. El hallazgo de una pequeña bomba de agua (a-rojo) así como de diferentes elementos metálicos (c-rojo) confirma la existencia de un sistema de control del agua en estos depósitos. Dada la presencia de los restos de una acequia que parece dirigirse a la zona delante de los hornos de reverbero, es muy posible que hubiera más depósitos de decantación en esa zona.

 

CARMEN1

Esquema del lavadero con restos de acequias de la fundición Carmen de Bédar.

CRIBA

Chapa perforada de 8 milímetros, parte del sistema de cribado del lavadero. Hallada en el punto b-rojo, en la zona donde estuvo ubicado uno de los depósitos de decantación.

 

BOMBA DE AGUA

Bomba de agua encontrada en el punto a-rojo. La presencia de este elemento concreto indica la presencia de un lavadero mecanizado, lo que comporta que necesariamente estuvo dotada de algún tipo de máquina de vapor.

 

DIVERSO

Diferentes elementos metálicos encontrados en el punto c-rojo. Podría tratarse de restos de la maquinaria utilizada para accionar el lavadero de la fundición.

 

CONTRAPESO

Pieza de hierro fundico hayada en el punto d-rojo. Provista de una perforación central, es de función desconocida, posiblemente algún componente de la maquinaria de los lavaderos de la fundición.

 

También es a destacar la presencia de un pozo de explotación minero, con restos que indica que estuvo dotado de un pequeño castillete de explotación, movidos por un pequeño motor o torno. Está marcado en el plano con la G-naranja. La instalaciones de esta fundición cuenta con todos los elementos propios del proceso de extracción, lavado y fundición de mineral, algo que la diferencia de otros establecimientos similares, solo dedicados a la fundición y, más raramente, al lavado del mineral cuando éste no llegaba lo suficientemente limpio.

 

POZO

 

POZO2

Pozo ubicado en la fundición Carmen de Bédar. En el interior se pueden ver diferentes niveles en la explotación

 

Finalmente, no podría faltar algún tipo de edificio de almacén y oficinas. El marcado como G-verde debió ser el almacén para guardar el valioso mineral ya procesado. El edificio disponía de dos puertas paralelas y una sola ventana, justo al lado de las instalaciones de la fundición. Prudentemente alejada de las instalaciones (y de su tóxico producto) se encuentra otra edificación H-verde, sin duda algún tipo de oficinas o alojamiento del director de la fundición.

 

GENERAL1

Entorno degradado alrededor de los restos de la fundición Carmen de Bédar.

 

Un estudio más pormenorizado sin duda depararía más sorpresas sobre el funcionamiento y origen de esta fundición, así como de la misteriosa compañía minera Alfonso Moreno y Compañía, exponente de un periodo de la minería de Bédar muy poco conocida.  Mientras tanto, exhortamos a las autoridades competentes a tomar las medidas necesarias para evitar su deterioro, siendo urgente el apuntalamiento provisional de las estructuras mencionadas, a la espera de poder aplicar otras medidas que permitan evitar su colapso, como por ejemplo los cerclajes metálicos usados en muchas chimeneas antiguas.

 

Fund Carmen

Reconstrucción artística del aspecto que debió tener la fundición Carmen de Bédar cuando estuvo en funcionamiento a mediados del siglo XIX. Una de las fundiciones más singulares del siglo minero almeriense.

La tolva de la trinchera de los Villaltas: la última gran tolva de Bédar

Tras repasar anteriormente el castillete del pozo P y la gran Tolva Embudo de Tres Amigos, vamos a hablar hoy, a dos años del centenario de su construcción, de otro de los principales elementos del patrimonio arqueológico-minero de Bédar.

La tolva de la trinchera de los Villaltas, o más conocida como tolva de la trinchera Villalta, fue una impresionante tolva de mampostería, la última gran obra de los excelentes pedriceros de Bédar.

Aún hoy, a pesar del estado de ruina en el que se encuentra, es una tolva que asombra por sus colosales dimensiones y excelente trabajo en piedra.

 

villalta5

villalta2

Aun estando en ruinas con el muro frontal derrumbado, impresiona todavía el buen trabajo de mampostería y la altura de los muros de esta tolva. En los muros se observan los gruesos cables que anclaban el muro frontal.

 

A diferencia de otros elementos del patrimonio minero de Bédar, en el caso de la trinchera Villalta tenemos la suerte de disponer de los planos originales, concretamente el plano 15-E, un documento excepcional que nos desvela todos los secretos de esta maravilla.

