Una historia de castillos y atalayas

cast029

Representación del castillo roquero de Bédar.

No es mi intención la de realizar ningún estudio arqueológico ni escribir la historia de Bédar y Serena, pero no puedo evitar interesarme por el tema. Así que sigo con el tema a riesgo de que me vuelvan a calificar de “erudito local”, término que no me gusta en absoluto y que todavía sigue desprendiendo ese tufillo a elitismo tan característico de determinados profesionales académicos dedicados al estudio de esa “historia general”. No creo que Bédar necesite que nadie “exalte” sus glorias, ni que hayan pasado por aquí los fenicios o romanos para sentirnos más importantes, ni tampoco que haya sido el lugar de origen o de estancia de personajes importantes. Claro que, de cara a una proyección turística del pueblo, no estaría mal que Aníbal hubiera descansado en Bédar en su viaje hasta Roma, o que Cneo Pompeyo parara en Bédar a comer. Pero la verdad es que no se tiene ni idea sobre su origen.

cast027

Representación del castillo roquero de Serena.

Ya que parece que Bédar, como “ente” histórico local no tiene mucho que aportar a la historia “general” (exceptuando las pinturas de la Basalta, que parece que tienen algo que aportar al arte pictórico andalusí en el contexto hidráulico), yo me pregunto qué tiene que aportar lo que se sabe de la historia “general” a la historia local de Bédar. Es decir, ¿puede ayudarme de alguna manera lo que se sabe o se ha estudiado hasta ahora a interpretar lo que en Bédar hay? Algunos datos sí que se pueden extraer de la gran cantidad de artículos de académicos profesionales y libros sobre el tema que existen.

CASTILLO

Cima amesetada del cerro donde se encuentran los restos del “castillo de los moros” o castillo nazarita de Bédar.

Tampoco cabe esperar que se emprenda, ni a corto ni a medio plazo, ningún tipo de estudio arqueológico en Bédar-Serena. Parece que la falta de presupuesto y la poca relevancia para la “historia general” son determinantes. No creo que el hallazgo, hace relativamente poco, de un castillo de época nazarita desconocido y una atalaya en Serena, cambiarán esta realidad.

SERENA22

Restos de cerámica superficial en el castillo de Serena.

Bédar y Serena formaron parte de la frontera del reino de granada durante los siglos XIV y XV. Fue durante el reinado del rey de Granada Muhammad V que se construyeron y repararon la mayor parte de las fortalezas de la frontera. Cada núcleo de población, por pequeño que fuese, debía disponer por lo menos de una torre de refugio para la población. Una serie de atalayas vigilaban la posible llegada de tropas enemigas.

restos-arqueologicos-SERENA

Otros restos superficiales del castillo de Serena. Algunas monedas de época nazarí, anillos, una contera de estilete, un clavo de atalaje, una punta de virote de ballesta, botones, etc.

Sin duda fueron tiempos difíciles, los ataques cristianos se cebaban especialmente sobre las poblaciones de la frontera. Se sabe que en 1436 las tropas murcianas ocuparon varias plazas nazaritas, entre ellas Bédar. Pero no Serena. Bédar fue recuperada por las tropas nazaritas entre 1446 y 1447, bajo el reinado de Muhammad X “El Cojo”.

BEDAR22

Algunos fragmentos de cerámica incisa superficial del castillo de Bédar.

Sin embargo, y pese a la cercanía, desde el castillo de Serena no se tenía contacto visual con el de Bédar, debido a la orografía del terreno. Debía haber, por lo tanto, alguna atalaya que permitiera esta comunicación. El lugar más probable para su ubicación era el del cerro de la Cruz, desde donde además se podía controlar el camino entre Bédar y Serena, que seguía después en dirección a Sorbas. Allí encontramos recientemente los restos de una atalaya, desde la que se podía ver directamente el castillo de Serena, pero no el de Bédar. Desde donde estaba ubicada esta atalaya sí que se puede observar, hoy en día, el pueblo de Bédar y el cerro del Pecho. Algún autor ha comentado, alguna vez, la posibilidad de que en este cerro existiera alguna antigua atalaya. Esta suposición se basa en el hecho de la presencia de restos de cerámica medieval en la cima. Yo mismo pude comprobar que, en efecto, hay bastantes restos de cerámica en esta ubicación, muy similar a lo que se puede encontrar en los castillos.

restos-arqueologicos-bedar

Otros restos superficiales del castillo de Bédar: fragmentos de cerámica esgrafiada al manganeso, considerada de lujo. También unas pinzas dentadas, un instrumental médico que se utilizaba para pequeñas intervenciones en la piel, como la extracción de cuerpos extraños. También podemos ver una punta de flecha de sección cuadrangular.

La ubicación de la atalaya del cerro de la Cruz, desde la que no se podía ver el castillo de Bédar pero sí este cerro, apoya la hipótesis de la existencia de esta segunda atalaya. Con ambas atalayas quedaban conectados los dos castillos, de manera que pudieran alertarse mutuamente si había problemas.