El motivo de su construcción radica en la desmantelación de parte del cable aéreo de la Compañía de Águilas que, desde Serena, llevaba el mineral hasta Garrucha. Tras el parón en la explotación de las minas debido a la Gran Guerra, se reinició de nuevo la actividad, aunque ante el mercado había cambiado y la única posibilidad de ser competitivos residía en fusionar las dos grandes compañías mineras que actuaban en la zona, la Sociedad de Chávarri y la Compañía de Águilas. Es así como en 1916 surge una nueva compañía, la Unión Bedareña.

La nueva compañía disponía ahora de dos sistemas de transportes paralelos, el ferrocarril y el cable aéreo. Dado que el ferrocarril disponía de una capacidad de carga que el cable aéreo, se decidió desinstalar todo el cable desde la estación de El Pinar de Bédar hasta Garrucha, e instalar una pequeña derivación que desde El Pinar conectara con la línea de ferrocarril.

 

villalta3

Solo se conserva completa una de las compuertas de la sección central.

 

El punto elegido fue una de las trincheras más altas de las que atravesaba el ferrocarril, la trinchera de los Villaltas, situada a poca distancia del túnel del Boliche y no muy lejos de El Pinar de Bédar. La enorme trinchera presentaba unas laderas inclinadas que podían aprovecharse para la construcción de una tolva-depósito de gran capacidad. Sería la tolva más tardía y también la más grande de las construidas, superando las dimensiones de las tolvas reguladoras de Tres Amigos.

El proyecto contemplaba una tolva en tres secciones con tres compuertas de carga cada una, el concepto era muy similar a la de la Tolva-depósito de Tres Amigos, la de la mina Esperanza y a las tolvas de Vulcano, que aprovechan una fuerte pendiente para acumular gran cantidad de mineral de hierro, facilitando su carga en los vagones por medio de numerosas compuertas.

 

villalta4

Antiguo trayecto del ferrocarril Bédar-Garrucha por la Trinchera Villalta. Los escombros del derrumbe del muro frontal obligó a desviar ligeramente el trayecto de camino que discurre por esta antigua vía férrea.

 

villalta

Visión en Google Maps de los restos de esta tolva. Una de las secciones ha prácticamente desaparecido. El ramal de cable aéreo proveniente de El Pinar, de 918 metros, llegaba a la parte superior de la trinchera, donde se había instalado una pequeña estación de descarga del cable. Unos operarios se encargaban de descargar el mineral en las tolvas.

 

El muro frontal era de una altura de algo más de 10 metros y  de más de 50 metros de largo. Disponía de tres secciones con tres compuertas de 1,5 x 0,5 metros, dotadas de un artístico arco de medio punto y a 3,4 metros de altura. La pendiente de la tolva era de 23,6 metros de longitud y no era plana, como en el caso de las otras tolvas, sino que presentaba una forma en “V” que canalizaba el mineral directamente hacia las compuertas.

Las compuertas estaban dotadas de buzones de carga que se abrían gracias a un contrapeso, lo que permitía poder cargar nueve vagones a la vez. Dado que el muro frontal era el que debía soportar la mayor presión, se habían previsto la instalación de gruesos cables insertados tanto en los muros laterales como en los de separación, que anclados en la roca evitaban que el muro frontal cediera hacia afuera por la presión del mineral de hierro.

 

Plano villalta1

Planimetría ( plano 15-E) de la Unión Bedareña, vista lateral de la tolva con el sistema de apertura de la compuerta y los cables de anclaje.

 

villalta plano 2

Visión frontal de una de las secciones con sus tres compuertas. La superficie en forma de “V” canalizaba directamente el mineral hacia las compuertas y facilitaba la carga.

 

villalta plano 3

Perfil de los muros laterales y los de separación con el sistema de anclaje del muro frontal, que era más grueso en su base para que la estructura fuera más estable.

 

Aunque se trataba de una tolva de dimensiones faraónicas, se tardó menos de un año en tenerla lista. Una escueta noticia procedente de un periódico de septiembre de 1919 menciona precisamente al maestro albañil encargado de su construcción: La Benemérita  de Los Gallardos (Bédar) comunica que en la mañana del 20 se le presentó al maestro albañil de la compañía minera “La Unión Bedareña” Juan Pedro Murcia Oliver, denunciando que en el sitio llamado Trinchera de los Villaltas, donde se edifican unas torvas, y a consecuencia de haber descontado un cuarto de día a dos peones  que no habían concurrido a su hora al trabajo, lo habían dejado plantado a éste 16 peones que llevaba pertenecientes al Centro Obrero, reclamando a la vez aumento de jornal. Temía el maestro que pudieran causar desmanes en las obras que realizaba por su cuenta. La Guardia Civil se personó en el lugar indicado, encontrando a los 16 obreros que protestaban del trato que les da el contratista y del poco jornal. Invitados a disolverse pacíficamente si no querían trabajar, acordaron reanudar el trabajo y así lo efectuaron a la una de la tarde, quedando todo normal.

Desgraciadamente la tolva no ha soportado bien el paso del tiempo. Pese a los pesados cables de anclaje y debido a la falta de mantenimiento, el muro frontal hace tiempo que se derrumbó sobre la antigua vía del ferrocarril, dejando expuestos los grueso cables, que no pudieron ser rapiñados por los chatarristas, estaban demaisado sólidamente fijados a la roca. Todos los demás elementos metálicos hace tiempo que desaparecieron (compuertas, sistema de poleas, etc.) Además, y debido a la excelente piedra utilizada para su construcción, la tolva fue durante mucho tiempo una cantera de piedra para muchas de las construcciones de los alrededores.

Actualmente deberían realizarse tareas de limpieza de los restos y apuntalar las partes más inestables para evitar que continúe el lento pero imparable deterioro. La tolva de la Trinchera Villalta es uno de los principales elementos patrimoniales del antiguo trayecto del ferrocarril Bédar-Garrucha. Hasta aquí nuestra pequeña sección del patrimonio minero de Bédar.

trinchera villalta

Reconstrucción de las tolvas de la trinchera de los Villaltas, cuya construcción fue dirigida por el maestro albañil Juan Pedro Murcia Oliver. Un convoy está procediendo a posicionar los vagones bajo las compuertas para poder comenzar las tareas de carga.

 

 

Minería de Bédar: el castillete del Pozo P y la mina Mahoma

El pasado 11 de noviembre se llevó a cabo una excursión por la ruta de la minería de Bédar, dentro de las Rutas por la Arqueología industrial de Almería, promocionadas por la Diputación Provincial de Almería y coordinadas por el doctor en Historia del Arte Alfonso Ruiz García. Además del itinerario habitual para ver las minas de Serena, se incluyó también la fundición de plomo de El Pinar de Bédar, una de las más peculiares. Dirigida como viene siendo habitual por el concejal de Bédar José Ramón Muñoz, las plazas para la excursión se agotaron mucho antes de la fecha prevista.

 

DSCF3728

DSCF3694

DSCF3703

Algunas imágenes de la ruta minera realizada el 11 de noviembre de 2017

 

Uno de los puntos que más llama la atención de todo el itinerario (de los muchos que lo hacen) es un curioso castillete minero que parece encontrarse totalmente aislado en un barranco al final de la ruta, antes de llegar a Serena. El senderista bien informado, o acompañado de un guía que conozca la zona, sabrá que se trata del castillete del pozo P, en la mina Mahoma. Dado lo pintoresco de su ubicación y debido a su forma poco usual para el tipo de castilletes que se usaron en Bédar, poco a poco va convirtiéndose en un símbolo de la ruta.

Se trata del único castillete de Bédar que queda en pie de los muchos que hubo. De todos los restos de Bédar es quizás uno de los elementos típicos mineros que más se echa en falta, y aunque quedan todavía los restos muy reconocibles de algunas casas de máquinas y muchos pozos, sorprendentemente no han llegado hasta nosotros otros castilletes, salvo éste, que recuerda mucho a los que se pueden encontrar en sierra Almagrera.

 

fot15

Castillete del pozo P, mina Mahoma (barranco de la Hoya, Serena) Obsérvese a la izquierda las sujeciones de la escala que debía permitir acceder a la parte superior para reparación y mantenimiento. Mucho cuidado a los visitantes que se acerquen a este castillete, pues el pozo sobre el que está erigido no está protegido y la caída sería mortal de necesidad.

 

20170419_174831

Vista lateral del pozo P en la que se aprecia el anclaje en “x” que se utilizó para fijar el eje de las poleas.