TERESA

TERESA3

En las fotografías superiores: atalayas de vigía del castillo de Teresa, en la vecina sierra Cabrera. Desde ella se tenía una amplia panorámica del curso del río Aguas y la sierra de Bédar al fondo.

Finalmente, Vera capituló en 1488 ante el rey don Fernando, y tras Vera hicieron lo mismo todas las villas y alquerías de la zona. El Macarche, por Bédar y Almaf Canif por Serena, se entregaron al rey Don Fernando.
Tras la conquista, las fortalezas de Bédar y Serena fueron derribadas para evitar que fueran utilizadas de sublevación. Ahí acaba la historia conocida de estas fortalezas.

atalaya1

Restos de la atalaya del cerro de la Cruz.

El castillo de Serena fue olvidado durante mucho tiempo hasta que hace unos años, y siguiendo las pistas que daba el libro de Repartimiento y Apeo, fue de nuevo redescubierto. De ahí que en superficie se hayan encontrado más objetos de metal que no en Bédar. Destaca la presencia de más fragmentos de cerámica esgrafiada al manganeso, que se utilizaba especialmente para el servicio del agua y que podría considerarse como de lujo. Hay que señalar también el hallazgo de una pieza de instrumental médico en el castillo de Bédar, en concreto unas pinzas dentadas, que se utilizaban para pequeñas operaciones sobre la piel.

Todos estos objetos que hablan de tiempos complicados, pobreza y guerra: puntas de flecha y virotes de ballesta, escorias de hierro, fragmentos de plomo, anillos, una contera de estilete… También algunas monedas, feluses (uno con la fecha de 1474) y dirhams nazarís perforados (posiblemente usados como adornos o amuletos). También se han encontrado entre los restos superficiales de los castillos dos herraduras y un clavo de atalaje, los caballos eran una de las posesiones más caras.

Para acabar, presento algunas fotografías de los restos superficiales del castillo de Serena. El hecho de que no se conociera su existencia explica el hecho de que se hayan encontrado muchas más piezas metálicas en superficie que no en Bédar, a pesar de que la zona ha sido también afectada por pequeñas obras. La destrucción de este castillo por las tropas cristianas se hizo a conciencia, la superficie está ocupada por escombros y restos de los paramentos de lo que debió ser el aljibe, y tan solo quedan pequeños fragmentos de la muralla y de lo que parece que fue un torreón. Como resultado, es muy difícil reconocer que allí hubo un castillo si no fuera por los restos de cerámica, parece una cima más de uno de los cerros.

En comparación, el castillo de Bédar se encuentra completamente libre de escombros, pues son muchos años de ir allí a la búsqueda del “tesoro de los moros” y de utilizar las piedras en caballones y otras construcciones. Varias son las cosas que se dice que se han encontrado allí, muchas simples leyendas sin fundamento, y muy complicado encontrar algunos restos que se sepa, con un razonable grado de seguridad, que provienen de este castillo. Sin embargo, el castillo de Bédar conserva su aljibe y muchos más restos de muros que el de Serena, cosa que lo hace mucho más interesante de visitar.

SERENA0

SERENA1

SERENA2

SERENA3

Anuncios

Nueva informacion sobre el Pinar de Bedar

Hace unos días se publicó en la revista digial HASTIAL el último de mis trabajos sobre minería en El Pinar de Bédar.

P_404

Los trabajos de investigación sobre estas minas comenzaron en 2003, aunque cuando pude comprobar la rápida destrucción de los restos mineros provocada por la urbanización de El Pinar (en la que destaca la destrucción de los restos del Lavadero Grande en 2004), tuve que darme prisa en fotografiar y registrar todos los datos posibles. De ahí que muchas de las cosas que aparecen en las fotografías de este trabajo ya no existen.

La mega-urbanización, que incluía un campo de Pitch & Putt (una especie de campo de golf enano)amenazaba con fagocitar todo el espacio ocupado por los restos mineros. Creo que muchos conocerán mi firme oposición a la construcción de ese megalomaníaco proyecto, sobre todo tras la destrucción del Lavadero Grande en 2004, lo cual me hizo sospechar que no respetarían nada. No solo era el cabreo lógico por destruir el objeto de mi curiosidad, también fue por la ligereza de la decisión de hacer desaparecer un patrimonio que en un futuro podría ser útil, e incluso por la grave afectación de unas zonas donde, tradicionalmente, se podían ver muchas tortugas moras (Testudo graeca). Sin embargo, en 2004, la “ladrillitis” estaba en su pleno apogeo, y no había riesgo (construir en zonas mineras no es que sea precisamente buena idea)ni patrimonio que pudiera pararlo.

IMAGEN27

Ahora, una vez desinflado el globo de la especulación urbanística, empiezan a cristalizar ideas sobre promoción turística, que tendrán que conformarse con lo que ha quedado. Los terrenos del abortado campo de Pitch & Putt empiezan a ser ocupados, de nuevo, por sus legítimos dueños, mientras que las calzadas y aceras de la urbanización se deterioran y sucumben ante las lluvias torrenciales ocasionales, cuyas aguas recuperan sus cursos habituales de toda la vida, temporalmente ocupados.