 

La ausencia de castilletes, a diferencia de la multitud de tolvas y otros edificios que sí se conservan, es seguramente debido a que fueron por lo general estructuras de hierro o madera, por lo que o bien fueron desmanteladas o bien rapiñadas tras el cierre de las minas. Este castillete, en cambio, fue construido en mampostería, siguiendo más la tradición minera de la vecina sierra de Almagrera. Tras el cierre de las minas fue desprovista de todos sus elementos metálicos, incluida la escala metálica que disponía para acceder a la parte superior, pero los pilares de mampostería se ha mantenido en pie gracias a unas traviesas de madera que estabilizan la estructura. Como venimos diciendo siempre, debería actuarse antes de que esos maderos acaben por pudrirse definitivamente y este bonito y peculiar castillete pase definitivamente a la historia.

Las minas de Serena fueron explotadas por la Compañía de Águilas. Dentro del plan general de explotación, que fue diseñado por uno de sus primeros directores, de origen noruego, el ingeniero Fredrik Dietrichon, los pozos de extracción estaban identificados con letras mayúsculas. Así, además del pozo P, conocemos la situación de otros de los pozos principales, como son los pozos H, M, J y el F, o pozo de la Zaranda. El resto de pozos, o pocillos, bien podían ser de exploración o de ventilación, y estaban denominados simplemente con números. Las galerías, por contra, eran bautizadas con nombres de santos.

pozoPx.jpg

El conocimiento de que se trataba del pozo P fue gracias a los testimonios de antiguos mineros de Hierros de Garrucha que, al parecer, lo habían escuchado a sus mayores. Más adelante hemos podido comprobar a ciencia cierta de que no estaban equivocados. Habiendo sido localizado en un plano de 1922 (ver plano superior) y habiendo comprobado que la posición se corresponde, efectivamente, con el castillete en cuestión, podemos afirmar con total seguridad de que se trata del pozo P y no de otroPor otra parte, no sabemos por qué se decidió instalar este pozo de extracción en esta ubicación, en medio del barranco de la Hoya, muy alejado de las principales vías de transporte. Aunque hoy parece que el barranco de la Hoya (es decir, la mina Mahoma) esté desprovisto prácticamente de restos mineros, en su tiempo debió haber varias vías de transporte que desconocemos donde se situaban.

mahoma.jpg

La mina Mahoma se explotó como una extensión de las labores a partir de la de Júpiter, aunque la única información que disponemos de esta fase de la explotación proviene del ingeniero director Wilhelm Friedrich Karl Baron von Fircks, que lo fue entre 1901 y 1903. Fircks nos describe cómo se explotó el yacimiento de hierro bajo este barranco, en lo que se conoció como la “fosa de Mahoma”.

Finalmente, y en cuanto al tipo de máquina de vapor que dio servicio a este castillete, hay que decir que no hay ni el más mínimo rastro de la existencia de una caseta de máquinas o de fundamentos de ningún tipo. Esto tampoco debe sorprender, pues era muy habitual en la época la utilización de locomóviles, sobre todo en terrenos tan abruptos como los de la sierra de Bédar. Las locomóviles eran máquinas de vapor instaladas sobre un soporte con ruedas que permitía poder desplazarlas hasta donde fuera necesario, se desinstalaban las ruedas y se ubicaban en algún tipo de soporte, normalmente de mampostería. Eran muy útiles para la minería, pues permitía instalar máquinas de vapor de manera fácil y económica. Cuando dejaban de ser útiles en esa ubicación concreta, solo tenían que volver a instalarle las ruedas y podían llevarla a otro lugar donde hiciera falta.

 

pozoP2FIN

A diferencia de otros pozos que disponían de una “caseta de máquinas” en la que se instalaba la máquina a vapor, junto al pozo P no hay ni el más mínimo rastro de una construcción de tal tipo. No era infrecuente que se instalaran máquinas de vapor portátiles, o “locomóviles”, como la que debió estar instalada en este castillete. Si se esperaba que la locomóvil estuviera instalada un cierto tiempo, a veces se construían pequeñas estructuras de protección para las locomóviles, como ocurrió con la locomóvil que accionaba el cable de Carabinera o la del lavadero de Reforma, pero dado el clima habitual de la zona muchas veces se de dejaba a la intemperie.

 

A pesar de la escasez documental que caracteriza a la minería en Bédar, disponemos de varios ejemplos documentados de locomóviles usadas por la Compañía de Águilas:

 

CABLE CARABINERA

 

En el plano superior, se aprecia el esquema de la locomóvil que se instaló para el cable de Carabinera. Se instaló sobre una base de mampostería y se dispuso en una caseta de protección.

 

locomovilo

 

En esta otra fotografía observamos otra locomóvil, que es la que se usaba para accionar los lavaderos mecánicos de plomo de la mina Reforma. También estaba instalada en una base de mampostería y disponía de un techo de protección.

 

bedar.jpg

 

En la excelente fotografía superior, realizada en Bédar en 1890 y procedente del archivo Dietrichson. En ella aparecen una serie de ingenieros de la Compañía de Águilas, seguramente en el Pinar de Bédar. Destacan el ingeniero difector noruego Fredrik Dietrichson, quien diseñó el sistema de explotación de las minas de Serena (en el centro apoyado y con sombrero de hongo claro), y el director general de la Compañía, Ferdinanz Pütz (el personaje central con el bastón). Llama mucho la atención a la derecha dos ruedas enormes, que son precisamente las de una locomóvil. Una vez instalada, las ruedas se guardaban para cuando se necesitaran de nuevo.

Y hasta aquí la pequeña reseña sobre la historia minera de Bédar de hoy, que puedes serle muy útil para cuando hagan la ruta minera y reparen este bonito castillete. Esperamos también que se asegure correctamente para evitar que acabe en ruinas, no en vano es el último castillete de Bédar, un símbolo de su patrimonio minero.

 

pozoP2FIN

Huércal-Overa: conferencia “Desentrañando Cerro Minado de Huércal-Overa. Un superviviente de la Minería Prehistórica en el Sudeste”

Juan Luis Fernández Díaz, miembro de la Asociación de Amigos de El Argar, nos invita de parte de la Concejalía de Cultura de Huércal Overa a una interesante conferencia que se llevará a cabo el martes 14 de noviembre a la 20:00 en el Salón de Plenos del Ayuntamiento (Av. Guillermo Reyna, 7, 04600 Huércal-Overa, Almería).

Se trata de la conferencia Desentrañando Cerro Minado de Huércal-Overa. Un superviviente de la Minería Prehistórica en el Sudeste, que correrá a cargo del Doctor en Arqueología Prehistórica Nicolau Escanilla Artigas.

 

cerro minado

 

Como los lectores de este  blog ya sabrán, la Asociación Amigos de El Argar, presidida por el arquitecto Julián Pérez Flores, es una asociación de personas dedicadas al estudio y conservación del Patrimonio de la cultura de El Argar, que comprende los importantes yacimientos de El Argar (Antas), Fuente Álamo (Cuevas del Almanzora), Gatas (Turre), entre otros. Nuestro objetivo es de seguir con las excavaciones y conservación y catalogación de las piezas encontradas y su difusión tanto del Patrimonio arqueológico como del arquitectónico.

 

cerro minado cantera oeste.jpg

Cantera oeste de Cerro Minado

 

El Ayuntamiento de Huércal-Overa, que ya ha mostrado su interés por incorporarse a la Confederación de Pueblos Argáricos promovida por nuestra asociación, nos ofrece esta interesante conferencia. Cerro Minado es especialmente importante ya que, aunque la metalurgia en el sureste peninsular jugó un papel muy destacado en el desarrollo de los grupos arqueológicos de Los Millares y El Argar, prácticamente se desconocía la existencia de algo tan importante en todo proceso metalúrgico como son las evidencias de explotaciones mineras prehistóricas. La identificación inequívoca de evidencias de esta minería en Cerro Minado viene a suplir esta carencia. Gracias a un programa de investigación muy especializado, se ha podido identificar un grupo de herramientas líticas mineras del periodo Calcolítico (previas al desarrollo de la cultura de El Argar) que durante largo tiempo habían sido ignoradas.

Gracias a esta conferencia, de mano de uno de los especialistas que mejor conoce este yacimiento, tendremos la oportunidad ponernos al día del estado de las investigaciones y de conocer todo lo referente a este interesantísimo conjunto de artefactos mineros del Calcolítico hallados en Cerro Minado. Además, servirá para conocer la importancia y excepcionalidad de Cerro Minado en el contexto de la minería  prehistórica en el sureste peninsular, comparable a la que tiene las minas de Gavà (Barcelona) y, por lo tanto, comprender el por qué de la necesidad de proteger todo el paraje para evitar su destrucción definitiva.

 

cerro minado