En el presente artículo, se muestran los resultados de bastantes años de investigación. No solo sobre el terreno, también documental, con documentos llegados hasta de la lejana Noruega (gracias a Lise Hansen), y la inestimable ayuda de grandes profesionales, como el ingeniero de minas Gonzalo Leal y el historiador Juan Grima Cervantes, referente obligado en todos estos temas. Incluso cuenta con la única investigación arqueológica auténtica que se ha realizado en Bédar y que pocos conocen: la del equipo del arqueólogo belga Paul Rondelez, en una campaña en la zona de La Gamberra que fue en su momento financiada por el grupo de vecinos Levante Sostenible.

El Pinar de Bédar tiene un gran potencial turístico, pues en un relativamente pequeño espacio de terreno se pueden encontrar numerosos restos histórico-mineros, muy representativos del siglo minero almeriense, que permitirían una gran cantidad de rutas y actividades.

El trabajo no ha finalizado, todavía quedan muchas incógnitas, pero al menos se han podido establecer de forma general los diferentes periodos que caracterizana a esta minería, en un periodo de tiempo entre 1843 y 1926.

Conferencia 12 de junio- EL ARGAR

Para los que no pudieron estar, fue una conferencia magistral, como no podría ser de otra forma, dad la experiencia de Vicente Lull en lo que a la cultura de El Argar se refiere. La información fue detallada, utilizando siempre un lenguaje académico-práctico accesible a todo el mundo, y con el apoyo de fotografías y documentación gráfico-científica. Aportó dataciones muy fiables y contrastadas en base a sus trabajos in situ, pues es un arqueólogo muy poco especulativo que no deja nada al azar.

Desde un inicio resalto la figura del antuso Pedro Flores, colaborador de Luis Siret durante casi 50 años, y reseñó la precisión y el orden con el que anotaba, dibujaba y escribía en sus apreciables cuadernos de campo todo lo que iba descubriendo, para luego cotejarlo y estudiarlo con Siret. Flores fue el autor material de las excavaciones de la mayoría de los yacimientos, ayudado por sus hijos. El coordinador de la conferencia, el arquitecto Julián Pérez Flores, es precisamente biznieto de Pedro Flores, quien presentó al Catedrático de la Universidad Autónoma de Barcelona, y explico el gran curriculum de este prestigioso arqueólogo. El Ayuntamiento estuvo representado por la Concejal de cultura Loreto Soler Campoy.

CONFERENCIA LULL 015

El Catedrático Vicente Lull junto a Julián Pérez Flores durante la conferencia.

Si duda ha sido un acto de los que dejan una huella profunda, de los que se recordarán en muchos años. Vicente Lull detalló los nuevos descubrimientos en los yacimientos de Murcia, que confirman a la cultura de El Argar como una de las más importantes de Europa en la Prehistoria. Habló de la asimetría social, es decir, de las cinco clases que él defiende que comenzaron a manifestarse en la época de El Argar. Comentó con todo lujo de detalles lo que está encontrando en las sepulturas, el tipo de enterramientos, las personas, los ajuares y su composición. También habló un poco de Creta y de otras culturas aún más lejanas físicamente, para buscar analogías. Estuvo acompañado de su equipo científico (compuesto por arqueólogos, historiadores y antropólogos de los yacimientos de La Bastida, La Almoyola y otros del territorio murciano.

CONFERENCIA LULL 013

Vicente Lull hizo también mención a la ayuda económica que reciben de instituciones oficiales, entre ellas de la comunidad Autónoma de Murcia, el Ministerio de Cultura, la Universidad Autónoma de Barcelona, y de una parte del tejido empresarial de esa Comunidad.
En este sentido, se mostró muy sorprendido por la situación actual de los yacimientos de Almería y nos invitó a buscar complicidades para la protección, puesta en valor, difusión y enseñanza desde una temprana edad, y en definitiva para buscar complicidades económicas con las administraciones, entidades, y con el tejido social.

NOTA DE PRENSA - EL ARGAR 001

Sin duda hay que resaltar y dar las gracias a la ASOCIACION AMIGOS DE EL ARGAR, representada en el acto por su presidente Julián Pérez Flores, por sus esfuerzos para que Vicente Lull Santiago y sus colaboradores nos hayan visitado y ofrecido tan generosamente tanta información sobre el conocimiento científico actual de la cultura de El Argar.

tmb1

tmb2

Enterramiento (posiblemente argárico) con restos óseos en Bédar.

Ya es algo habitual que la gente de fuera de Almería se sorprenda cuando ven lo mucho que tenemos y lo poco que lo valoramos. Es triste decirlo, pero es la pura verdad. Ya no es solo lo poco que lo valoramos, lo peor de todo es lo poco que lo conocemos y, peor aún, lo muy poco que nos importa no saberlo. Contrasta, y mucho, el enorme esfuerzo y recursos que se invierten en los yacimientos argáricos fuera de Almería. Siendo de la misma importancia que los de Almería ¿cómo puede ser que aquí no se esté haciendo nada semejante?

Personalmente, me gustaría que se invirtiera mucho más en este tipo de estudios, quedan muchas cosas que explorar todavía en nuestra región. Desde Siret y Pedro Flores, nadie se ha vuelto a tomar en serio el tema, y desde eso hace ya mucho tiempo.

ASOCIACION DE LA ASOCIACION DE AMIGOS EL ARGAR-LOS MILLARES

Tuvo gran éxito la conferencia a cargo del profesor arqueólogo sr. H. Shubart del día 24 de abril de 2014. La sala del edificio “Museo Pedro Flores” estaba al completo, y muchos asistentes tuvieron que seguir la conferencia de pie.

CINCO

Los asistentes al acto, coordinado por el biznieto de Pedro Flores, sr. Julián Pérez, pudieron disfrutar de una conferencia magistral a cargo del Sr. Schubart. Con la metodología pedagógico-arqueológica que se caracteriza, con todo tipo de detalles, conectó con el público, entre los que se encontraban personas vinculadas con la arqueología y otros interesados en conocer nuestros orígenes argáricos.

CUATRO

El tema giró en torno a la cultura de “el Argar”, basándose en la expereiencia de nueve campañas que el mismo Schubart realizó, junto a un equipo multidisciplinar, en los yacimientos de Fuente Álamo (Cuevas de Almanzora), además las realizadas en el yacimiento de El Argar (Antas), la última en 1991, en la que se realizaron prospecciones con maquinaria de alta precisión.

TRES

Durante la conferencia, el sr. Schubart reseñó y destacó que la sociedad argárica es de origen autóctono, aunque hubo contacto con otras civilizaciones, que se desarrollaron en el frente Mediterráneo. En sus conferencias, siempre explica que el mar no es un muro que separa, sino un mero nexo de unión. También describió el comportamiento de la sociedad de “El Argar”, así como la asimetría social que existía en esta sociedad prehistórica. La importancia del enterramiento de sus difuntos, incluyendo como alimento para su paso al más allá una pieza de carne de bóvido; añadían diferentes piezas a los ajuares funerarios, que consistían en puñales, espadas, pulseras, vestidos de lino, copas de cerámica con líquidos de plantas de amapola, según la procedencia social a la que pertenecían, la orientación de las mismas, las ofrendas y el culto por su creencia en una nueva vida.

OCHO

También resaltó que, durante la cultura de “El Argar”, se alcanzó la plenitud de la vida urbana, siendo uno de los asentamientos más importantes de la Edad del Bronce en pleno mediterráneo y el más importante de la Europa Occidental junto a Wessex, en el sur de Gran Bretaña.

DOS

La cultura de “El Argar” está considerada como la más brillante manifestación de la llamada Edad del Bronce en la Península Ibérica, desarrollándose en el ámbito del sureste peninsular durante la II mitad del III milenio a.C. y la primera del II milenio a.C. Julián Pérez Flores define la cultura de El Argar, debido a su importancia arqueológico-histórica, como parte del conjunto llamado de las tres A A A: Atapuerca, Altamira y Argar.

SEIS

Es de destacar a los que honraron con su presencia en el acto: parte del equipo científico del yacimiento argárico de “La Bastida”, representado por la arqueóloga, Srta. Mireia Celma; el representante del yacimiento de Los Millares, Sr. Manuel Pérez Sola, y un equipo de arqueólogos de Murcia e historiadores de Almería y Granada.
También se contó con la preencia de arquitectos, ingenieros, directores y profesores de IES y CEIP públicos, alcaldes y concejales de diferentes municipios. Por ejemplo, entre los asistentes estuvo el sr. Domingo Fernández Zurano, alcalde de Macael; el sr. Raúl Martínez Requejo, alcalde de Garrucha; el sr. Juan Francisco Fernández Martínez y la sra. Mª Dolores Moreno, en representación del ayuntamiento de Cuevas de Almanzora; la concejala de turismo y cultura de Bédar, sra. Ana María Jódar Cintas; la concejal de cultura del ayuntamiento de Turre, sra. Salomé del Moral, entre otros.
En general, una gran representación del tejido social de Almería, acogidos por la alcaldesa de Antas, sra. isabel Belmonte, y la concejal de cultura de este municipio, sra. Loreto Soler.

UNO

Esta conferencia arqueológica se podría calificar como la más importante sobre este tema que se ha dado en Almería desde el homenaje a Luís Siret, en el año 1984, debido al prestigio del conferenciante, el profesor sr. Schubart. El temario, con una sólida base científica y con datos totalmente constadados, se fue desgranando y explicando de una forma entendible y accesible para todo el público que llenaba la sala.

SIETE

En fin, no creo necesario extenderme más en el tema. Sin duda este enorme patrimonio histórico-arqueológico es uno de mayores activos que poseemos, y que puede ayudar a situar a nuestra región, en justicia, en el lugar que le corresponde junto a otras zonas mundialmente reconocidas, como Atapuerca o Altamira. Dejo a cada uno que valore en qué nos podría beneficiar a todos, especialmente en el sector turístico, para no ser conocidos simplemente como un lugar más de sol y playa. Hemos sido, y somos, mucho más que eso.

CUATRO2

No es, por lo tanto, algo que afecte solo a Antas. Al contrario, aquí nos la jugamos todos, incluidos los de Bédar.

Pero aún estamos lejos del necesario conocimiento (que no reconocimiento) de nuestro patrimonio. Incluso aquí mismo, en el centro de la cultura del Argar, hay demasiada gente que desconoce éste importante aspecto de nuestra historia. Para ello se ha creado la “Asociación Amigos el Argar y Fuente Álamo”, y por eso es tan importante para todos.

DIEZ

Veamos, pues, los objetivos de la nueva asociación:

-Divulgar la cultura de El Argar, el conocimiento de la época del bronce del Sureste peninsular, para que penetre en el tejido social, “para el aumento del conocimiento del pasado y la valoración cultural de los yacimientos” y su protección, así como buscar los orígenes, priorizando las nuevas tendencias interpretativas sobre su origen desde un prisma funcionalista y materialista sin olvidar las historicistas.

-Comprender las características de la cultura argárica y el valor de los restos “in situ”, para obtener una información correcta.

-Valorar el patrimonio arqueológico como elemento de identidad cultural. Aproximarse al mundo funerario como un elemento importante para conocer la cultura material y sus costumbres.

-Llamar la atención y dar a conocer la gran importancia de la cultura de El Argar y sus yacimientos, la puesta en valor de los mismos.

-Fomentar el conocimiento del Museo arqueológico “Pedro Flores”, tanto en sus actividades sociales como culturales.

-Contar con una serie de experiencias didácticas que sirvan de apoyo a los enseñantes. Se pretende que la asociación potenciar el “Museo Pedro Flores” para que se convierta en un elemento vehicular y un laboratorio de ideas e investigación de nuestro pasado. La intención de la asociación es tratar caminos que converjan desde distintos rincones donde se extendió la cultura de El Argar, con la participación de todos ellos y que a este proyecto pueda ir adhiriéndose otras entidades de las ciudades y pueblos del Sureste donde existió la cultura de El Argar.

-Intentar que este proyecto de la “Asociación Argar”, sea un pequeño avance y el germen de una futura difusión donde se de a conocer de forma sistemática toda la información extraída de todos los yacimientos de Fuente Vermeja, Lugarico Viejo, Fuente Álamo (La Bastida), Gatas, etc… básicamente del Sureste peninsular.

-Toda esta actividad que se pretende realizar se explica porque aún en la actualidad, este paisaje Siretiano-Pedro Flores es una zona con un alto potencial de información histórica. Sin embargo, su preservación se encuentra en situación crítica por la profunda transformación de los últimos años donde los mayores peligros se enraízan con la agricultura extensiva, el desarrollo turístico y las grandes obras de infraestructura. Si esto es perceptible a nivel general, la mayor fragilidad esta asociada a los lugares arqueológicos correspondientes a las primeras etapas pastoriles, por la escasa envergadura y visibilidad que los caracteriza, de tal forma que su información patrimonial corre peligro de desaparecer si no activamos medidas de gestión adecuadas a sus particulares circunstancias y desde la asociación ARGAR se pretende acometer campañas de difusión para sensibilizar a la sociedad y poderes públicos, El compromiso que asumimos es importante pero como dice Isabel Albargonzales, los yacimientos no es una herencia de nuestros padres sino un préstamo de nuestros hijos y no los podemos defraudar. Es el reto que nos hemos marcado y, a los argáricos-antusos nadie puede hacernos inferiores sin nuestro consentimiento.

INAUGURACION 1ER CURSO DE GEOLOGIA EN BEDAR- 15 DE MARZO DE 2014

logo

Université de Lorraine ? Faculté des Sciences et Techniques
Département Géosciences
U.M.R. GeoRessources n°7359

Christian HIBSCH
Maître de Conférences

Proyecto de cursos de geología en el área de Bédar

Preámbulo del proyecto :
Para entender como se ha gestado este proyecto, es necesario comentar a grandes rasgos cómo se desarrolló la tésis de Vanessa Dyja titulada :

” Interaction entre fluides de différents réservoirs lors de l’évolution d’un prisme orogénique en contexte de déformation partitionnée : les Cordillères bétiques internes (Espagne). Implications sur le transfert de métaux dans la croûte.”
defendida el 10 de marzo de 2014.

Nuestras actividades en las Cordilleras béticas se iniciaron en 2009 en el trascurso del primer año del Master de V. Dyja. En esta ocasión, el objetivo era doble, desarrollar un proyecto de investigación sobre la comprensión de las percolaciones de fluidos mineralizantes en la corteza y sobre la posibilidad de organizar un curso de geología para nuestros estudiantes de la ?Université de Lorraine?. Los trabajos de prospección se extendieron desde Mazarrón hasta Lucainena de las Torres, para finalmente optar por focalizar nuestra atención en la zona minera de Sierra Almagrera, donde los depósitos están alineados a lo largo de una falla principal asociada con un vulcanismo relativamente reciente.

Con el inicio de un doctorado en 2010, se desarrollaron colaboraciones con la Universidad de Granada y también, con Juan Antonio Soler, con el que contacté gracias a su blog sobre las minas de Bédar y con el que tuve el placer de encontrarme sobre el terreno (foto).

DENTRO

Poco a poco, y gracias a este contacto, empezamos a interesarnos en la problemática científica de las minas de hierro de las Sierras de Bédar, Alhamilla, de los Filabres, etc. Anteriores a los depósitos de la zona tectónico-volcánica precedente, los depósitos de hierro en estas sierras muestran una distribución muy diferente de los de la zona de sierra Almagrera. Durante mucho tiempo, estos yacimientos han sido considerados como concentraciones antiguas de hierro formadas durante el Triásico. Este nuevo enfoque lleva a considerar interpretaciones alternativas, en las que se tienen en cuenta el impacto de la tectónica alpina en la creación de estos depósitos de mineral de hierro. De esta manera se contempla la hipótesis de que estos depósitos se deban también a concentraciones ocurridas durante la etapa de orogenia alpina (Cenozoico) y no solo durante el periodo triásico. Por el gran interés que supone este nuevo enfoque, y debido a la excelente acogida que nos ha brindado el pueblo de Bédar, tanto por la colaboración científica como para nuestro alojamiento en el lugar, nos decidimos a organizar las siguientes misiones utilizando el pueblo como base de operaciones.

Proyecto de cursos de geología

Cada año, el departamento de Ciencias de la Tierra de la Facultad de Ciencias y Tecnologías de Nancy (Université de Lorraine) organiza cursos de formación en el terreno para Licenciaturas y Máster. Hasta ahora, estos cursos se realizaban en territorio francés.
Durante las misiones de investigación en la Bética, hemos disfrutado de un clima agradable, incluso a finales de invierno, muy propicio para los trabajos en el exterior, además de la excelente calidad de los afloramientos (con poca cubierta vegetal), su diversidad y su calidad científica y pedagógica. La Bética es desde hace tiempo la sede de prácticas sobre el terreno para estudiantes ingleses, holandeses, suizos, etc (con más frecuencia para Máster que no Licenciatura) pero muy raramente para estudiantes franceses. Una de las razones está muy relacionada con el funcionamiento de las universidades francesas, en las que las tasas de matrícula son relativamente bajas, y donde los desplazamientos son a cargo casi exclusivamente de la Universidad. A causa de esto, las salidas tenían lugar en Francia, para reducir los costes de transporte, mientras que los viajes al extranjero estaban reservados a los estudiantes que finalizaban sus estudios (nivel más alto).

FUERA

La puesta en marcha de un curso de geología para estudiantes franceses que terminan la Licenciatura ha ido madurando lentamente. El proyecto ha tenido que esperar a la llegada de una nueva habilitación de enseñanza (renovada cada 4-5 años) para preverlo oficialmente y se ha visto favorecido por un apoyo técnico por parte del Ayuntamiento de Bédar y con la colaboración de Juan Antonio Soler (asociación Bédar Sostenible) y EcoCenter Bédar. Este apoyo se ha traducido en la cesión de una sala de trabajo por parte del Ayuntamiento durante toda la duración del curso, así como por la cesión por parte de Bédar Sostenible del equipo de seguridad obligatorio que necesitan nuestros estudiantes para el trabajo de campo (chalecos reflectantes, gafas de seguridad y cascos, eventualmente), además de otro material como linternas, baterías, material de primeras curas para los botiquines y una impresora-escáner A3 necesaria para el trabajo de los estudiantes. Se organizará una visita a una de las minas de Bédar durante el periodo de formación, en el que se aprovechará para exponer los numerosos atractivos geo-turísticos de esta región con una arqueología minera tan rica y tan bien documentada.

Por otra parte, me gustaría agradecer la excelente acogida de Francisco Castro Sánchez y Ana María Jódar Cintas, que también nos han permitido llevar a cabo organizar este curso con unas condiciones técnicas y financieras tan favorables que facilitaron la validación del proyecto por parte de nuestro Departamento de Ciencias de la Tierra.

Solo nos queda esperar que este curso se desarrolle lo mejor posible y ¡que sea el primero de muchos!

Christian HIBSCH, Albert GALY y Cédric CARPENTIER

Minas Júpiter y Porfiado

Hoy visitaremos una de las minas más importantes de toda la sierra de Bédar y uno de los puntos culminantes de la ya conocida “ruta minera” de Bédar, uno de los miradores de parada obligatoria. Pocos nombres despiertan tan malos recuerdos entre los viejos mineros de Hierros de Garrucha que el de “Hoyo Júpiter”, y no de extrañar, solo hay que adentrarse por esas galerías para entender lo que debía ser trabajar allí dentro jornadas enteras…

JUPITER1

La mina es también una de las más antiguas, las Peñicas Negras, en las “Cañadicas”, no muy lejos de Serena. Estoy seguro que muchos de los que ya han hecho la ruta se acordarán del mirador del Hoyo Júpiter. Pero si quieren ver lo que hay en ese inmenso Hoyo, no se pierdan estas fotografías.

JUPITER2

No quiero aburrir con muchos datos históricos, que los hay, sobre esta mina en concreto. Junto a San Manuel, Porfiado y Mahoma, son las más importantes del “grupo de Serena” y las grandes cantidades de hierro que contienen (o contenían) fueron el motivo de que se construyeran dos cables aéreos de transporte. Se calcula que, de estas minas de Serena, se extrajeron cerca de 3.000.000 de toneladas, gran parte de este mineral se extrajo a “cielo abierto”, y donde antes había una montaña, ahora hay un enorme agujero de unos 200 metros de largo y 50 de ancho, que recorre las concesiones mineras de Porfiado y Júpiter. Y si impresionante es verlo desde arriba, más sobrecogedor es, si cabe, verlo desde abajo, desde la famosa cota 360.

JUPITER3

Para facilitar el transporte, una galería recorría todo el fondo del Hoyo hasta salir en lo que era la cabecera del gran plano inclinado que llevaba el mineral al cargadero del cable. Todo este fondo del Hoyo está surcado por numerosas cicatrices y depresiones, los restos de las antiguas labores de extracción y vías de transporte superficial. Así podemos diferenciar antiguas depresiones que se corresponden con los tres planes de Hoyo de Júpiter, dos de ellos conocidos como roza Colorada y roza Negra. Los hoyos de San Marcos y de Porfiado y la roza del Teléfono, en Porfiado.

JUPITER4

Si descendemos al fondo del hoyo, podemos llegar con algo de dificultad al “socavón general”, pero hay que saber cual es, pues en el hoyo hay multitud de bocaminas. Cuando el Hoyo llegó a la cota 360, debido a que las capas de mineral profundizaban en la tierra siguiendo un ángulo, era tal la cantidad de estéril que se tenía que movilizar que la Compañía minera se vio obligada a iniciar labores subterráneas. Estas labores se extienden como una red en todas direcciones, pero principalmente se desarrollaron en dirección al barranco de la Hoya, en la concesión de Mahoma.

JUPITER5

Una vez dentro, diferentes trancadas llevan a los diversos niveles de la mina. La red de galerías es compleja, y se encuentr a diversos niveles. Desgraciadamente no existen muchos planos de estas minas ni tampoco son muy fiables, como hemos podido comprobar. Los diversos periodos de explotación en un periodo de tiempo tan dilatado y el posterior reaprovechamiento por parte de Hierros de Garrucha, hace difícil la tarea. A Pesar de todo estamos bastante seguros que nos movemos por el antiguo sector de San Jacinto, internándonos en la concesión de Mahoma.

JUPITER6

Nos movemos por galerías que ya han sido visitadas, en alguna ocasión, por buscadores de minerales, aunque no es buen sitio para minerales, dada la presencia masiva de óxidos de hierro con pocos minerales “bonitos”. Podemos encontrar, eso sí, diferentes restos que dejaron los mineros de Hierros de Garrucha, como espuertas, puntas de barrena rotas, fragmentos de vagonetas, etc. También impresiona un fragmento de vía de transporte que no pudieron llevarse para reaprovechar el hierro porque fue atrapada, creo que para siempre, por una enorme piedra desprendida del techo de la galería.

JUPITER7

Las galerías dan acceso a las zonas de explotación´, gigantescas e impresionantes cavidades excavadas a base de explosivos.

JUPITER8

Diferentes “trancadas” conectan los niveles, así se conocían las galerías de acceso para los mineros desde el exterior o las conexiones entre diferentes galerías. Entre los diferentes pisos de la minas se observan lo que se conocían como “pocillos”, o pozos que conectaban galerías a diverso nivel y que servían para transportar el mineral. Los pozos inclinados que conectaban zonas de explotación a diverso nivel, recibían el nombre de “chimeneas”, mientras que los “buzones” eran también conexiones a diferente nivel, pero diseñadas específicamente para el transporte entre niveles, en forma de embudo generalmente y provistos por lo general en su parte inferior de compuertas de carga.

JUPITER9

Avanzamos por las galerías, aunque nos es imposible saber si es la vieja galería de San Andrés o la de San Augusto. Sabemos, sin embargo, que avanzamos hacia el Pozo P, pozo de extracción con castillete que se encuentra en el barranco de la Hoya. Pero no conseguimos alcanzar el objetivo, un derrumbe lo impide. A pesar de todo, encontramos restos que nos indican claramente que nos encontramos cerca de alguna de las salidas al barranco de la Hoya.

JUPITER10

JUPITER12

La única forma de continuar es por medio de un “pocillo” provisto de una escalera metálica y los restos de un cabrestante, pero como observarán en las fotografías, no parecía estar en perfectas condiciones como para ser utilizado. Aquí finalizaba nuestra aventura.

JUPITER11

Minas desaparecidas (2): La Reforma

VIA SANGRE

Quizás sea La Reforma la mina más accesible y a la vez una de las minas menos conocidas de El Pinar de Bédar. La incluyo dentro de las minas desaparecidas porque parte importante de los restos de esta mina fueron destruidos durante la ampliación de la entrada a la urbanización al Pinar. Justo en el desvío que lleva a esta urbanización, encontramos una especie de “entrada”, con unos edificios y un pequeño aparcamiento. Junto a ellas, unas discretas ruinas a penas llaman la atención del visitante. Esta es la mina Reforma.

ref1reforma2reforma3

La Reforma es más conocida por los coleccionistas de minerales, pues no es difícil encontrar bonitos minerales de carbonato de cobre (si sabes donde buscarlos, claro), y la mina, propiamente dicha, empieza en el conocido Socavón de Reforma, junto a la confluencia del barranco del Gato y el barranco de las Norias. Un puente cruzaba el barranco hasta las instalaciones propiamente de la mina, donde en 1881, La Compañía de Águilas instaló unos de los tres lavaderos mecánicos que funcionaron hasta 1884, bajo la dirección primero de Anton Getz y posteriormente de Federico Dietrichson. Las fotografías que podemos osbservar se hicieron en 2004, antes de que se llevaran a cabo los desafortunados trabajos de ampliación de la urbanización y de su acceso.

foto1

Han llegado hasta nosotros unas bonitas fotografías de José Rodrigo de esta mina, cuando el lavadero estaba en plena actividad. Fíjese en las fotografías como el lavadero, que no disponia de ninguna cubierta (a diferencia del Lavadero Grande), estaba organizado en diferentes niveles. La vía con el mineral procedente del Socavón Reforma llegaba por la parte superior, seguidamente un grupo de operarios trituraban el mineral y éste empezaba a clasificarse y lavarse en una serie de aparatos que son un buen muestrario de la tecnología de lavado de mineral de plomo de la época.

reforma4reforma5reforma

En estas fotografías se puede observar lo que quedaba de este lavadero en 2004. El espacio de las fotografías se corresponde con el de la fotografía de José Rodrigo anterior. Del complejo lavadero a duras penas quedaba nada, pero con un poco de atención se podían observar los fundamentos de las diferentes estructuras.

lavadero2

mine-9b2

El extraño artefacto que aparece en la parte central, que durante un tiempo fue para mí inclasificable, fue identificado finalemente como una criba de sacudidas u oscilante. Vemos un ejemplo de un solo eje en el dibujo, la de Reforma contaba con dos, movidas por una serie de poleas que se accionaban con una máquina de vapor locomóvil.

reformaderreformagdenreformagen

Esta parte ha sido la más afectada por la ampliación de la entrada a la urbanización, y es una pena, porque es muy extraño contar con fotografías de lavaderos de este tipo y saber, con tanta exactitud, donde se encontraba. También es raro ver lavaderos tan despreocupadamente descubiertos. Está claro que el riesgo de lluvia no les preocupaba mucho.

RUMBOS REFORMA 2

rumboref

Entre el resto de aparatos de lavado que aparecen, observamos también tres baterías compuestas de dos rumbos cada una, accionados por el eje de poleas instalada encima de los pilares. Para sorpresa mía, todavía es identificable la superfície circular enterrada de uno de estos rumbos, aunque se tratan de genuinos y auténticos round-buddles mecanizados. Las dimensiones de la misma no deja dudas sobre lo que es, consta de los 4 metros reglamentarios que los hacían tan eficaces a la hora de lavar los lodos.

TROMELO

konische langtrommel

Inconfundible son estos dos trómeles, que estaban instalados a un nivel superior a la criba oscilante. Estos trómeles ya se usaban también en el Lavadero Grande, y no es muy desaventurado pensar que eran del mismo tipo y del mismo fabricante (la casa Humboldt de Colonia, Alemania).

reff1tolva

Los restos de las casas que estaban junto a las instalaciones del lavadero son difíciles de interpretar. Sabemos que al menos una de ellas era para alojamiento de ingenieros y directivos de la Compañía, pero sorprende ver una estructura que parece un pequeño horno de cuba dentro de una de ellas. Podría ser un pequeño horno para ensayos, es decir, podría ser un laboratorio.

horno1horno2

Mucho más extraño es la presencia de esta estructura. La forma es casi idéntica a los hornos de reverbero de la antigua fundición de Carmen, y el interior presenta un espacio similar, cubierto de una bóveda de cañón. Sin duda podría ser un horno de fundición, pero ¿de qué época?

asr1sr1sr2

Por último, todavía es posible recorrer los 200 metros del socavón Reforma, galería de transporte que daba acceso a las labores internas. En la entrada permanecen los restos de un antiguo almacén o alojamiento (no hay referencias tampoco a este edificio).

sr3sr4

Tras transitar 200 metros por una ancha galería, llegamos a una bifurcación. Dicen algunos testimonios recogidos en 1974, que por el socavón Reforma se podía llegar a las labores del Pinar y al pozo Centro, ubicado precisamente en el centro de lo que hoy es el núcleo principal de la urbanización, pero el viaje acaba necesariamente en esta bifurcación. Uno de las galerías no lleva a ningún sitio y la otra es un pozo por al que no apetece mucho acercarse por lo poco estable que parece el borde. Nadie debe meterse en minas abandonadas, pero si alguien lo hiciera, que tenga mucho cuidado en no saltar alegremente el montículo de arena que aparece justo ante la bifurcación, pues el pozo está justo detrás y nadie sabe cuanta profundidad tiene…